LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

26/05/2024. 02:41:25

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Paradojas en la dirección de equipos

assistant professor of IESE in the department of managing people in organizations

En este artículo el autor plantea cómo enfrentar posibles conflictos en la dirección de equipos, a través de algunos lineamientos fundamentales que se deben aplicar para hacerla más efectiva.

Paradojas en la dirección de equipos

La mejora  en la gestión de equipos estriba en cómo se encaren unas aparentes paradojas que se plantean al dirigir equipos:

 

Adoptar una identidad y fines colectivos sin perder las diferencias individuales, movilizando éstas con vistas a alcanzar aquellos.

Fomentar simultáneamente el apoyo y la confrontación. La gestión del conflicto es un punto crítico para el nuevo directivo, se produce cuando choca el comportamiento grupal (antes mencionado) con el pensamiento crítico y creativo. Una de las ventajas del trabajo en equipo consiste en la diversidad de puntos de vista que los miembros aportan en sus tareas.

– Si el conflicto deviene en un problema porque no se produce crítica o porque ésta deviene en emocional, entonces es improbable que todos los puntos de vista se tengan en cuenta. Además, se sabe que si los sentimientos negativos intensos se anulan sólo superficialmente, reaparecerán con más virulencia en el momento menos oportuno.

– Concentrarse en la contribución, en el aprendizaje y en el desarrollo. Las presiones de un entorno competitivo para obtener resultados a corto plazo y a la vez impulsar con igual compromiso la generación de ideas que serán el motor de las innovaciones de mañana es un reto arduo. Justamente por eso el entorno de un equipo es muy adecuado para evaluar y fomentar las competencias de liderazgo y de dirección general de quienes lo componen.

Apoyarse en la autoridad directiva o en el juicio y autonomía de los componentes del equipo. Cuanto mayor sea la autonomía que se otorga a los componentes, más importante será que se comprometan con unos objetivos comunes. En los equipos que funcionan, donde reina la confianza mutua y la credibilidad, los directivos disfrutan de una libertad mayor para tomar decisiones sin verse continuamente obligados a explicarlas o incluso justificarlas. Si la confianza disminuye, los componentes pondrán en tela de juicio las sugerencias más sencillas e inocuas que plantee el directivo.

Gestionar estas paradojas configura de por sí un estilo directivo. Los pares de paradojas constituyen la línea continua de un estilo directivo genérico. Hay directivos que se encuentran más cómodos operando en un extremo o en otro. La versatilidad consiste en adaptar la conducta directiva (es decir, situarla en un punto de la línea) a las necesidades específicas de cada situación.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.