LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

25/06/2024. 18:16:46

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Blog de Snacks Tech & Lex

El bosque de sombrillas

Socio fundador de Avezalia, firma especializada en el asesoramiento jurídico integral TIC

El bosque de sombrillas

Hay algunos indicadores que marcan la situación actual de crisis en la que estamos inmersos. Uno de dichos indicadores es "la sombrilla de playa". Ayer domingo, cuando me disponía a pasar un día en la playa donde siempre he ido desde pequeño, me encontré con algo que nunca había visto: un bosque de sombrillas. Había tantas que no me dejaban ver el mar, e intentar ir a la orilla se tornaba en toda una aventura, como si de una frondosa selva se tratara, donde tenía que ir saltando -literalmente- todo tipo de obstáculo. Nunca había vivido tal experiencia.

Tenía la esperanza de que dicho bosque desapareciera, en parte, llegada la hora de la comida, pero no fue así. Esos árboles sombrillas no disminuían, todo lo contrario, y se llenaban sus bases de moradores en busca de una sombra de la que resguardarse del calor imperante. Mirabas al paseo marítimo y veías a unos náufragos mirar desesperado hacia la orilla. Todos iban vestidos igual. Debían pertenecer al mismo barco, pues usaban pantalón negro y camisa blanca. Y debían estar bien perdidos, pues no hacían otra cosa que mirar hacia el bosque de sombrillas, sin hacer nada más.

Mientras tanto, en el bosque, observaba como algunos de sus moradores cogían apetitosos frutos de la base del árbol sobrilla, tales como sandía, y todo tipo de manjares: tortilla de patatas, filetes empanados, cocido muy típico español, etc. Empecé a recordar que eso ya lo había visto antes, mucho antes. Hacía ya tanto tiempo que ni me acordaba. Entonces era un impúber, agarrado a la falda de mi madre, en una época donde me "quemaba" el cuerpo entero porque no existían esas maravillosas cremas de sol con factor de protección de todo tipo de numeración. Sí, me quemaba, me ponía rojo como el hierro incandescente, tanto que no podía apoyarme en nada por el dolor. Y ahora dicen que el sol es peligroso. Como si no lo hubiera sido siempre.

Cansado de no poder acercarme ni a la orilla, me dispuse a tomar un refresco. Me acerqué al chiringuito más cercano, y había gente, pero no tuve que hacer cola para pedir una cerveza bien fría. Ese era otro indicador de la crisis. Cuando fui a pagar, me encontré con una repentina bajada en el precio de la ansiada rubia de verano. ¿Sería ese otro indicador? Tal vez sí. Quizás se trate de una estrategia para la captación de clientes. Sea como fuere, creo que no habían cubierto las perspectivas marcadas, pues al poco de irme apenas había moradores.

Me dispuse a marchar. Quería ser previsor, para que no me cogiera las infumables caravanas de coches que todos los años se forman, máxime cuando era fin de semana y final de la segunda quincena de julio. Y efectivamente había coches en la carretera, la gran mayoría tenían cubiertas todas sus plazas… y el maletero a reventar: sombrillas, neveras, y hasta el balón de playa sobresalían para indicarme que ese coche había formado parte del bosque de sombrillas.

Había tráfico, para que os voy a engañar, pero no había retenciones. Tardé exactamente lo mismo que tardo un día cualquiera del año, cinco minutos más a lo sumo. Es otro indicador, otra señal más de que la crisis es real. Sin embargo, algunos medios de comunicación se empecinan en hacer ver lo contrario. Como si no tuviéramos ojos para ver la realidad. Que hay movimiento es innegable, pues somos más de 40 millones de personas, y no van a decidir todos a la vez quedarse en casa, como es lógico. Pero que el movimiento es menor, es una verdad como un templo.

Me llamó la atención los muchos coches que vi de nueva matriculación. Parece que el "Plan Renove" está dando sus frutos, como también lo da el "Plan E" para los fabricantes de paneles informativos, pues hay más paneles que obras (con lo que cuestan). Sé que es muy fácil opinar, pero como es gratuito hacerlo, me voy a dar el gustazo y diré que todo esto me parece muy bien, pero estimo que es "pan para hoy y hambre para mañana". Además, esas macroaceras que están poniendo por todas las ciudades seguro que, en el futuro, tendrán que estrecharlas porque lo único que hacen es entorpecer el tráfico. Quieren que compres un coche y, por otra parte, te quitan aparcamiento y te lo ponen más difícil a la hora de transitar. No lo entiendo. Si ese dinero, o parte del mismo, se empleara para otros fines, como es la creación de una red wifi nacional, lo que ganaría este país. Si se apostara con mayor visión, a futuro, y no lo inmediato…

Si, lo que habéis oído, una red wifi nacional. El ejemplo lo tenemos en Estonia, ese país Báltico que pocos conocemos, y que está mucho más avanzado que España en cuanto a tecnologías de la información y la comunicación. Y es que el gobierno de aquel país lleva más de diez años apostando por "conectar y alfabetizar tecnológicamente" a todos sus ciudadanos, siendo la informática asignatura obligatoria. Así, en su día declaró que Internet es un derecho de los ciudadanos, tal como dice la publicidad de una de las compañías de comunicación que tenemos aquí en España, y que todos sabéis a cual me refiero. Te puedes conectar en cualquier sitio, de forma gratuita. Muchos lo usaran para ocio, pero otros muchos lo harán para trabajar, porque Internet hoy día es una herramienta más de trabajo, una herramienta de progreso y de generación de riquezas, aunque muchos se empeñen en no verlo.

En España es difícil que esto funcione, en primer lugar por la oposición férrea de las compañías de comunicación, que ven peligrar su próspero mercado. Tenemos la mayor tasa de desconexión digital de Europa, y lo poco que tenemos es excesivamente caro y lento. Esto no es banda ancha, aunque nos lo quieran vender con ese nombre.

De todos modos no me imagino a ese bosque de sombrillas, conectado a Internet a la vez que comiendo sandía. Y tampoco sé si lo quiero.

¿Quiere leer otros post del Blog de Snacks Tech & Lex?

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.