LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

28/01/2023. 11:38:17

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Perspectiva de género para un mejor compliance

Lidia González, Abogada del Área de Derecho Penal Económico e Investigaciones de Pérez-Llorca

En los últimos años hemos asistido a un auge de iniciativas legislativas y compromisos empresariales orientados a la consecución en la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles decisorios en la vida política, económica y pública. El corporate compliance y, específicamente, la responsabilidad social corporativa (RSC) no han sido excepción, por lo que merece la pena detenerse a analizar estas iniciativas, el papel de las mujeres en el corporate compliance y las sinergias positivas que pueden derivarse para las empresas de un mayor liderazgo femenino en esta área.

Desde una primera conceptualización del corporate compliance como estricto cumplimiento normativo por parte de las empresas, hoy en día el compliance ha evolucionado y trascendido hasta abarcar asimismo parámetros éticos, de RSC y buen gobierno corporativo. La RSC se configura como un elemento legitimador de las empresas de cara un grupo muy diverso de stakeholders que va desde los consumidores y los empleados hasta la comunidad internacional y el público en general. Desde esta perspectiva, los compromisos en materia de RSC suponen para una empresa su supervivencia y sostenibilidad a largo plazo, una menor exposición al riesgo y una mayor satisfacción de sus empleados. Si bien no existe una definición unánime de RSC, los diez principios del Global Compact de la Organización de las Naciones Unidas son un buen punto de partida. De acuerdo con este decálogo, la sostenibilidad corporativa supone operar de forma que, como mínimo, se cumplan las responsabilidades fundamentales en materia de derechos humanos, derechos laborales, medio ambiente y lucha contra la corrupción. Por lo tanto, aunque las grandes áreas temáticas de la RSC puedan ser la medioambiental, la social y el buen gobierno corporativo (ESG, en sus siglas en inglés), la RSC afecta a muchos otros ámbitos de gestión de la empresa y enlaza directamente con la función de corporate compliance.

Estas aclaraciones conceptuales son relevantes porque, si bien existen escasos estudios específicos sobre el papel de la mujer en el compliance, en tiempos recientes sí han proliferado los estudios sobre los efectos del incremento en la representación de mujeres en los órganos de administración de las principales empresas cotizadas en una mejor realización en materia de RSC. Dichos estudios han sido posibles gracias a la introducción en los últimos años de reformas legislativas con las que abordar el desequilibrio de género a través de cuotas para el sexo menos representado en las empresas que cotizan en bolsa, las cuales han generado una oportunidad única en términos de información y datos sobre cómo un mayor número de mujeres directoras puede afectar a los resultados de las empresas. Por ejemplo, en el marco de la Unión Europea (UE), siete Estados Miembros han impuesto cuotas obligatorias cuyo incumplimiento lleva a aparejadas sanciones (Bélgica, Francia, Italia, Alemania, Austria y Portugal), mientras que otros diez Estados Miembros han optado enfoques menos severos, por medio de recomendaciones o códigos de buen gobierno (entre los que se encuentra España).

Coincidiendo temporalmente con los anteriores cambios normativos, de acuerdo con las últimas estadísticas publicadas por el European Institute for Gender Equality (EIGE), de media, en el año 2021 las mujeres ocupaban el 30,6% de los puestos en los consejos de administración de las mayores empresas que cotizan en bolsa en los Estados miembros de la UE.  Esto pone de manifiesto que en los últimos años se han hecho grandes avances en materia de paridad en puestos de liderazgo, especialmente si se tiene en cuenta que la propia Comisión Europea indicaba en la exposición de motivos de la Propuesta de Directiva destinada a mejorar el equilibrio de género entre los administradores no ejecutivos de las empresas cotizadas,de 14 de noviembre de 2012, que solo el 13,7% de los puestos en los consejos de las principales empresas cotizadas se encontraban entonces ocupados por mujeres. Si bien las empresas tienen todavía un largo camino por recorrer para lograr un liderazgo equilibrado entre hombres y mujeres, deben celebrarse todas las anteriores iniciativas y muy especialmente el hecho de que, diez años después de la Propuesta de la Comisión Europea, este 22 de noviembre de 2022 se haya finalmente aprobado la Directiva destinada a mejorar el equilibrio de género entre los administradores no ejecutivos de las empresas cotizadas.

Pues bien, de entre los estudios recientes que se han publicado por parte de la doctrina científica sobre los efectos del incremento en la representación de mujeres en los órganos de administración de las principales empresas, cabe destacar el artículo publicado en la revista International Review of Law & Economics el 30 de septiembre de 2022 titulado Do women drive corporate social responsibility? Evidence from gender diversity reforms around the world, por ser el estudio científico más reciente y el primer que utiliza datos de todo el mundo para estimar cómo afecta un mayor número de mujeres en puestos directivos al compromiso de una empresa con la RSC. El estudio comprueba la hipótesis de que una mayor presencia de mujeres en puestos de dirección se traduce en un incremento de las actividades de RSC de una empresa. El punto de partida se encuentra en la teoría del rol o función social, de acuerdo con la cual, como resultado de su biología, socialización y educación, las mujeres en puestos de dirección tienden a tener ciertos rasgos psicológicos que las hacen pensar o actuar de manera diferente en comparación con sus homólogos masculinos. Con cita de abundante literatura científica en la materia, el estudio apunta que dichas características determinan que las mujeres sean más afines a la RSC y al corporate compliance.

Por lo tanto, parecería que las empresas españolas tendrían mucho que ganar con la implantación de consejos de administración más paritarios. Está comprobado que un equipo diverso suele obtener mejores resultados que uno homogéneo y se ha documentado que una empresa con una mayor representación femenina en el órgano de administración se asocia con un rendimiento financiero superior, un mayor valor de la empresa, una mejor tasa de asistencia a las reuniones del consejo y esfuerzos de supervisión, así como una mayor innovación a nivel de empresa.

Es asimismo relevante, como ha puesto de manifiesto la publicación de la Organización Mundial del Trabajo Women in Busines and Management: The business case for change, cuando el consejo de administración está equilibrado en cuanto a género, con un 40-60% de ambos sexos, las empresas tienen más probabilidades de contar con mujeres en la alta dirección y en los puestos ejecutivos, lo que incluye, en lo que aquí interesa, cargos en órganos de cumplimiento.

En conclusión, tener más mujeres ocupando puestos en el órgano de administración de las empresas y en puestos de liderazgo vinculados con el corporate compliance podría enriquecer el proceso de toma de decisiones. Además, desde el punto de vista de la equidad, un aumento de la representación femenina en dichos puestos de dirección podría tener efectos en la organización que van más allá de la RSC y el corporate compliance, incluido un efecto en cadena o círculo virtuoso conforme al cual una mayor presencia de mujeres en puestos de alta dirección conduce a una mejor contratación de mujeres y de retención de talento femenino en las empresas.

Este artículo ha sido redactado conjuntamente por Adriana de Buerba, Socia del Área de Derecho Penal Económico e Investigaciones de Pérez-Llorca.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.