LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

02/03/2024. 23:13:57

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

La gestión estratégica de la nómina como factor de motivación

colaborador de Legal Today

David Baquero
Analista de Legal Today

La motivación del personal es fundamental para alcanzar la productividad. Gracias al uso de los datos que nos proporciona la nómina, podemos atar la mejora de las condiciona de trabajo a los resultados del despacho. Esta estrategia tendrá éxito, siempre y cuando se haga de manera flexible, transparente y racional.

Gestión de la nómina

La administración del capital humano es, sin duda, uno de los aspectos más importantes en la gestión del despacho. Es impensable que una firma logre alcanzar altas cotas de competitividad, si es incapaz de potenciar la productividad de sus empleados. Uno de los puntos que ha demostrado tener mayor influencia en el desempeño de los profesionales es, sin duda, la motivación. La evidencia nos demuestra que una persona que se siente valorada, rinde mucho más cuando constata que su esfuerzo se plasma en mejores condiciones laborales. Se crea así un círculo virtuoso, donde a mayor entrega y dedicación, mayor es también el beneficio personal, económico, anímico y familiar que recibe en contraprestación.

Evidentemente, uno de los recursos más importantes para la motivación de un empleado es su salario. En este apartado, los departamentos de gestión del capital humano pueden aprovechar la información que les brinda la nómina para conseguir un incremento en la productividad del despacho. Es importante que la estrategia utilizada para tal efecto, tenga por objeto promover la idea de que el buen desempeño de la firma, se revierte positivamente en quienes la integran.

Así lo han demostrado los investigadores José Ramón Pin, José Manuel Alcaraz y Ángela Gallifa; del Centro Internacional de Investigación de Organizaciones (IRCO) de IESE Business School. En la investigación titulada: "Información de nómina y administración de personal: nuevas oportunidades estratégicas para recursos humano", sostienen que una buena gestión estratégica de la nómina es clave para motivar al personal, siempre y cuando sea transparente para los empleados y flexible para la firma.

Gestión de las nóminas en los despachos

La gestión de despachos legales, como cualquier otra empresa prestadora de servicios, puede administrar estratégicamente la nómina, pero este empeño debe estar unido a un cambio en la percepción que los socios directores tienen de la retribución que dan a sus empleados. Es un error común valorar el costo que representa la plantilla en el balance a fin de mes, sin relacionarlo con la productividad que experimenta el despacho. En pocas palabras, lo importante no es el coste de hora-persona, sino el coste por unidad de servicio.

Enfocar la nómina de esta manera requiere mantener políticas salariales flexibles y transparentes, que permitan mayor motivación en los momentos de mejor desempeño, y recortes en coyunturas difíciles, de manera que en la relación firma-empleado, todos salgan ganando.

No basta con que el despacho implemente este tipo de políticas, sin más. Es necesario también, que todos los estamentos interesados puedan acceder a la información de primera mano. Ello significa que la nómina de los empleados (desde la del socio director hacia bajo) ha de ser pública. Esto permite una sana competencia al interior de la firma, y evita que haya fugas de información sobre los salarios que pueden resultar desmoralizantes.

Un buen informe mensual, basado en la concreción y en la transparencia, es muy efectivo cuando se trata de motivar. Por ejemplo, un simple diagrama donde el empleado pueda apreciar el incremento de su nómina, con relación a la media de la empresa; o un cuadro donde se establezca la comparación entre el aumento de la retribución y la productividad del despacho, ayuda a crear esta especie de cultura del fair play salarial al interior de la firma.

Posibles problemas

Una estrategia como ésta no está exenta de problemas, ya que los encargados pueden verse envueltos en una espiral de excepciones salariales, donde el sistema tienda al caos y todos salgan con la percepción de estar siendo engañados. Éste será el desenlace de una mala planificación, habida cuenta de que desde el principio han de establecerse algunos parámetros de regularización. Ello dependerá de cada despacho, pero se puede decir, a manera de ejemplo, que un criterio eficaz sea el de la antigüedad. En un hipotético caso, una firma puede establecer que un abogado recién llegado no puede ganar más de la mitad de lo que gana uno con diez años de experiencia. La clave está en conseguir flexibilidad, sin perder el control.

Un buen plan de retribución conseguirá consolidar intangibles como la justicia y la equidad, valores que ayudan a incrementar el valor de la empresa. La motivación incrementará la productividad y disminuirá la rotación de personal. Con soluciones imaginativas, se puede crear una cultura del trabajo donde se rompa el viejo tabú de la explotación, para dar cabida a relaciones de enriquecimiento mutuo. El destino de un despacho puede depender de ello.

Seis puntos de especial atención:

  • La motivación es clave para la productividad.
  • Los empleados deben asumir que el buen desempeño de la firma se revierte positivamente en quienes la integran.
  • La nómina puede ser una herramienta de motivación.
  • Lo importante es el coste por unidad de servicio.
  • Las claves de la gestión de la nómina son: flexibilidad, transparencia y racionalidad.
  • La motivación del personal es un intangible valioso.

La propuesta de reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) en lo referente a las obligaciones de los secretarios judiciales, ha provocado serias críticas por parte de la asociación que los representa. Los Jueces Decanos, después de su reunión anual en San Lorenzo de El Escorial, señalaron que tienen la intención de retomar las atribuciones que la LOPJ les recortó en 2003, lo que les permitiría operar nuevamente, como directores de la oficina judicial.

Los jueces pretenden reasumir las competencias de las funciones de control, inspección y resolución sobre los servicios comunes procesales que la LOPJ le había trasferido a los secretarios judiciales. La Unión Progresista de Secretarios Judiciales (UPSJ), colectivo que agrupa a este gremio, no ha tardado en atacar la propuesta. Su director, Emilio López Dúran, manifestó que "dar marcha atrás en los logros alcanzados por la ley equivaldría a regresar a un esquema superado", al cual, según López Durán, se le pueden atribuir "gran parte de los males de nuestra justicia". Además, manifestó que su grupo "no está dispuesto a renunciar a los logros obtenidos con tanto esfuerzo".

La UPSJ sostiene que los desacuerdos generados por la LOPJ en el rubro de los servicios comunes procesales se deben a la lentitud en la densa reforma legislativa, que debe adecuar las leyes de procedimiento a las disposiciones sobre la nueva oficina judicial. Según su director, "aún no se ha dado a este cuerpo de profesionales la oportunidad de demostrar el funcionamiento del nuevo modelo".
El rechazo a la iniciativa es frontal. La UPSJ no admite el control de los jueces de los servicios comunes procesales, y no está dispuesta a admitir que se pongan en marcha diversos protocolos de actuación. Los secretarios tampoco están a favor de que los jueces dirijan organismos instruccionales generales o particulares. La guerra por las oficinas judiciales, apenas empieza.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.