LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

28/05/2024. 16:41:47

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Motivación en el trabajo VI

Coach ejecutivo y socio de Activa-t

Un ejecutivo trabajando con un portatil.

Hablar de motivación, es hablar de ilusión, de pasión, de involucración, en definitiva, de la capacidad de mostrar la mejor versión de nosotros mismos. Si como líderes tenemos por objetivo que nuestros colaboradores den lo mejor de sí mismos en el trabajo, nuestra principal función es crear entornos laborales que lo fomenten, es decir, lugares libres de juicios, que no penalicen los errores, que promuevan las iniciativas, que inspiren y que respeten al individuo.

Lo curioso de este esfuerzo es el doble beneficio que reporta por la facilidad con la que las buenas prácticas y los éxitos se “contagian” al resto del equipo y a la organización. Como consecuencia de la inyección de moral y el apoyo recibido, la persona se vacía consiguiendo no solo mejorar sus resultados sino también la admiración y reconocimiento de sus compañeros, que animados por los logros, se lanzan a “imitar” las buenas prácticas observadas en el compañero, cultivando de esta forma, un espíritu de crecimiento y superación.

Hoy día, la caída de la demanda, la mayor competencia y la continua evolución de los mercados hace que las ventas sean cada vez más complicadas, "obligándonos" a esforzarnos y dedicarnos, con más esmero que nunca, a establecer "relaciones" fructíferas y duraderas con nuestros clientes y potenciales clientes. Esta dificultad en la venta afecta a la moral y auto-estima de las personas. Pensamientos recurrentes del tipo "no tenemos nada que hacer. Es imposible alcanzar los objetivos. La competencia es feroz. Tienen más recursos que nosotros" propagan como la pólvora un ambiente de "derrota pre-partido" que hace que los equipos comerciales "salgan" al mercado con la idea preconcebida de de que no van a conseguir el objetivo de la venta. Bajo esta condiciones, crear espacios que combinen la participación de los integrantes del equipo sin miedo a ser juzgados, co-gestionar las diferentes acciones y corresponsabilizarse de los resultados, ayuda a que el proceso sea más llevadero y que se introduzcan mecanismos diferenciadores que nos hagan un hueco en el mercado. Por el contrario, la exclusión de las personas en la toma de decisiones y la instrucción por decreto utilizando el miedo como herramienta de trabajo no parece ser la estrategia más adecuada para conseguir el éxito a medio y largo plazo.

Es frecuente encontrar profesionales tan ocupados y pre-ocupados por SU día a día que descuidan las necesidades de las personas que los rodean. Se requiere pues un cambio de visión, que valore a las personas que conforman la organización de "palabra y de obra". El conocimiento técnico es vital y necesario para que las cosas salgan. Ahora bien, en una era como la actual, el conocimiento técnico ya no es una ventaja competitiva por si misma. Por el contrario, como tratamos a las personas que con nosotros trabajan lo que nos diferencia de los demás y nos permite sacar lo mejor de las personas que con nosotros trabajan. Necesitamos por ello valorar la importancia de orientar la organización y nuestro modelo de liderazgo hacia las personas:

  • Escuchar sus necesidades
  • Interesarnos por lo que les preocupa
  • Ayudar a encontrar soluciones
  • Apoyar en el proceso de cambio

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.