LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

26/05/2022. 03:11:21

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

OPERA Y DERECHO (33)

Un notario falso en una ópera que explica cómo tratar a las mujeres

Presidente de la Asociación Europea de Abogados

La ópera más genial de todas las de Mozart se llama en abreviatura “Cosi Fan Tutte”, conocida como “Cosi”. El título rara vez se ofrece en su versión completa y en su traducción castellana: “Así hacen todas o la escuela de los amantes”. Es un tratado sobre la condición femenina que explica cómo llegar a la sabiduría en el trato con las mujeres a través de la experiencia. Casi todo es falso incluso el notario ficticio que celebra un matrimonio con contrayentes inexistentes.

Es la tercera y última de la magistral trilogía que Mozart escribió con el libretista Lorenzo Da Ponte que incluye “Las Bodas de Figaro” y “Don Giovanni”. Después de esta ópera Mozart sólo escribiría dos más, “La Clemencia de Tito” y “La Flauta Mágica”. Es la última que escribió bajo el patrocinio del emperador Jose II, que murió poco después del estreno, lo que llevó a la degradación extrema de la situación económica del desordenado Mozart y a su prematura muerte por exceso de trabajo con 35 años de edad.

El protagonista principal de la ópera que mueve a su antojo los protagonistas es “Don Alfonso”, un hombre mayor que ha tenido muchas experiencias con mujeres. Es un filósofo de la vida. Don Alfonso tiene dos amigos jóvenes Guglielmo y Ferrando, enamorados de Fiordiligi y Dorabella. Aunque la ópera no hace mención de las edades, Don Alfonso puede tener entre 60 y 70, y el cuarteto de amantes entre 20 y 30.

Al inicio de la ópera Don Alfonso les propone una apuesta a sus amigos. Quiere demostrarles que sus mujeres les son infieles y que les dejaran por otros en un solo día. Guglielmo y Ferrando aceptan. Don Alfonso finge que han sido llamados al servicio militar y les disfraza de dos ricos albaneses con barba y turbantes.

Los “albaneses” acuden a casa de las hermanas. En un solo día las conquistan y les proponen matrimonio que ellas aceptan encantadas. Para celebrar el matrimonio la empleada doméstica Despina se disfraza de notario y tras las formalidades legales invita a la firma del contrato matrimonial. Firman Fiordiligi y Dorabella. En el momento en el que “los albaneses” van a firmar se escucha el regreso del ejército. Vuelven Guglielmo y Ferrando que fingen su enorme enfado al descubrir a un notario escondido y el contrato matrimonial.

Don Alfonso tiene la solución. El matrimonio debe tener lugar. Guglielmo y Ferrando entiende que las mujeres son “así” (Cosi) y se casan. Ahora serán más sabios y sabrán mejor como tratar a las mujeres. Don Alfonso ha ganado la apuesta. Las mujeres son inconstantes y volubles.

El tutti final es una lección de filosofía vital que todos deberíamos aplicar. “Feliz es el hombre que toma todas las cosas por su lado positivo y se deja guiar por la razón a través de las pruebas de la vida.  Es feliz el hombre que se ríe de lo que normalmente hace llorar a los otros encontrando de esta forma la serenidad en medio de las turbulencias de la vida”. En su intervención final Don Alfonso dice: “Ahora reír que yo ya me he reído y seguiré riéndome”.

La ópera refleja una visión del amor apegada a la realidad terrenal totalmente alejada del amor romántico. El mensaje claro es que no son posibles las intensas relaciones de amor de plena fidelidad y confianza y que no tiene sentido pretender relaciones totales de afinidad. Las relaciones son imperfectas y parciales.

Somos herederos de una tradición romántica del siglo XIX. Nos han ilusionado con la mentira de que el amor tiene que ser como Romeo y Julieta (Shakespeare-Prokofiev) o “Tristán e Isolda” (Wagner). Buscamos relaciones de amor intensas  y pretendemos que además duran toda la vida. Es literalmente absurdo. Romeo, Julieta, Tristán e Isolda mueren. La vida es lo contrario de la muerte. Debe prevalecer Eros sobre Tanatos.

La lección que reciben Ferrando y Guglielmo de  Don Alfonso es la de la falibilidad,  imperfección, debilidad y vulnerabilidad humanas. Buscamos el amor como algo infinito, eterno,  ignorando de de personas  imperfectas no puede nacer nada perfecto.

La ópera no tiene realmente un final feliz. Es dulce y amargo a la vez pero sobre todo es realista. Subyace una triste amargura y u sentimiento de inseguridad ante lo mutable de las relaciones y los sentimientos evanescentes

La imagen que Mozart ofrece de las mujeres es mala presentándolas como inconstantes, frívolas e interesadas por el dinero pero los hombres no salen mejore parados. Son tontos conformistas,  muy  necesitados afectiva y sexualmente.

Desde un punto de vista legal es destacable que lo que se celebra es un matrimonio civil ante notario y no un matrimonio religioso. La ópera recoge una reforma legal de sólo seis años antes. La Ley de matrimonios de 1873  define el matrimonio como un contrato privado permitiendo la celebración de matrimonios civiles. Fue la primera ley europea de matrimonios privados anticpándose a las inspiradas por la revolución Francesa.

Lección de Mozart para todos. Hay que aprender a ser felices y no pedir demasiado a la vida ni a las relaciones entre mujeres y hombres.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.