LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

04/10/2022. 14:20:42

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Pablo Vinageras, Managing Associate en Garrigues

“Las startups son un entorno complejo y lleno de innovación donde resulta vital que el abogado entienda el negocio”

Pablo Vinageras, Managing Associate en Garrigues, miembro del Comité Ejecutivo del Global Association of Young Lawyers (AIJA) y profesor en la Escuela de Negocios de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Procedente de su México natal, y tras adquirir experiencia en Nueva York, lleva doce años en la firma española, con una mentalidad que apuesta por combinar ley y espíritu empresarial. Startups, M&A, reestructuraciones transfronterizas y práctica de empresas mixtas en España, América Latina y China son los ámbitos donde el protagonista de este Sin la Toga aplica su filosofía de que el papel de un abogado va más allá de ser un mero asesor legal y técnico, dilatándose a entender su negocio y ser partícipe de él.

Pablo Vinageras

Un vistazo a su currículum nos permite pensar que tiene una opinión formada acerca del encuadre jurídico de las empresas antes y después de la crisis. En este sentido, ¿cómo considera que evoluciona la práctica de la Abogacía mercantil?

A fecha de hoy el tejido empresarial está inmerso en un cambio de paradigma y nos vemos obligados a desarrollarnos en un entorno de pluralidad cultural, política y multi-jurisdiccional. Cuando la crisis económica alcanza su punto álgido, como ha ocurrido recientemente, es una clara señal de que las cosas han de cambiar y no puede pasarse por alto. El cambio resulta inevitable, si bien está en nuestras manos convertirlo en crecimiento. La prestación de servicios es cada día más global y evidentemente es necesario adaptarnos al cambio. En consecuencia, a fecha de hoy se precisa un abogado integral que se sienta cómodo en los entornos internacionales y que maneje diferentes ordenamientos jurídicos, entre otros. Yo he estado involucrado en varias operaciones durante el 2014 (salidas a bolsa, adquisiciones significativas y tomas de participación) que nos permiten apreciar un repunte del mercado de las fusiones y adquisiciones en España, lo cual invita a afrontar el futuro próximo con una mejor perspectiva y reforzada ilusión.

¿Cuáles son las exigencias del cliente internacional en estos momentos?

Tengo la fortuna de haber trabajado y/o trabajar en varias jurisdicciones [USA (Nueva York), México, China (Shanghái) y Barcelona], lo que me permite tener una mayor perspectiva de las necesidades del cliente y anticiparlas: en el ámbito de cross border, el cliente reclama un verdadero valor añadido que implica ir más allá del mero acompañamiento. Según mi experiencia en China y LATAM, considero esencial ir por delante del cliente para poder orientarle, y por eso juega un papel crucial ser un abogado global o integral. Cada jurisdicción es diferente y el enfoque para desarrollar un proyecto o un negocio también varía (es necesario comprender la cultura y el entorno social).

¿Qué peculiaridades tiene la práctica de la Abogacía en el entorno chino?

El mercado chino juega un papel protagonista en la economía, noto una tendencia a una mayor inversión china en el mercado español y latinoamericano. Como miembro del China Desk, considero que China está y estará ahí por mucho tiempo. Lo que es preciso analizar es si el mercado chino es lo que necesita cada empresa. La internacionalización es una alternativa evidente y necesaria para afrontar la actual coyuntura económica y fomentar el desarrollo de las empresas, pero precisa de un adecuado análisis para determinar la correspondiente estrategia a implementar. Dicha estrategia debe de elaborarse de forma diligente y proactiva para focalizar oportunidades reales de negocio. También es esencial realizar el correspondiente análisis del marco jurídico, tanto a nivel de Derecho español como de los mercados potenciales situados en el extranjero. Solemos ver que la falta del referido análisis suele traer como consecuencia la no utilización de una forma de implantación óptima, el incumplimiento del correspondiente marco regulatorio y la puesta en riesgo del retorno de la inversión.

Usted pertenece al Comité Ejecutivo de la Asociación Mundial de Jóvenes Abogados (AIJA). ¿Qué aporta esta adscripción a su manera de vivir la Abogacía?

Fui elegido como nuevo miembro del Comité Ejecutivo de la AIJA durante la asamblea general que tuvo lugar en el marco del pasado congreso celebrado en Praga el año pasado. Es un privilegio formar parte de la única organización internacional que engloba abogados jóvenes de todos los continentes, así como representar a España. Como miembro del referido comité, entre otras cosas ayudo a promover los fines de la AIJA y a implementar las actuaciones necesarias en el marco de su plan estratégico. El hecho de participar en la AIJA es converger en una ventana del derecho diferente, y ser parte de un collage de cultura, intercambio y desarrollo profesional heterogéneo. Considero que su estructura dinámica (así como polivalente), sus mismos miembros y el espíritu de camaradería que se pondera desde su creación (1962) son elementos que permiten que los profesionales comulguen de una forma más sutil y fluida.

