Herramientas para el texto

Blog ECIJA 2.0

14

de

Octubre

Isaac Grauer

asociado Senior del área de Privacidad y Compliance de ECIJA

El auge del ‘quantified self’

Un nuevo nombre-etiqueta más a añadir a la ya larga lista de nuevos vocablos que invaden los titulares de prensa en el sector de la privacidad junto con el Big Data, Smart Metering y Business Intelligence: el Quantified Self. El utillaje biométrico que se venía usando hasta ahora empleaba software y hardware biométrico propietario encapsulado en aparatos estándar que solamente acababan teniendo presencia en las estanterías de utillaje para reconocimiento médico o policial.


El ciudadano medio no tenía fonendoscopios en su domicilio a no ser que fuera para uso como disfraz. Pero todo esto ha cambiado. Cualquier Smartphone es susceptible de acoplar extensiones que parametrizan información biométrica con un potencial de medición asombroso, en nada menos detallado o preciso que la información que proporcionaba hasta ahora el utillaje médico propietario.

De ahí el auge del quantified self, como fenómeno que propugna la explotación de datos numéricos y estándares de magnitud obtenidos a través de las nuevas tecnologías con la finalidad de optimizar la propia salud o el rendimiento, mediante el análisis de variables con criterios científicos y empíricos. Y lo que es más; los grupos de estudio y compartición de experiencias entorno a este fenómeno se han multiplicado a lo ancho y largo del planeta y vienen arrojando conclusiones fascinantes, porque las variables ya no se limitan a fríos parámetros sobre constantes vitales. Las conclusiones son fascinantes y permiten observar correlaciones inesperadas entre variables aparentemente inconexas con exactitud asombrosa.

Algunas observaciones apuntan a que el bienestar emocional y la templanza de empleados  [¡atención headhunters para banca de inversión, traders, y brokers de bolsa!] con base en el análisis de los patrones sonoros de voz mantenidos a lo largo de la jornada en el área de cubículo, medidores de trayectoria ocular en pantalla pueden cuantificar nuestra reactividad y capacidad de atención; dicha información puede cruzarse con información cardíaca y contextual para aislar las motivaciones endógenas de las exógenas; y un sinfín de aplicaciones, utilidades, usos y potenciales que se desarrollan bajo una arquitectura rabiosamente descentralizada, participativa y con un potencial creativo imparable y revolucionario al más puro estilo de los proyectos Wiki. La inclusión de variables psicofísicas de sueño, dieta, estado humoral computadas en formatos cuantificables y medibles con criterios de universalidad y empirismo, cruzadas a su vez con bases de datos estructurados e información epidemiológica cada vez más ubicua en la red permite hacer deducciones fiables sobre rendimiento que luego tienen su plasmación en la esfera de los hechos.

Tanto es así que altos directivos de compañías estadounidenses tienen contratos donde se establecen obligaciones de mantener ciertas pautas vitales dentro de unos umbrales predefinidos como óptimos que van tan lejos como la obligación de tomar fotografía previa de todos los alimentos ingeridos y reportar niveles de glucosa en sangre y horas de sueño. En un entorno obsesionado por la caza del talento, donde los altos directivos exigen cifras salariales astronómicas que se distraen de la repartición de dividendos a corto término; la colocación de fondos en la contratación de mentes brillantes se percibe necesariamente como inversión a largo plazo, y es lógico que el sacrificio que se exige a los inversores se vea avalado con cuantas garantías sea posible preestablecer por anticipado.

En la economía de las ideas donde las transacciones atañen primordialmente a representaciones simbólicas de futuros intangibles, la apuesta por uno u cerebro lo es simplemente todo, y qué mejor ejemplo que la desgraciada desaparición de Steve Jobs para constatar que Apple, tras él, no volvería nunca a ser lo mismo.

Si se exige confianza y voluntad de compromiso a largo término al inversor a coste de ver esquilmado su rendimiento inmediato y el grado de seguridad de retorno del capital, es lógico que éste exija contramedidas. Ello no obstante, la información de salud tiene caracterización de dato personal del más alto nivel.

La legislación española, en el art. 81 del Reglamento de desarrollo de la LOPD caracteriza los registros de salud como dato de nivel alto; y la jurisprudencia desde el caso Lundqvist refuerza esta concepción propugnando  una interpretación extensiva. Maximalista incluso. Cabe preguntarse si el establecimiento de cláusulas de este tipo a la luz de la normativa española podría resultar ilícito. A priori, se puede decir que tenemos antecedentes con un parecido remoto en los negocios jurídicos de deportistas de alto nivel; que contractualmente tienen comprometidos periodos de descanso mínimo, y otras rutinas con las que el club pretende afianzar garantías sobre el desembolso económico que ha invertido en el fichaje. Los incidentes en los que deportistas de alto nivel son sancionados disciplinariamente tras hallarse pruebas de que han frecuentado locales de ocio en horarios incompatibles con el descanso preceptivo no es nada nuevo; si bien estos controles se circunscribían a la actividad externamente observable en locales públicos, y no se inmiscuían en esferas que el legislador juzgaría como más íntimas del sujeto, y que no son necesariamente observables por la conducta externa, como puedan serlo el frecuentamiento de locales de ocio o discotecas.

Teniendo ello presente, quizás convendría  recordar que el contexto y  realidad de los contratos de alta dirección y de deportistas de alto rendimiento es muy diferente al del trabajo subordinado, y que, como siempre, una justa ponderación de intereses debe ser siempre el criterio rector para enjuiciar el caso concreto con arreglo a la realidad y las circunstancias histórico temporales del hecho.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
601 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Proview, tu despacho siempre a mano

    Thomson Reuters ProView

    La única plataforma multifuncional que proporciona acceso móvil a todos los eBooks de la biblioteca digital del cliente.

Blog


Datos personales

ECIJA  es la primera firma legal del mercado español en los sectores de TMT (tecnología, medios y telecomunicaciones) y Propiedad Intelectual, de ......[ver perfil]

Archivo del blog

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.