LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

25/09/2022. 03:14:30

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

José Antonio Hernández, socio Director de Herrero & Asociados

“Las primeras respuestas jurídicas son de EEUU y la tendencia es copiarlas”

Legal Today

"La administración de justicia que existe en España es muy mala" "El futuro de la abogacía y el de la judicatura pasan por la especialización" "Las grandes aportaciones en la propiedad industrial no van a ser las españolas, serán las comunitarias" "Aunque algunos han venido, a los grandes despachos americanos o ingleses les interesa poco el mercado español, por razones de rentabilidad" "Un despacho de abogados, aunque a algunos no les guste, es una empresa" "Las facultades españolas de derecho dan una formación demasiado teórica y muy poco práctica. Y poco especializada"

Cuando fundó Herrero & Asociados en 1982, firma de la que es socio director, José Antonio Hernández buscaba posicionar al despacho como uno de los referentes de la propiedad intelectual en España. Y lo ha conseguido. Tras más de dos décadas de ejercicio profesional, la firma, amparada por el idioma común y una creciente necesidad de expansión, se lanza a la conquista de Latinoamérica. Hernández analiza en esta entrevista los grandes retos de la abogacía y la judicatura y defiende un modelo profesional que apueste por la especialización.

Las primeras respuestas jurídicas son de EEUU y la tendencia es a copiarlas”

¿El futuro de la ciencia jurídica está relacionado con las nuevas tecnologías? ¿Qué papel desempeña la propiedad industrial en todo ello?

Nuevas tecnologías es un concepto que cada uno rellena a su voluntad y que está muy de moda pero que yo comparto muy poco. La propiedad industrial es el derecho que cubre los bienes inmateriales de la empresa. Las empresas tienen que tener marcas que las distinguen de otros productos de la competencia y han de tener -cuando son tecnológicas-, patentes que protejan sus invenciones, sus desarrollos tecnológicos. La propiedad industrial tiene cada vez más importancia, porque los inmateriales de la empresa tienen cada vez mayor importancia. No hace demasiado tiempo lo importante en una empresa eran sus bienes materiales, su fábrica, su hogar, el lugar donde estaba. Ahora lo fundamental para Coca Cola es Coca Cola, lo fundamental para IBM es IBM. Lo fundamental para Kodak son las patentes que hacen en el mundo tecnológico, centro de su actividad.

 

Las facultades de derecho de España, ¿preparan a los abogados para enfrentarse a los retos de la abogacía del siglo XXI?

Yo no te puedo contestar porque hace muchos años que no estoy en la facultad de derecho, lo que si te voy a decir es que, a grandes rasgos, las facultades españolas de derecho dan una formación demasiado teórica y muy poco práctica. Y algo todavía más importante que creo está cambiando, es que dan una formación poco especializada. Y el derecho se ha hecho una disciplina muy compleja  y entonces uno no puede saber de todo. Es correcto que exista una primera fase -dos años, tres años- dedicados a una formación jurídica completa y teórica, pero luego tiene que haber un período mínimo de tres años de especialización. Si le preguntas a un médico cardiólogo que tienes un problema de estómago él te dice: yo de estómago no sé nada. Sin embargo, todavía en España se puede ir a un abogado y plantearle un problema de herencia, un problema de barcos, de seguro, de propiedad industrial.

 

En el ámbito de la propiedad industrial se habla de una globalización del derecho. ¿Estados Unidos lleva la batuta en este proceso?

Estados Unidos es para mí el creador del Derecho económico porque el derecho es una respuesta a una exigencia social. En EEUU, las exigencias vinculadas con la economía se han producido o cien, o cincuenta o cuarenta o treinta años antes que en otros países, por  tanto las primeras respuestas son las de los americanos y la tendencia de los países es a copiarlas.

 

Entonces, ¿existe una fuga de talento jurídico hacia los países anglosajones?

Yo creo que no, porque en términos generales entiendo que la formación es  probablemente mejor en los países anglosajones que en España, pero sobretodo el mundo anglosajón, es un mundo totalmente distinto en derecho que el mundo latino. Hay una serie de conceptos jurídicos y de criterios procesales radicalmente distintos, por lo que no es normal que un abogado español esté haciendo derecho anglosajón o que un anglosajón haga derecho latino.

 

¿Cuáles son los retos más importantes a los que tiene que enfrentarse el derecho de la propiedad industrial en España?

En España ha habido una evolución legislativa importante en propiedad industrial, de forma y manera que normas del año 1929 han sido rectificadas en los últimos años por dos leyes nuevas del 88 y del 2001, y que el desarrollo legislativo creo que en lo fundamental ya se ha realizado. El que queda por realizar será la traducción a España de directivas comunitarias. El derecho comunitario es cada vez más importante y temas como el de la propiedad industrial son de enorme interés para él. Por lo tanto, las grandes aportaciones aquí no van a ser las españolas, sino las comunitarias.

