LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

19/05/2024. 04:43:08

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

BLOG DEL ABOGADO LITIGANTE

Cómo adaptar nuestro interrogatorio al testigo

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog
Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla

Interrogar a todos los testigos de la misma forma es como pretender pescar tiburones cebando el anzuelo con pan (Anónimo)

Como señala Carofiglio, una de las reglas esenciales del buen interrogatorio parte de la base de la necesidad de disponer de un buen conocimiento del sujeto a interrogar y de la impresión o efecto psicológico que su testimonio haya causado o vaya a causar en los jueces. La razón de dicho principio reside en que la estrategia que vayamos a emplear durante el interrogatorio (incluso en la propia renuncia a interrogar) va a estar condicionada por diversos factores asociados a la persona del testigo y a cómo es percibido su testimonio por el juez.

Efectivamente, todo abogado sabe que no existe un testigo ni un testimonio cuyas circunstancias sean iguales, pues en aquel influirán factores tan dispares como el conocimiento de los hechos (presenciales o referenciales), su conocimientos técnicos, su tendencia a dar un testimonio imparcial o parcial, su faceta de colaborador de la Justicia, la intención o falta de ella de decir la verdad, su experiencia testificando y, finalmente,  su desventaja a la hora de testificar (menores, personas ancianas, discapacitados, etc.).

Ello nos lleva a que en función de la categoría en la que ubiquemos al testigo, el abogado, al planificar su intervención y llevarla a cabo, tendrá que decidir emplear una u otra estrategia que se adapte no solo a las características del testigo, sino igualmente al efecto que éste va a causar en los jueces, pues este efecto también va a condicionar otros aspectos del interrogatorio. A dicha conclusión llegamos dado que el testigo no solo aporta su testimonio, sino que este va acompañado de factores vinculados a su credibilidad, tal como forma de presentarse, de comunicarse y de transmitir su experiencia, lo cual influirá notoriamente en el juez, que es en definitiva quien debe ser persuadido a través de las preguntas y respuestas que escuchará.

Expuesto lo anterior, a continuación vamos a realizar una sencilla clasificación de los testigos más habituales a los que interrogamos, detallando algunos aspectos de las estrategias esenciales para determinar el tipo de interrogatorio a realizar en función de los parámetros indicados. Esta clasificación, tan sólo pretende destacar la importancia de categorizar a los testigos y ofrecer, de paso, algunas reglas para su reflexión.

Testigos falsos voluntarios (que testifican con la intención de no decir verdad)

  • Conocer con precisión a la persona que vamos a interrogar.
  • Tener claro el objetivo que pretendemos conseguir (atacar la fiabilidad del testigo y atacar el testimonio).
  • Observar la conducta del testigo durante el interrogatorio directo.
  • Posibilidad de ataques destructivos y más agresivos (excepción a la regla de no enfrentamiento con el testigo).
  • Centrarse en los detalles.
  • Atacar su motivación o interés.

Testigos falsos involuntarios (no dicen la verdad, pero por error, confusión, sugestión, etc.)

  • Conocer con precisión a la persona que vamos a interrogar.
  • Evitar tono agresivo.
  • Empatizar.
  • Realizar una aproximación amigable.
  • Cuestionar su declaración introduciendo un relato alternativo.

Peritos (si bien no comparten la condición de testigos, los incluiremos en esta clasificación).

  • Examen muy difícil por la pericia del interrogado.
  • Si no tenemos un plan trazado ni apoyo científico externo, mejor no preguntar.
  • No preguntas abiertas
  • Preguntas claras, sencillas y cortas.
  • Preguntas siempre en un tono neutro, sin rastro de matices agresivos.
  • Atacar la falta de credibilidad vía falta de imparcialidad, falta de idoneidad, falta de confiabilidad en la pericia.

Policía

  • Conocer el funcionamiento de las dependencias policiales y la psicología del inspector
  • Conocer la forma de preparación de los testimonios de la policía.
  • Conocer su rol en el caso y si cumplió con los protocolos y buenas prácticas de investigación y si respetó las garantías procesales.
  • Mayor posibilidad de realizar un interrogatorio más intenso y con más ritmo al conocer el juez la experiencia de los mismos en esta fase.
  • Comenzar desde el principio con seguridad y solvencia, a fin de demostrar al testigo nuestra preparación sobre el tema, es decir, que disponemos de conocimiento e información sobre el caso.
  • Evitar mantener una conducta hostil con el testigo, tratando de ser amigables pero, a su vez, que sea firme y segura.

 Sujetos débiles

  • Empleo del tacto y sensibilidad durante el interrogatorio
  • El tribunal no permitirá un interrogatorio con un ritmo intenso.
  • Autodominio para evitar actuar agresivo, hostil o condescendiente (generará hostilidad de los jueces)
  • Ser claro y conciso en los interrogatorios, excluyendo términos que no se entiendan por el testigo.
  • Sus contradicciones pueden justificadas por el tribunal debido a su inexperiencia

Víctimas

  • Mismo tratamiento que sujetos débiles.
  • Verán al defensor de forma hostil, como una extensión del imputado.

Por lo tanto, antes de abordar el interrogatorio del testigo hemos de conocer la clase o naturaleza en la que podemos encasillarlo para, acto seguido, considerar todos los factores que concurrirán en su testimonio y en el efecto que este pueda producir. Haciéndolo así, seremos sin duda más eficaces y nuestro interrogatorio llegará a ser más persuasivo.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

Blog

El Abogado Litigante

Te recomiendo

El abogado orientado por su estrategia debe presentar su caso ante el juez como el más creíble y fundamentado en derecho, es decir, a través de unas líneas de defensa solventes que comprenderán cómo plantear/realizar un interrogatorio y un contrainterrogatorio eficaz, presentar el resto de la prueba y exponer un alegato persuasivo.  Para lograr dicho objetivo, deberá servirse de las técnicas estratégicas de litigación, que comprenden los procesos de comunicación y argumentación seguidos por el abogado antes, durante y después del juicio y que se materializan especialmente a través de las técnicas de interrogatorio, argumentación y oratoria. Con estos y mediante el empleo de contenidos procesales, materiales y de diferentes técnicas (psicología forense, oratoria y otras disciplinas), conseguirá transmitir la necesaria credibilidad.

Partiendo de esta idea, El blog del abogado litigante está dirigido a los profesionales del derecho que pretendan mejorar y crecer en sus intervenciones procesales gracias a las técnicas de litigación que iremos compartiendo de forma periódica.