LegalToday

Por y para abogados

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

11/07/2020. 02:09:08

LegalToday

Por y para abogados

Blog ECIJA 2.0

Sin abogados, no hay festival

abogado de Information Technology de ECIJA

Desde que empieza el buen tiempo y a medida que se acerca el verano, los festivales musicales nacionales e internacionales se van sucediendo prácticamente cada fin de semana. De hecho, se organizan festivales para todos los gustos y de muy variada temática, pero solo algunos de estos eventos pueden llegar a calificarse como imprescindibles en la agenda de cualquier festivalero. Sin duda, hablamos de aquellos que, a fuerza de perseverar y ofrecer un buen producto, han logrado crear alrededor de su marca un verdadero acontecimiento.

Personas en un concierto

Así, para poder consolidarse y celebrar veinte ediciones como es el caso del FESTIVAL INTERNACIONAL DE BENICÀSSIM®, existen una serie de factores que los promotores no pueden pasar por alto y en la lista de tareas a realizar "llamar al abogado" ocupa un lugar prioritario.

En efecto, preparar un festival es una carrera de fondo, hasta el punto de que su preparación comienza todavía en invierno, cuando los conciertos a pie de playa son una realidad aún lejana y hay infinidad de gestiones por delante para que las instalaciones, artistas, tiendas, restaurantes, personal, seguridad, acceso y coordinación con los ayuntamientos estén listos para el momento de la verdad.

Para empezar, debe constituirse el vehículo a través del cual se van a gestionar todos los contratos, licencias, patrocinios y demás asuntos relativos a la organización del festival. Lo más habitual es constituir una sociedad limitada o incluso echar mano de las Agrupaciones de Interés Económico ("AIE") que, por sus características y régimen tributario aplicable, ofrecen una serie de beneficios fiscales que a largo plazo pueden resultar atractivos para inversores y partners.

En este contexto, debemos tener presente que el promotor de un evento es siempre el que mayor responsabilidad soporta por lo que la estructura de la entidad organizadora del festival es extremadamente importante. Además, será el promotor quien canalice todas las decisiones a tomar en el seno de la organización del evento por lo que su organigrama interno debe estar bien jerarquizado para asegurar que las gestiones se tramitan con agilidad y las garantías necesarias.

A continuación se deberá identificar la normativa aplicable al festival en cuestión y, dado que en la normativa relativa a espectáculos públicos es predominantemente municipal, al final será necesario contar con el visto bueno de los ayuntamientos correspondientes para que expidan la pertinente licencia, trámite que sin duda constituye el punto de partida para comenzar con el resto de preparativos. En esta etapa entra en juego la preparación en cuanto a la seguridad del recinto y las instalaciones, el plan de evacuación, el personal de seguridad y sanitario mínimo para garantizar la celebración del evento sin incidentes, los seguros de responsabilidad civil para cubrir el evento y todas las cuestiones de gestión de riesgos.

Una vez sentadas las bases empieza la diversión, hay que crear un cartel atractivo y acorde con el público objetivo del festival. Naturalmente, esta parte del proceso también necesita de abogados ya que hay que asegurar que se cuenta con todos los derechos de propiedad intelectual, propiedad industrial y derechos de imagen de todos los artistas intervinientes.

Asimismo, habrá que tener claro de antemano los diferentes tipos de propiedad intangible que van a ser objeto de uso durante el festival ya que si se van a crear obras ad hoc, se van a versionar temas de artistas no intervinientes o se va a realizar una producción audiovisual del evento se deberá contar con la autorización del titular de derechos tanto para la captación/ejecución del material como para su posterior explotación.

Todo lo anterior, unido a la gestión de proveedores y clientes inherente a cualquier evento multitudinario, forma parte del esfuerzo de meses que los promotores invierten para ponerse a prueba en 3 días de festival. Por supuesto, todo es poco si al final tienes la oportunidad de ver a tu grupo favorito en acción.

Las obligaciones contractuales ante hechos imprevisibles: ‘rebus sic stantibus’

En todo contrato, independientemente de su naturaleza jurídica, rige el principio de equivalencia de las prestaciones. La llamada «base del negocio», desarrollada...

El delito de administración desleal y su delimitación con otros delitos

Actualmente, los que nos dedicamos en exclusiva al Derecho Penal podemos observar que el delito de administración desleal está muy a...

El ingreso mínimo vital

El Real Decreto-ley 20/2020, de 29 de mayo, ha establecido el ingreso mínimo vital, con la finalidad de garantizar una mejora...

Los efectos de la declaración de simulación

En los últimos tiempos hemos sido testigos de numerosos procedimientos en los que la Agencia Tributaria ha modificado la calificación de...

Dies a quo para el cómputo de los permisos cuando el hecho causante coincide en festivo para el trabajador

La representación letrada de varios sindicatos interponen demanda de conflicto colectivo ante la AN solicitando que el "dies a quo" del cómputo...