LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

30/06/2022. 00:51:29

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Ópera y Derecho 38

Hitler considera a Cristóbal Colón un criminal

Presidente de la Asociación Europea de Abogados

“Colombus” es una ópera de 1933 del alemán Werner Egk (1901-1983). La ópera es muy crítica con Cristóbal Colón al que considera un criminal sediento de oro. Egk fue el compositor vivo favorito de Hitler. Goebbels también mostró una gran identificación con Egk. La ópera fue estrenada en la radio en 1933 y con representación escénica en enero de 1942 en plena Segunda Guerra Mundial.

Goebbels quedó impresionado por el trabajo de Egk y en su diario personal escribió: “Egk tiene un gran talento original. Se mueve en su propia dirección. No se le puede asociar con nada ni con nadie, pero sabe cómo crear música. Estoy totalmente encantado y el Führer  también; un gran descubrimiento para ambos”.

Hitler asistió entusiasmado al estreno de la ópera de Egk, Peer Gynt en1938 que fue seleccionada como la ópera principal de los Reichsmusiktage (Días de Música del Reich) de 1939 en Düsseldorf. El compositor recibió diversos premios, honores y comisiones del gobierno nazi.  Compuso marchas para las Juventudes Hitlerianas, escribió  la banda  sonora de una película propagandística  sobre los nazis  y fue uno de los compositores  de la música de los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 junto a Karl Orff, autor de Carmina Burana, y Richard Strauss que escribió el himno olímpico.  Desde 1941 a 1945 fue presidente de Consejo de Compositores del Reich. Fue incluido en los procesos de desnazificación pero quedo liberado sin culpas.

La Gottbegnadeten-Liste (Lista de dotados con la gracia de Dios) fue una lista de artistas considerados representativos del Tercer Reich elaborada por el ministro de propaganda Joseph Goebbels  considerarlos «Patrimonio Nacional». Sólo había cuatro compositores: Strauss, Pfitzner, Orff y Egk. Entre los directores estaban Furtwangler, Karajan, Bohm, Jochum, Knappterbusch y Clemens Kraus.

En Columbus Egk musicaliza  la historia de Cristóbal Colón. El propio Egk escribió el libreto. La ópera es muy negativa hacia la figura de Colón. Dramatiza la vida del almirante desde su entrevista con los Reyes Católicos hasta su muerte

El núcleo central de la ópera y la parte más intensa (acto segundo) es la llegada a América. La primera acción de  los  españoles al llegar es rezar, todos juntos, el Tedeum. Después se realiza la declaración  de  posesión de la tierra:

Dios  ha  nombrado  al  papa,  llamado  San  Pedro,  gobernador  del  mundo entero.  Este  papa ha  concedido  al  rey  de  España por  posesión  eterna  de los territorios que se encuentran al oeste de la línea que se extiende al occidente  de  las  Azores  desde  el  Polo  Norte  hasta  el  Polo  Sur,  como  encontraréis  explícitamente  en  ciertas  actas,  las  que  se  os  mostrarán  si  después lo  exigís.  Su  majestad  es,  por  tanto,  rey  y  señor  de  vuestra  tierra. Si reconocéis  esto,  obraréis  bien  y  cumpliréis  vuestro  deber.  Pero  si  os  negáis, os invadiremos por orden de Dios con la más cruel guerra. Tenéis que reconocer a la Iglesia como soberana del mundo y a su majestad como rey”.

Los nativos responden con un coro en el que reconocen no haber  entendido  nada  de  lo  dicho  por  los  desconocidos  visitantes,  pero ante la belleza de los extraños de la que resaltan su blancura, los consideran como dioses:

«Blancos son en cara y manos. Son grandes y bellos. No  sabemos  lo  que  piensan  y  no  entendemos  lo  que  dicen.  Son dioses que han descendido del cielo”.

Colón contesta:

“¡Aquí está el oro! Con mucha seguridad es oro lo que yo veo y espero por la  misericordia  de  nuestro  Redentor  encontrar  el  lugar  donde  él  crece.  El oro es la cosa más excelente en el mundo. Quien lo posee tiene todo lo que se  puede  desear  en  el  mundo. 

Se  revela  el  verdadero  talante  de  Colón, anunciado ya en su entrevista con la reina Isabel del primer acto, en la que le había ofrecido  las  riquezas  del  nuevo  mundo.  El  Colón  de  Egk  no  es  un  héroe  romántico,  ni  está  motivado  por  fines  evangelizadores  o  civilizatorios,  sino que persigue únicamente intereses económicos.

Con  el  último canto del coro concluye la ópera:

“Por  Cristóbal  Colón  desconocidos  países  fueron descubiertos  y del  poderío  del  demonio  Ongol  fueron  arrebatados.  Pero  en  su  lugar  se  mudaron la codicia y el interés, y se vaciaron los tesoros y se despoblaron las islas y las tierras”.

Hitler explicaba en Mein Kampf (mi lucha) las diferencias entre el desarrollo de los  Estados  Unidos  y    América  Latina  a  partir  de  parámetros  racistas.  Si  los  primeros  se  habían adueñado del continente era a causa de la gran presencia de elementos germanos en su población, y  que asimismo no se habían mezclado con las razas aborígenes como si habían hecho los españoles.

Si nos olvidamos del apoyo nazi y de la distorsión de la figura de Colón .podemos emocionarnos ante una obra brillante de impecable concepción que merecería estar presente en el repertorio. La grabación del propio Egk de 1963 disponible en YouTube es memorable.

Hitler y Egk estaban equivocados. Colón no era un criminal ni un genocida. Hitler, sí.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.