LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

12/07/2024. 21:50:46

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Ópera y Derecho 51

Mussolini en la música y el Derecho

Pedro Beltrán

Presidente de la Asociación Europea de Abogados

Es muy conocida y comentada la afición de Hitler y Stalin por la música. El otro dictador del Siglo XX, Mussolini, también era un apasionado de la música. Tocaba razonablemente bien el violín y se emocionaba  llorando con los cuartetos de Beethoven entre otras obras. Famoso por su vibrante  oratoria, el primer discurso que dio a los 17 años fue en honor del compositor Giuseppe Verdi. En el aspecto del derecho Mussolini destaca por haber  promulgado una ley que prohibía  a los judíos ser abogados.

Desde que llego al poder en 1922 (once años antes que Hitler), Mussolini, gran propagandista, empezó a construir el mito de Il Duce, un culto a su personalidad. Fotografías del Duce como artista apasionado tocando el violín, en una escucha intima conmoviéndose ante cada nota, o como  músico serio que despreciaba las frivolidades, tipo music-hall.

Al igual que Hitler, Mussolini no tomaba alcohol, ni café, ni fumaba y sólo comía verdura y fruta. También como en el caso de Hitler la lectura y la música llenaban su soledad.

Puccini dijo siempre que Italia necesitaba un “hombre fuerte” como Mussolini. Tenía el cartel honorifico del Partido fascista italiano. Fue senador. Falleció en 1924.

El compositor más importante contemporáneo de Mussolini  fue Ottorino Respighi (1879-1936). Entre sus obras destacan  poemas sinfónicos, como Las fuentes de Roma o los Festivales romanos. Il Duce rápidamente vio en Respighi a un aliado con el cual podía asociar musicalmente las glorias de la Ciudad Eterna con su persona  ya que Mussolini siempre se creyó una continuación de los césares.

A diferencia Hitler y Stalin, el totalitarismo artístico de Mussolini fue moderado. Durante su mandato fueron bienvenidos compositores y músicos soviéticos; también antifascistas, como Bela Bartok, o judíos, como el violinista Yehudi Menuhin.

 Uno de los más grandes simpatizantes del fascismo fue el genial compositor ruso Igor Stravinsky. En 1930 dijo: «No creo que nadie venera a Mussolini más que yo. Un dictador de la reacción contra la anarquía en la que el modernismo ha degenerado”. Tuvo una audiencia privada con Mussolini y le indicó que «se sentía fascista”. Expreso  su gratitud al propio dictador mediante la lectura de esta declaración: “Para mí es el único hombre que cuenta hoy en día en el mundo entero. He viajado mucho en mi vida; conozco a muchas personalidades mayúsculas, y mi mente de artista me impide descender a cuestiones de tipo político y social. Pues bien, después de haber visto tantos acontecimientos y haber conocido tantos hombres representativos, siento un poderoso impulso a rendir homenaje a vuestro Duce. Él es el salvador de Italia y –esperamos– también de Europa”.

La única ópera sobre Mussolini fue estrenada en 2013 en el Teatro Solis de Montevideo.  “Il Duce” del compositor uruguayo Federico Garcia Vigil trata sobre la vida de Mussolini.

El cruel dictador Mussolini tocaba el violín con Romano, su cuarto hijo. Tras la Segunda Guerra Mundial Romano se dedicó a la música de jazz. Se casó con una hermana de Sofía Loren. En el seno del matrimonio nació en 1962 Alessanda Mussolini líder fascista italiana y actual eurodiputada.

En el aspecto jurídico lo más destacado de Mussolini son las leyes antijudías de 1938. La legislación antisemita incluía la prohibición de matrimonio entre los italianos y los judíos, la prohibición de que los judíos emplearan a nacionales de raza aria, la prohibición a todas las administraciones públicas y a bancos y compañías de seguros de emplear a judíos, la prohibición a los judíos de entrar en Italia,  la prohibición de trabajar como abogado o periodista, la prohibición de la inscripción de los niños judíos en escuelas públicas y la prohibición de usar textos escolares en cuya redacción hubiese participado de alguna manera un judío.

Los italianos siempre han sido más flexibles que los alemanes al aplicar las leyes. Al mes siguiente de la promulgación Musica d’oggi, la revista de música líder del país, dedicó su edición al libretista de Mozart, el judío  Lorenzo Da Ponte. Sucesivas ediciones de la misma revista se refirieron positivamente al trabajo del musicólogo Alfred Einstein (primo de Albert Einstein), al libretista de Richard Strauss, Hugo von Hofmannsthal, y elogiaron al entonces recientemente fallecido violonchelista Emanuel Feuermann. Los tres eran judíos.

 En 1939 un violinista italiano tenía previsto tocar un capriccio  de Henryk Wieniawski en un concierto del Conservatorio de Milán pero le indicaron que no podía hacerlo  porque Wieniawski era judío. Se llegó a un compromiso típicamente italiano. El violinista subió al escenario  y anunció al público que en vez de tocar el capriccio programado por Wieniawski tocaría un capriccio de un autor anónimo. Tocó el capriccio de Wieniawski.

En el mundo del derecho Mussolini es también muy conocido por impulsar el proceso de Verona, juicio político llevado a cabo en Enero de 1944 en el que fue condenado a muerte Galeazzo Ciano, marido de su hija. El  juicio aparece en el link de hoy, la serie de televisión de plena recomendación  “Mussolini, The untold Story”.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.