LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

24/02/2024. 11:26:50

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Las órdenes de alejamiento y su retirada

Especialista en penal y procesal penal. Dexia Abogados

Las órdenes de alejamiento tienen la finalidad de proteger a la víctima de cualquiera de los delitos enumerados en el art. 57 del Código Penal, que son: homicidio, aborto, lesiones, delitos contra la libertad, torturas y contra la integridad moral, la libertad e indemnidad sexuales, la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, el honor, el patrimonio y el orden socioeconómico.

Estas medidas permiten que, de forma cautelar, se prohíba al investigado residir en un determinado lugar o acudir a él, aproximarse a la víctima o comunicarse con ella (ya sea personalmente, por teléfono, por correo o por cualquier vía telemática).

Ahora bien, ¿quién puede pedir una orden de alejamiento? Lo primero de todo es que se tiene que haber iniciado un procedimiento penal mediante una denuncia y que la víctima alegue que tiene miedo de su agresor. No vale solamente con el testimonio de la víctima, para que pongan una orden de alejamiento es importante que existan pruebas como puede ser un parte de lesiones, por ejemplo.

La duración de la orden de alejamiento dependerá de su finalidad, esto es que, si se impuso como medida cautelar en la fase de instrucción, será válida hasta la celebración del juicio. Una vez que se celebre el juicio, el juez o tribunal puede condenar y mantener la orden de alejamiento durante un tiempo determinado.

No son pocas las consultas que nos llegan al despacho de víctimas que quieren retirar la orden de alejamiento que el Juez ha impuesto al agresor. Nos cuentan que solo fue una pelea, que las amenazas no se iban a cumplir, que fue la policía quien hizo el atestado y que la víctima no quería que se le pusiera una orden de alejamiento, etc. También nos llegan casos de parejas que se reconcilian y entre ellos se piden perdón, ahora bien, aunque se retome la relación, si se sufrieron lesiones de la pareja y tiene una orden de alejamiento, tendría que cumplirla el tiempo estipulado, no hay otra solución.

Si el investigado vuelve a contactar con la víctima teniendo este una orden de alejamiento, estaría cometiendo un delito de quebrantamiento de condena. Habría que sumar un procedimiento penal más, a parte del iniciado por la denuncia de la víctima.

Cuando existen partes de lesiones de un hospital, por ejemplo, es muy complicado que, si la víctima pide al Juez que retire la orden de alejamiento, se lo concedan. El Fiscal va a seguir pidiendo que se mantenga la orden de alejamiento por seguridad de la víctima, entendiendo que, si ya le lesionó en alguna ocasión, podría volver a intentarlo.

Hay casos que, la propia víctima nos ha dicho que quiere volver con su pareja, que le denunció, pero fue por venganza, que ni siquiera hay parte de lesiones, pero que sí que tiene orden de alejamiento porque, por ejemplo, los vecinos escucharon una discusión. En estos casos, si la víctima quiere que se le retire la orden de alejamiento a su pareja y que se archive el procedimiento porque ha puesto una denuncia falsa y se arrepiente de haberlo hecho, la solución es ir al Juzgado de Guardia, a la Comisaría de Policía o al Cuartel de la Guardia Civil y decir que le ha puesto una denuncia falsa a su pareja o a cualquier persona que denunciara sin motivos o con motivos falsos. Este hecho también se investigará y de ser cierto, se pondría fin a la orden de alejamiento.

De todas formas, la persona que pide una orden de alejamiento, ya sea contra su pareja o contra otra persona, tiene que ponerse delante de un Juez y explicarle por qué ha denunciado y por qué quiere que mínimo, hasta que se celebre el juicio, que se le interponga una orden de alejamiento. Además, la denuncia se interpone con pruebas y la víctima tiene que alegar que siente miedo del denunciado y que teme por su integridad.

El hecho de decir que se tiene miedo de esa persona delante del Juez, hace que, si existen indicios suficientes, se tome esa medida. Lo que no se puede hacer es, días después, reconciliarse con esta persona y querer que se retire la orden de alejamiento.

El derecho Penal no está para utilizarlo según convenga a nuestros intereses, está para que el Estado nos proteja.

 

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

RECOMENDAMOS