21 de octubre de 2017 | 07:33
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog de Co.Mediación

3 de Junio de 2016

Mónica Corella

Mediadora y abogada, consultora experta en resolución de conflicto

Félix Arias

Mediador y psicólogo, consultor experto en resolución de conflictos y diseño de estrategias colaborativas

Generar soluciones: la técnica del ‘brainstorming’

“La única forma de tener buenas ideas es tener muchas ideas” Linus Pauling


El brainstorming, también conocido como lluvia o tormenta de ideas,  es una técnica de creatividad, que fue descrita por el publicista Osborn en los años 50 del pasado siglo.  Desde entonces se ha aplicado a múltiples ámbitos, entre ellos, destaca, como una técnica generadora de ideas de gran utilidad y eficacia, en la resolución de conflictos y concretamente en el proceso de mediación.

Para Roger Fisher (1994) la tormenta de ideas permite "cosechar los beneficios del pensamiento creativo de todos y aprovechar las distintas perspectivas, sin correr el riesgo del impacto acumulativo de visiones negativas o escépticas."

En el ámbito de la mediación, la técnica del brainstorming consiste en facilitar un espacio creativo en una o varias sesiones del proceso, para que las partes puedan aportar de manera simultánea y durante un tiempo determinado el mayor número posible de ideas sobre la resolución de uno o varios asuntos que se hayan planteado en el proceso de mediación.

Esta herramienta tiene unas reglas claras, que en el proceso de mediación podemos resumir en:

    1.- Pensar libremente: Todas las ideas son bienvenidas. Es recomendable que las partes aporten muchas ideas en esta sesión, la cantidad de aportaciones en esta herramienta si tiene trascendencia: cuantas más ideas aporten las partes más probabilidades de encontrar una solución.

    2.- Las ideas no se juzgan: Es importante que en este momento no se juzguen las aportaciones que van haciendo espontáneamente las partes. El brainstroming es un espacio generador de ideas y no para su análisis.

    3.- No crítica: Durante el proceso de brainstorming no es el momento para la crítica, ni pueden hacerse comentarios negativos sobre las ideas aportadas por las demás partes. Tampoco es momento para el análisis de las ideas, ni para explicarlas ni justificarlas.

    4.- Desarrollar ideas: Se debe potenciar el efecto multiplicador del desarrollo y asociación de ideas. Las partes pueden construir nuevas ideas sobre las ya formuladas, de hecho muchas de las mejores soluciones suelen aparecer al final de la sesión.

    5.- No es momento para alcanzar acuerdos: Las partes deben entender que en la sesión de brainstorming no se va a acordar ninguna propuesta ni se van a tomar decisiones, para que se sientan con la capacidad y la libertad de proponer soluciones libremente.

    6.- Confidencialidad: Al igual que en todo el proceso de mediación, la sesión de brainstorming está presidida por el principio de confidencialidad.

Sobre el desarrollo de la sesión de brainstorming con las partes, suele ser útil que el mediador comience la sesión exponiendo la dinámica de la tormenta de ideas, los objetivos, los temas a tratar, el tiempo disponible y las reglas antes mencionadas. También es recomendable que el mediador  recuerde a las partes que este espacio está dedicado exclusivamente a la generación de nuevas ideas.

Asimismo, el mediador debe animar a las partes a hacer sus aportaciones, a buscar el número máximo de opciones posibles, y a facilitar que las partes aporten sus ideas y busquen soluciones aunque parezcan sin sentido.

Durante la sesión de brainstorming, el mediador puede ir recogiendo todas las ideas por orden de aparición, e ir elaborando así un listado de ideas. Al final será el momento para que las partes puedan ir seleccionando las que les resultan más útiles y adecuadas, y pueden ir reflexionando sobre ellas, con el objetivo común de la búsqueda común de soluciones a los diferentes retos planteados.

Sobre cuándo es más adecuado utilizar esta técnica, es recomendable utilizarla en un momento avanzado del proceso de mediación, en una fase de generación de opciones, nunca en el comienzo. El brainstorming resulta útil cuando las partes han avanzado en la construcción o reconstrucción de confianza, en la gestión del proceso emocional, en el reconocimiento de un objetivo común y han identificado sus objetivos. Solo entonces están preparadas para buscar opciones, hacer propuestas, y a dar paso al pensamiento creativo.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
328 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Una respuesta INTEGRAL a tus necesidades de información legal y de gestión de tu despacho.

Blog


Datos personales

Este blog nace con la ilusión de crear y compartir un espacio de reflexión sobre la mediación. Durante algunos años hemos ...ver perfil

Archivo del blog

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar