LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

27/09/2022. 13:14:29

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El buen gobierno corporativo en las entidades financieras

El buen gobierno corporativo está cobrando cada vez más importancia en el ámbito local e internacional, debido a su reconocimiento como un valioso medio para alcanzar mercados más confiables y eficientes. Hecho que se torno de suma importancia en estos tiempos debido a la crisis financiera y económica mundial

El buen gobierno corporativo en las entidades financieras

De esta manera, se ha reconocido el impacto directo y significativo que la implementación de dichas prácticas tiene en el valor, solidez y eficiencia de las empresas, y, por tanto, en el desarrollo económico y bienestar general de los países.

Como sabemos el gobierno corporativo esta definido como el conjunto de reglas, políticas y procedimientos que se utilizan para controlar y dirigir la organización corporativa de una forma equitativa y responsable. La estructura del gobierno corporativo especifica la distribución de los derechos y responsabilidades entre los diferentes participantes de la sociedad, tales como el directorio, los gerentes, los accionistas y otros agentes económicos que mantengan algún interés en la empresa. El gobierno corporativo también provee la estructura a través de la cual se establecen los objetivos de la empresa, los medios para alcanzar estos objetivos, así como la forma de hacer un seguimiento a su desempeño.

Las entidades del sistema financiero no son ajenos en su aplicación. De ahí, que en el ámbito financiero la convención de Basilea II reafirmó que en todas las entidades financieras debe establecerse un Comité de Auditoría formado por personal de la junta directiva bajo un reglamento especial que lleve a analizar los riesgos, los problemas, las inconsistencias, los errores financieros y económicos y sobretodo que ayude a cumplir una adecuada labor los entes de control tanto internos como externos, Parámetros del nuevo acuerdo de capital e información establecidos para instituciones financieras; en este acuerdo las entidades se comprometen a cubrir riesgos de mercado como el de liquidez, tasa de cambio y tasa de interés, así como riesgos operativos buscando implementar el "Código de Ética Corporativo" para crear lo que se entendería como Cultura de Mitigación de Riesgos.

Por ello, unas prácticas eficaces de gobierno corporativo resultan esenciales para conseguir y mantener la confianza del público en el sistema bancario, algo esencial para el adecuado funcionamiento del sector bancario y de la economía en su conjunto. Las insuficiencias en el gobierno corporativo pueden acabar en quiebra bancaria, que a su vez puede acarrear costes y efectos significativos de dimensiones públicas por su impacto potencial en los esquemas de seguro de depósito aplicables y por sus posibles implicaciones macroeconómicas, como el riesgo de contagio o el impacto en los sistemas de pago. Asimismo, los mercados podrían perder su confianza en la capacidad del banco para gestionar adecuadamente sus activos y pasivos, incluidos los depósitos, lo que a su vez podría generar una retirada masiva de fondos o una crisis de liquidez.  Lo cierto es que además de sus responsabilidades con sus accionistas, los bancos también tienen que responder ante sus depositantes.

Desde la perspectiva del sector bancario, el gobierno corporativo se refiere a la manera en la que el consejo de administración y la alta gerencia dirigen las actividades y negocios del banco, lo cual influye en la forma de:

  • Fijar objetivos corporativos;
  • Realizar las operaciones bancarias diarias;
  • Asumir sus responsabilidades frente al accionariado y tener en cuenta los intereses de otras partes con intereses reconocidos;
  • Asegurar que las actividades y el comportamiento del banco están a la altura de la seguridad y solidez que de él se espera y cumplen las leyes y reglamentos en vigor; y
  • Proteger los intereses de los depositantes.

Los supervisores están especialmente interesados en el gobierno corporativo por ser un componente esencial para el funcionamiento seguro y estable de cualquier banco, que podría alterar su perfil de riesgo si no se aplicara correctamente. Así como el establecimiento y aplicación de las políticas y la comprobación de su cumplimiento por parte del consejo y la alta gerencia son esenciales para la función de control que desempeñan los bancos, la vigilancia eficaz de los negocios y actividades del banco que realizan ambos órganos contribuye al mantenimiento de un sistema supervisor óptimo y eficiente. Asimismo, un adecuado gobierno corporativo también facilita la protección de los depositantes del banco y la confianza de los supervisores en los procesos internos del banco. En este sentido, la experiencia supervisora demuestra la importancia de contar con niveles de responsabilidad adecuados y con mecanismos de control y equilibrio de poderes en cada banco.

Además, unas buenas prácticas de gobierno corporativo son especialmente importantes cuando el banco atraviesa dificultades o cuando resulta necesaria una acción correctiva, dado que el supervisor puede necesitar la participación activa del consejo de administración para encontrar soluciones y vigilar la aplicación de dichas acciones.

Un buen gobierno corporativo puede verse obstaculizado cuando la estructura de propiedad del banco carece de transparencia o cuando no se aplican mecanismos de control y equilibrio de poderes para evitar actividades inapropiadas o la influencia de personal con información privilegiada o de accionistas mayoritarios. El Comité no sugiere con ello que la existencia de accionistas mayoritarios sea en sí misma inadecuada; de hecho, pueden resultar incluso beneficiosos para el banco y, en numerosos mercados y pequeños bancos, se trata de una modalidad de propiedad bastante común y perfectamente adecuada que no preocupa en absoluto a los supervisores. Sin embargo, es importante que los supervisores adopten medidas para asegurar que este tipo de propiedad no impide el adecuado gobierno corporativo. En concreto, los supervisores deben poder comprobar la adecuación e idoneidad de los propietarios del banco.

Los mecanismos de gobierno corporativo, así como los sistemas jurídicos y reguladores, varían ampliamente entre países. Con todo, es posible conseguir un buen gobierno corporativo independientemente de la forma que adopte una organización bancaria, siempre y cuando estén presentes una serie de funciones. Para asegurar un adecuado mecanismo de control y equilibrio de poderes en un banco, su estructura organizativa deberá ejercer cuatro tipos de vigilancia repartidas entre: (1) el consejo de administración o el consejo supervisor; (2) personas que no participan en la actividad diaria de las distintas unidades de negocio; (3) los responsables de las diferentes líneas de negocio; y (4) las funciones independiente de gestión de riesgos, cumplimiento y auditoría. Además, es importante que el personal clave cumpla los criterios de idoneidad y adecuación para su puesto de trabajo.

Aunque la propiedad gubernamental de un banco podría alterar sus estrategias y objetivos, los riesgos a los que tendría que enfrentarse si su gobierno corporativo fuera débil serían los mismos que en el caso de otros bancos. Por consiguiente, los principios generales para un adecuado gobierno corporativo también deberán aplicarse a los bancos de propiedad estatal, así como a otros tipos de propiedad como bancos familiares, bancos que forman parte de un grupo no financiero más amplio o aquellos que no cotizan en bolsa.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.