LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

17/07/2024. 15:19:34

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Invertir en innovación: el camino para hacer del Legaltech un verdadero aliado de la igualdad

María Cortizas, socia de Dentons

La igualdad real entre hombres y mujeres en todos los ámbitos profesionales y en concreto en la abogacía, sigue siendo una quimera. El informe ‘Datos estadísticos mujeres directivas en España en el sector jurídico’, elaborado en 2020 por la asociación Women in Legal World (WLW), en un recuento de los socios directores de 89 de los principales despachos de abogados/as de España, con un total de 96 socios directores, el resultado que arrojó es de 91 hombres (94,7%) frente a tan sólo 5 mujeres como socias directoras (5,3%). Las mujeres socias de estos despachos representan aproximadamente un 19% del total de los socios de estas firmas.

Por su parte, el Informe elaborado por Metroscopia para el Consejo General de la Abogacía en el año 2017, sobre la “Igualdad de Género en la Abogacía Española”, mostraba que las abogadas españolas contaban, de media y de forma aproximada, con unos ingresos mensuales 450 euros inferiores a los de sus compañeros abogados.

Evidentemente los datos anteriores reflejan una media que existe en el mercado legal español, puesto que ya hay despachos que están aplicando políticas muy serias de igualdad con objetivos claros y medibles de incorporación de las mujeres en el “partnership” y que están promoviendo verdades políticas no sólo de diversidad sino de igualdad e inclusión.

Es claro que la incorporación real de la mujer no sólo los órganos de dirección sino a la sociatura de los despachos, es clave para que se pueda aportar una visión diferente sobre igualdad de género. La diversidad en el lugar de trabajo no es una mera cuestión de justicia, de igualdad de oportunidades, del reflejo de la propia sociedad en la que vivimos, sino que desde una perspectiva meramente económica genera mejores resultados para las empresas.

Así lo demuestra el estudio “How diversity, equity, and inclusion (DE&I) matter” de McKinsey, centrado en el mercado estadounidense, y que apunta que la diversidad en el lugar de trabajo genera más creatividad y, por tanto, mejores resultados. De hecho, asegura que las empresas que respetan la diversidad tienen un 25% más de probabilidades de obtener retornos financieros por encima de sus respectivas medianas de la industria nacional.Pero es que, además, este discurso ya ha sido sobrepasado. La frase acuñada por Milton Friedman en 1970 “La responsabilidad social de las empresas es aumentar los beneficios para sus accionistas” ha quedado superada en un mundo convulso marcado en los dos últimos años por la gran crisis de la COVID. El principio de sostenibilidad (“ESG” en su acrónimo inglés) ha venido para quedarse en las empresas, los stakeholders (inversores, clientes, empleados proveedores, comunidades etc.) tienen diferentes intereses que las empresas deben de atender si quieren sobrevivir en un mundo globalizado cada vez más competitivo.

En este panorama, la tecnología está demostrando ser un fuerte aliado en la batalla frente a la no discriminación en el ámbito laboral y a la eliminación de la brecha de género. Es el término acuñado como Gendertech, es decir, las distintas herramientas tecnológicas que ayudan o pueden ser útiles para combatir la desigualdad y la discriminación. Desde esta perspectiva, la tecnología está ayudando en el desarrollo de los planes de igualdad, cumplimiento de obligaciones corporativas, programas de cambio cultural, o programas dirigidos a la retención del talento femenino. Así, por ejemplo, la Inteligencia Artificial (IA) puede ayudar a superar los sesgos en los procesos de selección de personal, garantizando la ausencia de discriminación a la hora de acceder a puestos de trabajo haciendo uso de criterios objetivos, o fomentar el acceso a puestos directivos sin los mencionados sesgos; así como a evaluar objetivamente los niveles salariales de manera que se garantice que tanto hombres como mujeres en los mismos roles reciben igual salario.

Pero ¿qué ocurre dentro del sector legal como ámbito con sus propia idiosincrasia y peculiaridades con respecto de otras profesiones? Según el Observatorio de la igualdad en despachos de abogados (Informe de WLW y Thomson Reuters), existen circunstancias limitativas para la plena efectividad de la diversidad en la abogacía: sesgos inconscientes; convivencia de varias generaciones; la brecha de género salarial. Todos estos obstáculos pueden minimizarse gracias al Legaltech ayudando a impulsar la igualdad y combatir la discriminación de género en el sector legal.

En la actualidad, el Legaltech (o el uso de la tecnología y de softwares para ofrecer servicios jurídicos) permite la automatización de modelos en contratos y demandas, juicios virtuales, asistentes virtuales legales; procesamiento de grandes volúmenes de datos a través del Big Data, utilización de blockchain, etc. Además, la tecnología digital fomenta el teletrabajo desde casa y, por tanto, la conciliación, mitigando uno de los grandes obstáculos que tradicionalmente ha penalizado a las mujeres abogadas en la estructura piramidal de los grandes despachos para alcanzar el partnership: la maternidad.  Pero el Legaltech también, permite la automatización de algunas tareas como la contratación o el cumplimiento de obligaciones corporativas,como laelaboración de los planes de igualdad, eliminando los llamados sesgos inconscientes.

Para poder hacer un uso correcto de todas estas herramientas, que permitan que la igualdad real sea definitiva, es imprescindible aplicar una tecnología inspirada por la ética y la igualdad de derechos, tendente a romper los estereotipos, y combatir los sesgos de género. Una tecnología diseñada junto a los abogados/as para que sea fácilmente accesible y útil y que esté orientada a ofrecer un mejor servicio al cliente. Para que esto sea posible es necesario que los despachos de abogados fomenten e inviertan en la innovación (apoyando a los innovadores) y el desarrollo tecnológico (favoreciendo la transformación digital y formando a todos los actores en la cadena de valor en dicho cambio cultural). Las oportunidades que ofrece la tecnología y la IA son innumerables, estamos en un proceso que sólo acaba de empezar.  Es la gran herramienta con el cuentan los despachos ya que las tareas automatizadas están siendo sustituidas por la tecnología y cada vez las máquinas harán más trabajo. Pero los abogado y abogadas que sepan utilizar la tecnología como aliado y que sepan desarrollar ideas verdaderamente creativas y estratégicas serán los trasformadores de la profesión, los verdaderos impulsores del cambio.

Y es en este nuevo entorno donde la presencia del talento femenino debe de ser impulsado implementando con firmeza protocolos y políticas dirigidas a alcanzar una igualdad de oportunidades real y efectiva.

 

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.