 

Pasando al ejercicio de la abogacía. Las firmas españolas, ¿son competitivas frente a sus pares de Inglaterra o Estados Unidos?

Creo que sí, de forma absoluta, primero porque su preparación en España en las grandes firmas es magnífica y luego porque aunque se está encareciendo la prestación se servicios jurídicos en España, estamos muy lejos de los costes de otros países, sobretodo en los países anglosajones. Los costes de prestación de servicios en estos países son muy importantes y por tanto creo que de momento los grandes despachos americanos o ingleses, aunque algunos ya han venido, les interesa poco el mercado español, por razones de rentabilidad. Y despachos en España los hay magníficos.

 

¿Es posible hablar de auténticas firmas globales, que tenemos despachos así en la península?

Tenemos despachos globales en el sentido de las materias que tratan. Decir que tenemos despachos globales porque un despacho español está presente en muchos países, es excesivo. Se está empezando, pero todavía con un recorrido muy corto. Hay despachos españoles grandes que empiezan a tener sus despachos en otros países.

 

¿Y Herrero y Asociados quiere ser uno de esos despachos o tiene otro modelo de crecimiento?

Herrero ha abierto oficina en Portugal, el año pasado otra en México y va abrir este año oficina en Brasil y quizá en Estados Unidos.

Es decir, lo importante para su despacho es Latinoamérica.

Sí por una cuestión fundamental que es el idioma. Se está estudiando ahora a nivel económico la importancia de ese idioma común que hablamos quinientos millones de personas. Entonces, ser una empresa europea, con calidad europea, que habla español, que se entiende bien con los países latinoamericanos es un valor económico muy importante.

 

Pasando a otro tema, se menciona mucho la crisis judicial que está atravesando España. De hecho se avizora en el horizonte una posible huelga. ¿Se puede afirmar que atravesamos una crisis judicial y que la justicia está politizada en España?

Es absolutamente real. En España tenemos pocos jueces. Se acaba de empezar recientemente la especialización. Por ejemplo, ahora hay jueces que se llaman jueces de lo mercantil especializados en propiedad industrial y el cambio que ha habido en la calidad de las sentencias ha sido extraordinario. Luego no se han dedicado a proporcionar los medios económicos para nutrir a las oficinas judiciales de personal y medios informáticos suficientes.

En estos momentos la administración de justicia que existe en España es muy mala, y es muy mala en términos generales, sobretodo por razones de tiempo, por falta de medios económicos. Crear un juez importante para asuntos complejos, cuesta mucho en tiempo y en dinero, pero es que luego hay temas repetitivos para cuya solución no hace falta dedicar tanto tiempo y tanto dinero. Por ejemplo, imagínese usted que se crea una judicatura especializada en accidentes de tránsito o en cobro de deudas. En muchas cuestiones que además son la gran masa de casos. Es absurdo que lleguen a un mismo juez asuntos relativos a una herencia o un tema de propiedad industrial o de seguros. Más si hay miles y miles de abogados que no tienen a qué dedicarse. Esos abogados con un expediente normal y una preparación intensiva de unos dos años dictarían magníficas sentencias, en materia de comunidades de propietarios o en materia de accidentes. Soluciones hay, pero a veces uno se pregunta por qué no se establecen. Por razones políticas, por razones corporativas. No lo sé.

 

Usted es un defensor de la calidad de los abogados españoles.

Es que son muy buenos los abogados españoles cuando se especializan. Lo que no puede ser bueno es un abogado que trate de todo. Como no puede ser bueno el médico que trate de todo. Usted si tiene un problema cardiovascular ¿iría a un medico que sepa de todo? Ir a un médico o a un abogado que sepa de todo, ¡es que es imposible saber de todo!

 
Entonces, el futuro de la abogacía española pasa por la especialización?

Absolutamente. Como el futuro de la judicatura española pasa por la especialización. Los que llevamos mucho tiempo dedicados a la propiedad industrial hemos pasado de una época en la que no habían tratados, cursos, conferencias, libros. Ahora, hay no decenas, centenas, miles de sentencias a la propiedad industrial. Usted como va a conocer eso, si se dedica a veinte materias más.

 
Si para ser un buen abogado se necesita la especialización qué se precisa para ser un buen socio director de un despacho.

Lo fundamental que te lo reconozcan y que te elijan.

 

Lo fundamental, ¿y lo accidental?

Allí puede haber un tema de experiencia, el socio director de un despacho no tiene que ser el mejor abogado, porque el socio director hace entonces ya unas labores de gestión que tiene un ingrediente empresarial. Es más, probablemente el socio director tendrá que, lamentablemente, dedicar muy poca atención a asuntos del día a día. Todo depende de la entidad, la empresa que dirijas. Porque al final un despacho de abogados aunque a algunos no les gusta, es una empresa, tiene unos fines y unos medios.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.