LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

20/08/2022. 06:52:27

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Cómo comunicar la mediación

Mediadora y abogada, consultora experta en resolución de conflicto

Mediador y psicólogo, consultor experto en resolución de conflictos y diseño de estrategias colaborativas

  • “Hasta un niño de cinco años sería capaz de entender esto!”
  •  “Rápido, busque a un niño de cinco años, a mí me parece chino.”

Groucho Marx (Sopa de ganso)

La definitiva generalización del uso de la mediación como sistema para resolver conflictos entre personas y organizaciones depende de diversos factores:

a) Que este sistema esté plenamente reconocido y validado desde un punto de vista institucional y jurídico por las diferentes Administraciones e Instituciones, a nivel nacional e internacional, con especial énfasis en el ámbito de la Administración de Justicia.

b) Que la mediación sea conocida y apreciada por otras figuras profesionales que puedan informar, derivar o recomendar este procedimiento.

c) Que la mediación sea conocida por la población general, ya que si este sistema ofrece confianza y se considera de utilidad por quienes son susceptibles de ser sus usuarios, aumentará la demanda de la mediación y estaremos mucho más cerca de su plena implantación. 

Este último punto, resulta decisivo y, si bien en los últimos años se ha avanzado mucho en la difusión de la mediación para su público objetivo, aún no parece un procedimiento ampliamente conocido, reconocido, validado y demandado por la sociedad en general.

Uno de los aspectos claves de la difusión de la mediación tiene que ver con la comunicación que empleamos para informar sobre ella.

Pensamos que resulta positivo cuestionarnos y reflexionar sobre cómo llevar a cabo esta comunicación para llegar al “gran público”.

En este punto, parece adecuado diferenciar diferentes contextos (foros, emisores, receptores) en los que comunicamos la mediación para adaptar el mensaje y definir los objetivos respecto de esta comunicación:

a) Entre mediadores en procesos de debate, reflexión, puesta en común y avance de la profesión.

b) En formación a futuros mediadores o personas previamente conocedoras e interesadas en el proceso.

c) Con profesionales de otros entornos (derecho, psicología, medicina, trabajo social, educación, recursos humanos, arquitectura, ingeniería, profesionales del ámbito empresarial, etc.) para realizar una adecuada coordinación, así como definir objetivos, canales y perfiles de derivación.

d) A Administraciones e Instituciones.

e) Al público general.

Para orientar la comunicación de la mediación a la sociedad y público general, proponemos 5 ideas:

1. Identificar y comunicar “lo esencial”: es decir, las características que definen a la mediación y que contribuyen a entenderla, reconocerla y diferenciarla de otras intervenciones. Entre estas características básicas podemos identificar: el marco jurídico, las normas del proceso, los objetivos generales de la mediación, las características del mediador, la tipología de técnicas y procedimientos empleados durante el proceso.

Debe tenerse en cuenta que otras características esenciales de la mediación como: los intervinientes, la duración del proceso, las fases, etc. se comunicarán dependiendo de la tipología de mediación que queramos difundir (familiar, organizacional, comercial, laboral, concursal, escolar, penal, comunitaria, intercultural, etc.)

Además, hay otras cuestiones que tienen que ver con el estilo del mediador o aspectos teóricos que, si bien, resultan absolutamente pertinentes en la comunicación entre mediadores o en un contexto de formación, pueden dispersar el mensaje o confundir a la población general si incidimos en ellos cuando explicamos qué es la mediación.

2. Concisión y claridad en el mensaje. En este punto, nos planteamos una pregunta: ¿Es mejor tener mucha información, o exactamente la que necesitas? De hecho, en nuestra experiencia como mediadores en el ámbito intrajudicial, al llevar a cabo la sesión informativa de mediación, pudimos concluir que la brevedad y claridad en estas comunicaciones parecían ser variables muy relacionadas en la aceptación del proceso de mediación por las partes una vez eran informadas (Arias y Corella, 2021).

3. Utilitarismo y profesionalidad. Para que las personas que no conocen la mediación puedan saber en qué consiste este proceso, parece conveniente explicar cuál es su objetivo prioritario: que pude resumirse en la resolución de conflictos.

Ciertamente, en algunos casos, para alcanzar acuerdos entre las partes es necesario que el proceso promueva un cambio entre ellos (por ejemplo, en su comunicación y relación interpersonal) y asimismo, también cabe tener en cuenta que, en ocasiones, se produce un cambio en las partes como consecuencia de los acuerdos alcanzados (por ejemplo, un mayor bienestar o una mejora de la relación entre las partes), estos cambios estaría derivados del objetivo prioritario de la mediación, que es la resolución del conflicto.

Por otra parte, en la comunicación de la mediación es importante clarificar que el mediador es un profesionales especializado y neutral, ya que, en ocasiones, en medios de comunicación o en comunicaciones informales se denomina “mediador” a una persona o profesional no especializada que intenta, con buena voluntad, que las partes en conflicto no discutan o puedan llegar a un acuerdo. El mediador es una figura diferente, con características específicas es conveniente que la población general las conozca para que pueda valorar adecuadamente su posible intervención.

4. Ajuste de expectativas. En algunos casos será conveniente difundir la mediación:

a) Diferenciando este proceso de otros sistemas de resolución de conflictos considerados “alternativos” o ADR (arbitraje, conciliación, etc.) y también de otro tipo de intervenciones (terapia psicológica, orientación social, asesoramiento jurídico, etc.)

b) No garantizando resultados, aunque sin duda si probabilidades de solución, y ofreciendo un marco estructurado y sólido del proceso sin comprometer detalles exactos sobre el proceso que, se pueden estimar, pero no prever con precisión al inicio (como el número de sesiones exacto que se van a emplear).

c) Especificando los criterios de inclusión y exclusión.

5. Comunicar la mediación como una primera opción antes de recurrir a procedimientos confrontativos y evitar la judicialización de los conflictos. Lo cierto aún vivimos en una cultura contenciosa de afrontamiento de conflictos, que muchas personas perciben como la única opción o la más fiable. A la hora de comunicar la mediación, proponemos utilizar un enfoque profesional positivo y motivacional que, entendiendo este contexto cultural, exponga las ventajas de poder elegir un procedimiento basado en el diálogo, los acuerdos, el mantenimiento de las relaciones, la solución definitiva a las disputas y la autodeterminación de las personas. En palabras del mediador Josep Redorta; la apuesta por la mediación es ideológica, ya que supone un cambio de mentalidad respecto a la forma de entender la función de la justicia en una sociedad democrática avanzada. Para ello, la mediación debe comunicarse en contraposición a estos sistemas confrontativos tradiciones y como un primer afrontamiento del conflicto más lógico y deseable.

Aprovechando la celebración que supone el Día Europeo de la Mediación el 21 de enero, seguimos comprometidos en nuestro esfuerzo por comunicar la mediación a la sociedad, para que este procedimiento sea definitivamente conocido, apreciado y demandado.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

Blog

Logo Co.Mediación

Te recomiendo

Este blog nace con la ilusión de crear y compartir un espacio de reflexión sobre la mediación. Durante algunos años hemos formado equipo de mediación, participando en más de 1000 procesos de resolución de conflictos.  De esta experiencia conjunta  hemos obtenido inspiración y múltiples aprendizajes que nos gustará compartir, así como, también explorar los nuevos retos y replanteamientos que vayamos encontrando en nuestro camino. Félix es psicólogo y Mónica abogada, ambos somos mediadores y consultores en resolución de conflictos.