¿Qué actividades programan en la AIJA?

Se promueve la cooperación entre abogados que están empezando a través de encuentros, seminarios y congresos que, normalmente, se dividen por especialidad. No solo se facilitan las relaciones profesionales, sino que se defienden los valores personales, cosa que facilita en muchas ocasiones la creación de vínculos de amistad entre abogados de diferentes países y culturas.

Startups

Ahora querríamos pasar a un campo específico de su práctica profesional, que son las startups.  Vemos que frecuentemente aparecen como ejemplo de emprendimiento unido a la crisis. ¿Considera que este tipo de empresa va de la mano únicamente de una economía de pequeños números o hay más factores que están sosteniendo su relativo auge?

Entiendo que el término startup está más ligado a la innovación, implementación de ideas y al emprendimiento. Está claro que la actual coyuntura económica ha propiciado un auge de este modelo de negocio (que tiene su origen en el boom de la burbuja de Internet a finales de los años noventa) a los efectos de buscar alternativas para regenerar mercados mermados o golpeados por la referida coyuntura, y con el objetivo de generar nuevos mercados para los productos y los servicios que desarrollan; así como dar soluciones a la sociedad cambiante en la que vivimos.

¿Qué tipo de diseño jurídico suelen tener este tipo de empresas?

Es una pregunta interesante pero compleja, dado que cada proyecto tiene sus propias peculiaridades. En términos generales, el primer paso es formular una plan de negocio en torno al proyecto y tener en cuenta ciertas actuaciones preliminares, entre las cuales, destacaría desde la perspectiva externa de la startup,  la validación del producto mediante un Minimum Viable Product (MVP). El MVP brindará los aspectos mínimos que debe cumplir el producto que le permita comenzar en el mercado, además de identificar si hay un nicho de negocio o, en su caso, una problemática o necesidad que haya que resolver.

Es recomendable hacer un resumen ejecutivo (executive summary) que suele ser bien recibido y dota de más seriedad al proyecto. Aquí deberán establecerse las reglas básicas de convivencia de los socios. Identificar y fijar las bases de la relación a los efectos de anticiparse a posibles problemas internos de funcionamiento o vicisitudes societarias es crucial en las startups al ser estructuras pequeñas y diríamos que en muchos casos experimentales. También deberá identificarse si es necesario proteger la creación, invención o similar que se desarrolle en el marco del proyecto o MVP; así como determinar la viabilidad del nombre comercial y potencial marca del producto o servicio.

Cuando ya funciona en el mercado la startup, ¿qué rol adquiere el abogado que ha asistido a su nacimiento?

Las startups son un entorno complejo y lleno de innovación, en cuyo ecosistema es clave la ejecución y ganar visibilidad para captar inversores, clientes y socios comerciales, pero también es indispensable una adecuada asesoría en todo su desarrollo. Es vital que el abogado entienda el negocio. El abogado no solo debe asesorar desde una perspectiva mercantil y fiscal, sino debe también prestar especial atención a la protección de la propiedad intelectual e industrial de las startups (entre otros). Muchas veces, el éxito empresarial dependerá de la protección de lo intangible. El papel de un abogado va más allá de ser un mero asesor legal y técnico. La tarea ineludible debe ser, además, entender el negocio y ser partícipe del mismo. Las startups precisan de un abogado dinámico, versátil y proactivo.  Concluyendo, es indispensable tener una asesoría que cubra las necesidades propias del negocio y que conozca las complejidades inherentes al entorno de las startups.

¿Están identificadas las fases de desarrollo empresarial de una startup?

Entiendo que se podría dividir la vida de una startup en cuatro fases. La primera es la semilla o Seed Capital, donde se ubica el proyecto o pre-comercialización del producto o servicio. Luego, pasaríamos al arranque  o startup, como inicio de comercialización de producto o servicio. Aquí normalmente no hay beneficios o hay muy pocos. La tercera fase sería de  crecimiento Growth, donde hay un impulso de la comercialización o desarrollo de productos o servicios o la internacionalización. Por último, y como cuarta, pasaríamos a la posibilidad de venta o Buy-out, en la cual la empresa ya consolidada tiene posibilidad de crear valor adicional y entrar en el mercado empresarial.

Si quieres disponer de toda la información y la opinión jurídica para estar al día, suscríbete a
Actualidad Jurídica Aranzadi

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.