LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

04/03/2024. 18:25:25

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Cuáles son las enfermedades que te dan la incapacidad

Abogada y Coordinadora de Laboral y Seguridad Social en Toro Abogados

La imposibilidad de seguir con su profesión puede presentarse en cualquier momento para un empleado, ya sea por una dolencia derivada de su trabajo o debido a contingencias cotidianas como enfermedades. A continuación, nos adentraremos en un análisis detallado de esas enfermedades que podrían desencadenar la incapacidad permanente, explorando sus características, implicaciones y la manera en que afectan a los trabajadores.

Introducción a la incapacidad permanente

La incapacidad permanente en España es un estado reconocido por la Seguridad Social que implica la inhabilidad para trabajar de forma permanente en la profesión habitual. Los requisitos incluyen un período mínimo de cotización y pasar por un proceso médico y evaluación que determinará el grado de incapacidad:

  • Incapacidad Permanente Parcial (IPP): Se refiere a una limitación no superior al 33% para realizar algunas tareas específicas de su profesión habitual. La persona recibe una indemnización única de dos años de su base reguladora.
  • Incapacidad Permanente Total (IPT): La persona no puede desempeñar las tareas fundamentales de su profesión habitual, pero puede trabajar en otro tipo de ocupación. El afectado percibe una pensión mensual equivalente al 55 % de su base, o al 75 % si tiene más de 55 años y no trabaja en otra cosa.
  • Incapacidad Permanente Absoluta (IPA): Impide completamente al individuo trabajar en cualquier tipo de ocupación. La pensión es mensual, en este caso del 100%.
  • Gran Invalidez (GI): Es el grado más alto de incapacidad laboral. La persona afectada necesita asistencia de terceros para realizar actividades básicas de la vida diaria. Recibe una pensión más alta, con un complemento por su alto grado de dependencia.

Enfermedades crónicas y su impacto en la vida diaria

Las enfermedades crónicas, por su naturaleza persistente y a menudo progresiva, abarcan afecciones como la diabetes, enfermedades cardíacas, artritis y trastornos respiratorios. Requieren manejo a largo plazo, tratamientos constantes y ajustes en el estilo de vida. Su impacto trasciende lo puramente médico, afectando las rutinas, las relaciones personales y generando desafíos emocionales significativos.

Por ello, no solo modifican la dinámica cotidiana, sino que también influyen en la capacidad laboral. La necesidad de tratamientos frecuentes o consultas médicas regulares interrumpe la continuidad en el trabajo, generando estrés y ansiedad. La adaptación del entorno laboral se vuelve esencial para permitir a los afectados por enfermedades crónicas mantener una vida profesional estable y productiva. Pero en algunos casos, esto no es posible y cabe plantearse la incapacidad permanente.

Criterios del INSS y del Tribunal Médico para la incapacidad

La valoración del impacto de la dolencia o lesión en la vida diaria y laboral del individuo es crucial para determinar el grado de incapacidad permanente. Si permite realizar otras tareas laborales, imposibilita el trabajo por completo o requiere asistencia para actividades esenciales, influirá en la decisión del grado.

  • Historia clínica. La combinación de múltiples condiciones médicas puede agravar el impacto de la lesión actual, influyendo en la evaluación del grado de incapacidad permanente.
  • Posibilidades de mejoría y recuperación. Si hay perspectivas de reducción en la incapacidad en futuras revisiones, puede implicar una disminución del grado otorgado inicialmente o incluso su retirada.
  • Otros criterios. Por ejemplo, casos previos similares, accidentes laborales pasados, o incluso el profesiograma para el puesto que desempeña.

Lista de enfermedades para Incapacidad permanente

  • Condiciones neurológicas

Las condiciones neurológicas son complejas y variadas. Desde enfermedades crónicas como el Parkinson o el Alzheimer, hasta la esclerosis múltiple, pueden impactar de manera profunda en la vida laboral. En el caso del Parkinson, los temblores y la rigidez muscular pueden limitar las tareas físicas. La esclerosis múltiple puede causar fatiga extrema y problemas cognitivos que afectan la productividad. A menudo, se necesitan adaptaciones laborales, flexibilidad en los horarios y apoyo emocional para que quienes sufren estas condiciones puedan trabajar cómodamente.

  • Enfermedades reumáticas

Las enfermedades reumáticas engloban un conjunto diverso de afecciones, como la artritis reumatoide, la osteoartritis y la fibromialgia, entre otras. Estas condiciones pueden generar dolor, rigidez y limitaciones en la movilidad que impactan directamente en el entorno laboral. Por ejemplo, la artritis reumatoide puede causar inflamación dolorosa en las articulaciones, dificultando actividades físicas específicas en el trabajo. La fibromialgia puede provocar fatiga crónica y dolor generalizado, lo que afecta la concentración y el rendimiento laboral.

  • Cáncer y sus diferentes tipos

El cáncer es una enfermedad compleja que abarca una variedad de tipos, como el de mama, pulmón, colon o piel, entre muchos otros. Cada clase tiene características únicas y puede afectar a las personas de manera distinta. Los tratamientos, como la quimioterapia o la radioterapia, pueden generar efectos secundarios que impactan en el trabajo. Esto implica fatiga, estrés emocional y cambios físicos, siendo posible la incapacidad laboral.

  • Enfermedades digestivas

Las enfermedades digestivas comprenden una amplia gama de afecciones, desde el síndrome del intestino irritable hasta la enfermedad inflamatoria intestinal, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa. Estos trastornos pueden provocar síntomas como dolor abdominal, diarrea, estreñimiento y malestar general. El impacto en el ámbito laboral puede ser significativo, ya que los síntomas impredecibles y la necesidad de manejar la dieta pueden interferir con la rutina laboral. En ocasiones es suficiente con una adaptación del puesto, pero otras veces lo adecuado es una invalidez.

  • Otros ejemplos significativos

Existen muchas más condiciones médicas que pueden influir en la vida laboral. Por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión o las cardiopatías pueden limitar la capacidad física en el trabajo. Las enfermedades respiratorias, como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), pueden causar dificultades para respirar, afectando la energía y el rendimiento laboral. Incluso condiciones menos comunes, como trastornos autoinmunes o enfermedades raras, pueden tener un impacto significativo en la vida diaria y laboral.

Conclusión y consideraciones finales

El análisis de las diversas condiciones médicas revela su potencial impacto en la capacidad laboral. En situaciones donde la salud impacta significativamente en la capacidad laboral, buscar la incapacidad es una opción necesaria. Aceptar la propia situación y tomar decisiones fundamentales para la salud y el bienestar es un acto legítimo, por ello solicitar la invalidez es una opción a tener en cuenta.

Para obtener más información sobre los aspectos legales y procedimientos, puedes consultar con nuestros abogados de incapacidades permanentes aquí.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.