LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

19/08/2022. 03:49:26

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

¿Yo soy yo y mis contactos? No necesariamente

Legal Today

La sociedad del pose y del tráfico de influencias está dando sus últimos campanazos. La crisis y su efecto purgante, en que flamantes ejecutivos se han quedado en la calle, currantes anónimos han conservado o encontrado un puesto de trabajo y montajes fundados en una cadena de imagen y sobreentendidos se han ido al traste hace replantear hasta qué punto no se estaba sobredimensionando y sobrevalorando el concepto de “contacto”.

Un apretón de manos

Hace un tiempo tener contactos otorgaba una dimensión grande a la persona. Daba una "imagen de marca" a la cual iban asociados un ritmo de vida y un modo de verla. Lo que de cierto o de mito tuviese dependería de cada caso. De todos modos, y con la recesión, la parte mítica ha saltado por los aires.

Sobre todo a mediados de 2008 mucha gente, óptimamente situada, perdía su empleo de un día para otro. Lehman Brothers, por poner un ejemplo, estuvo fichando gente prácticamente hasta días anteriores a su quiebra: personas que el día anterior habían quizá dejado un puesto de trabajo. Y era gente con contactos.

Grandes líderes -empresariales, políticos, sociales- pierden operaciones, elecciones, asistencia a reuniones, ¿por qué? Porque ya no cuenta tanto un nombre. Cuenta la gente efectiva. Las ceremonias, la necesidad de largas conversaciones para quizá no lograr nada o casi nada han pasado a la historia.

Hay hasta quien hace un ranking de contactos, "A" serían los muy útiles, "B", los medianos, y "C" los que no tienen visos de generar nada. Esas cosas, aparte de que se notan son una especie de spam humano que da el mismo resultado que el del correo electrónico: que no se leen los mensajes.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.