LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

18/05/2024. 12:09:19

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Conocer al testigo, la base de un buen interrogatorio (sin olvidar el uso de la ficha del testigo)

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog
Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla

Para adoptar la decisión de realizar el interrogatorio es fundamental que conozcamos al testigo,  su testimonio y la coherencia de éste con el resto de la información fáctica y probatoria del caso. De esta forma, podremos reflexionar con fundamento a la hora de abordar si proponemos e interrogamos a un testigo para el interrogatorio directo, o si decidimos realizar el contrainterrogatorio del testigo propuesto de adverso.

El conocimiento de todo testigo abarca la información sobre aquellos elementos que pueden guardar relación directa o indirecta con el caso: sus antecedentes, relación o vínculos de filiación o amistad con la otra parte, intereses de todo tipo, capacidades físicas, psíquicas, de percepción, participación en los hechos, etc. En definitiva, todo aquello que nos permita situarlo adecuadamente en el marco del procedimiento.

Con dicha información, a continuación hay que analizar el testimonio ya prestado en las actuaciones con especial consideración de su integración con el resto del material probatorio, determinándose así la relevancia de su testimonio para nuestros intereses.

Por lo tanto, la toma de las medidas adecuadas para conocer a los testigos es un deber básico para la adecuada preparación y defensa del caso, pues no sólo nos permitirá adaptar nuestro interrogatorio al perfil del mismo, sino que será esencial para una efectiva orientación del interrogatorio dando a dicha información el uso más adecuado a tenor de las circunstancias.

En cuanto al interrogatorio directo, no tendremos problemas, pues podremos conocer al testigo y evaluar no solo su capacidad para testificar, sino igualmente los aspectos personales a los que nos venimos refiriendo.

Respecto al contrainterrogatorio, es fundamental realizar una cuidadosa investigación de la persona del testigo y de los móviles que le llevan a prestar su declaración. Para ello, podremos emplear fuentes como nuestro propio cliente, otros testigos que lo conozcan, su declaración previa (caso de constar en las actuaciones) y, como no, bucear en internet a la busca de información complementaria sobre el mismo. En este sentido, a través de este recurso podemos alcanzar no sólo información profesional o empresarial, sino que las redes sociales pueden suministrarnos información que puede ser muy relevante a través de los perfiles públicos (relaciones sentimentales, amistad o enemistad, dependencia, etc. con las partes). En algunos casos, es incluso recomendable contratar los servicios de un detective privado, pues a través del mismo podremos conocer aspectos claves para cuestionar su credibilidad como testigo o la veracidad de su testimonio.

Partiendo de este deber exigible a todo abogado litigante, hoy vamos a examinar una herramienta que nos servirá para sistematizar la información que requerimos para el indispensable conocimiento del testigo: la Ficha del Testigo. 

La ficha del Testigo consta de dos partes claramente diferenciadas: una primera, dirigida a la identificación del testigo, seguida por una segunda en la que se aborda la estrategia propia del interrogatorio que vamos a seguir.

Dedicaremos el resto del post a examinar la primera parte, dejando para otro posterior el examen de la parte estratégica.

La ficha comienza con una serie de datos básicos para identificar al testigo como su nombre y apellidos, su profesión y la parte que lo propone. De esta forma, y especialmente en casos de varios testigos propuestos, nos será más fácil sistematizar e identificar dicha información.

IDENTIFICACIÓN Y OTRAS CIRCUNSTANCIAS DEL TESTIGO

Nombre y apellidos:

Trabajo o profesión:

Parte que lo propone:

El segundo apartado se dirige a resumir la calidad del testigo (directo o de referencia) y las razones por las que se propuso al testigo, lo que nos ayudará a enfocar posteriormente el interrogatorio. De esta forma, en caso de que sean varios testigos los citados a juicio, podremos centrarnos rápidamente tras la lectura de dicha información.

IDENTIFICACIÓN Y OTRAS CIRCUNSTANCIAS DEL TESTIGO

Testigo directo o de referencia:

Razón de su proposición:

La tercera parte es quizás la más importante de este primer apartado de la ficha, pues en la misma se incluye la información necesaria para valorar los aspectos relacionados con la credibilidad del testigo.

Aquí encontraremos un parámetro amplísimo cuyo vértice se encuentra en los antecedentes y motivaciones del mismo, es decir, las relaciones del testigo con las partes y con los hechos sobre los que declara, pudiendo considerarse como tales los antecedentes personales (relaciones de amistad o enemistad, dependencia, emocionales, de empresa, etc.) o reales o motivacionales (subjetividad o interés personal del testigo en el resultado, etc.); finalmente, el apartado dirigido a las fortalezas y debilidades del testigo recoge un amplio abanico de circunstancias que nos permitirá calificar al testigo positiva o negativamente en función de sus fortalezas o debilidades (presencia, comunicación verbal y no verbal, la credibilidad que transmite, estado de nerviosismo, etc.). Esta información nos será de gran ayuda para elaborar la segunda parte de la Ficha.

En la cuadricula de Hechos, incluiremos , de forma muy resumida, los hechos que puede aportar el testigo, y decimos resumida, porque en la segunda parte de la ficha sistematizaremos dicha información a medida que vayamos avanzando en los objetivos que pretendemos conseguir con el interrogatorio.

IDENTIFICACIÓN Y OTRAS CIRCUNSTANCIAS DEL TESTIGO

Antecedentes personales:

Motivaciones e intereses:

Fortalezas del testigo:

Debilidades del testigo:

Hechos:

En un próximo post trataremos la segunda parte de la ficha, centrada en la articulación de los objetivos que pretendemos conseguir con el interrogatorio, los hechos que vamos a probar y las temáticas relacionadas con las preguntas que vamos a realizar.

 

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

Blog

El Abogado Litigante

Te recomiendo

El abogado orientado por su estrategia debe presentar su caso ante el juez como el más creíble y fundamentado en derecho, es decir, a través de unas líneas de defensa solventes que comprenderán cómo plantear/realizar un interrogatorio y un contrainterrogatorio eficaz, presentar el resto de la prueba y exponer un alegato persuasivo.  Para lograr dicho objetivo, deberá servirse de las técnicas estratégicas de litigación, que comprenden los procesos de comunicación y argumentación seguidos por el abogado antes, durante y después del juicio y que se materializan especialmente a través de las técnicas de interrogatorio, argumentación y oratoria. Con estos y mediante el empleo de contenidos procesales, materiales y de diferentes técnicas (psicología forense, oratoria y otras disciplinas), conseguirá transmitir la necesaria credibilidad.

Partiendo de esta idea, El blog del abogado litigante está dirigido a los profesionales del derecho que pretendan mejorar y crecer en sus intervenciones procesales gracias a las técnicas de litigación que iremos compartiendo de forma periódica.