08 de diciembre de 2019 | 11:16
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog de Co.Mediación

2 de Octubre de 2019

Mónica Corella

Mediadora y abogada, consultora experta en resolución de conflicto

Félix Arias

Mediador y psicólogo, consultor experto en resolución de conflictos y diseño de estrategias colaborativas

¿El mediador NACE o SE HACE? (II)

“Cualquier cosa que puedas hacer, o que sueñes que puedes hacer, comiénzala. La audacia lleva en su seno el poder y la magia”
Goethe


La persona mediadora es la figura fundamental dentro del proceso de mediación, con un rol muy importante en la contribución de la pacificación de la sociedad. Si bien en la primera parte de este post nos deteníamos en cómo determinadas habilidades y actitudes necesarias en mediación tienen componentes asociados a la propia personalidad, es indiscutible la necesidad de profesionalización de la mediación como garantía esencial de desarrollo y  de calidad de la institución a través de la que se vertebra la gestión positiva de controversias. Es decir, el mediador no solo nace sino que también debe hacerse.

¿Y cómo se hace un mediador? Los profesionales de la mediación requieren unas sólidas competencias que se pueden adquirir a través de una formación multidisciplinar estructurada.

Tanto la normativa española como la europea, y la mayoría de la doctrina coinciden en señalar como esencial la formación multidisciplinar del mediador como medio para adquirir las competencias necesarias para acceder a la profesión mediadora, garantizar la profesionalización de dicha actividad estratégica y con ello garantizar el desarrollo y la calidad de este sistema central de resolución de conflictos, y en última instancia su futuro.

También los Códigos de Conducta que autorregulan la profesión de la mediación reconocen esta necesidad de capacitación, entre otros señalamos el Código Europeo de Conducta para mediadores que dispone que "Los mediadores serán competentes en la materia de mediación y deberán conocer el procedimiento de la misma. Se considerará esencial que posean la formación apropiada y que actualicen constantemente sus competencias teóricas y prácticas, teniendo en cuenta las normas o sistemas vigentes de acreditación. "

En España, la Ley de Mediación (Ley 5/2012, de 6 de julio), en su Preámbulo, reconoce que "la actividad de mediación se despliega en múltiples ámbitos profesionales y sociales, requiriendo habilidades que en muchos casos dependen de la propia naturaleza del conflicto.

El mediador ha de tener, pues, una formación general que le permita desempeñar esa tarea". Podemos añadir que, además de esta formación general en mediación, es recomendable que el profesional de la mediación disponga de cualificación en la materia objeto de la controversia, para poder abordar de manera adecuada la diversidad de ámbitos de actuación que van por ejemplo desde el ámbito familiar, al laboral, concursal u organizacional, entre otros, y que precisarán unas competencias comunes y otras específicas en cada ámbito.

La Ley mencionada, en su artículo 11, establece unos requisitos básicos mínimos para ser mediador, que son los siguientes:

1.- Se puede acceder a la mediación desde diferentes profesiones de origen, basta con estar en posesión de título oficial universitario o de formación profesional superior.

2.- Y contar con formación específica para ejercer la mediación, que se adquirirá mediante la realización de uno o varios cursos específicos impartidos por instituciones debidamente acreditadas. 

Por lo que se refiere a la formación necesaria para poder ejercer la actividad de mediación, el Reglamento de desarrollo de la Ley de Mediación (Real Decreto 980/13 de 13 de diciembre) estructura unos requerimientos mínimos:

1.- El objetivo de la formación será adquirir "el dominio de las técnicas de la mediación" y "el desarrollo del procedimiento de acuerdo con los principios y garantías que establece la ley, en especial respecto a los asuntos que no puedan someterse a mediación, el respeto a los derechos y legítimas expectativas de terceros, así como la responsabilidad del mediador".

2.- El contenido de la formación en mediación, será multidisciplinar, y deberá "proporcionar a los mediadores conocimientos y habilidades suficientes para el ejercicio profesional de mediación". Como mínimo comprenderá, en relación con el ámbito de especialización en el que presten sus servicios, estos contenidos:

  • el marco jurídico,
  • los aspectos psicológicos,
  • los aspectos de ética de la mediación,
  • los procesos y técnicas de comunicación, negociación y de resolución de conflictos.

3.- La duración mínima de formación específica en mediación se fija en 100 horas de docencia efectiva.

4- En relación a la metodología, se establece que la formación en mediación deberá desarrollarse tanto a nivel teórico como práctico, correspondiendo a este último, al menos, un 35 por ciento de la duración mínima prevista de 100 horas.

Además, "por lo que se refiere a las prácticas, estas incluirán ejercicios y simulación de casos y, de manera preferente, la participación asistida en mediaciones reales."

6.- Por último dispone la necesidad de formación continua, siendo obligatorio que los mediadores realicen una o varias actividades de formación continua en materia de mediación, de carácter eminentemente práctico, al menos cada cinco años, las cuales tendrán una duración total mínima de 20 horas. Este requisito podrá cumplirse con la realización de cursos de especialización en algún ámbito de la mediación.

A la pregunta con la que comenzamos: el mediador ¿se hace?,  ya hemos respondido que si: la mediación se aprende, y podemos hacernos mediadores. Además, para los autores Thomas D´Ansembourg y David Van Reybrouck no solo la mediación se aprende, la paz también se aprende.


Artículos relacionados


  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

Blog


Datos personales

Este blog nace con la ilusión de crear y compartir un espacio de reflexión sobre la mediación. Durante algunos años hemos ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar