LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

28/01/2023. 16:54:27

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Xiao Jin Quan, Presidente de Dacheng Law Firm

«China tiene una tradición legal de más de dos mil años»

X.Z. / Legal Today

"En la década de los ochenta, todo se reformó, incluyendo el sistema legal" "El derecho contemporáneo chino se estructura según las bases del derecho continental" "El taoismo se quedaba en el plano del derecho natural y la filosofía" Los extranjeros tienden a pensar que el derecho chino es algo nuevo o algo que está sufriendo una reforma absoluta. No creo que esto sea cierto porque China tiene una larga tradición legal.

Xiao Jin Quan es Presidente de Dacheng Law Firm. Dacheng es el mayor despacho de abogados en China y tiene más de mil abogados en plantilla. Su sede se encuentra en la ciudad de Pekín y cuenta además con numerosas sucursales en China. Tiene acuerdos de colaboración con bufetes de otros países asiáticos, Estados Unidos y Francia. Después de King & Wood, Dacheng es el numero dos en términos de facturación. Cada año trata más de diez mil casos con un enfoque en fusiones y adquisiciones, reforma de empresas estatales y arbitración. Cordialmente desde Pekín nos ha concedido una entrevista, en la cual nos ofrece una visión de la situación jurídica actual de China.

Xiao Jin Quan

¿Esta cultura milenaria tiene un efecto significativo en los abogados chinos hoy? 

Sí, por supuesto. China tiene una tradición legal de más de dos mil años. El derecho chino es uno de los cinco sistemas legales de mayor alcance en la historia humana. El momento de esplendor del derecho chino se materializa con el Código Tang que se formuló a mediados de la Dinastía Tang (618-907 AD). Este Código aunó los preceptos de todas las ramas del derecho, lo cual supuso la primera formulación consolidada por escrito del derecho en China. Este Código ha tenido grandes repercusiones en la organización social de otros países asiáticos como Japón, llegando incluso a afectar a algunas de las administraciones en el Oriente Próximo.

Más recientemente, en la Dinastía Qing, y después de las Guerras del Opio, China se mostró receptiva hacia algunos conceptos occidentales del derecho. El sistema legal moderno en China fue influido principalmente por el derecho continental cuando a finales de la Dinastía Qing, la administración envió a cinco eruditos del derecho a Japón, Alemania, Francia, Inglaterra y Estados Unidos para recopilar información y nociones jurídicas. Evidentemente, se encontró una mayor afinidad e inspiración con el derecho japonés, el cual aún mantenía el espíritu adquirido de los preceptos de nuestro Código Tang.    

¿La cultura legal hoy en China es Confuciana o Legalista?

No es tan sencillo. Confucio se centraba en la ética y el comportamiento en una sociedad altamente jerarquizada donde el orden social estaba claramente marcado. Los Legalistas se preocupaban más por la regulación y aplicación de justicia en una sociedad prematuramente moderna. El taoismo se quedaba en el plano del derecho natural y la filosofía. Estas tres escuelas siguen en vigor hoy en China dentro de un marco académico y cada una de ellas tenía mayor o menor aplicación en función del momento histórico. Es posible que las técnicas administrativas de los Legalistas sean de mayor aplicación para los juristas chinos hoy en China, aunque siempre dentro de un ineludible esquema de moralidad confuciana.   

Sea como sea, la cima de inspiración está en el Código Tang, mientras que, a efectos prácticos, el derecho contemporáneo chino se estructura según las bases del derecho continental.

¿Y ahora?

En la década de los ochenta, todo se reformó, incluyendo el sistema legal, ante todo como respuesta a los grandes cambios económicos y de orientación política. Los avances reales en términos jurídicos los hemos vivido durante los últimos veinte años.

¿Cuál es el perfil medio del abogado joven contemporáneo en China?

La educación legal se ha convertido en una parte integral del currículo universitario; es decir, todos los estudiantes deben cursar un mínimo de asignaturas relacionadas con el derecho. El derecho es un asunto importante en la sociedad china y forma parte del vocabulario del ciudadano culto: historia, filosofía, economía y derecho. La globalización ha afectado la vida socioeconómica y ha encauzado una economía de mercado que exige un escenario de organización que ampare legalmente al ciudadano.

En sus Analectos, Confucio declaraba que sólo las sociedades bárbaras necesitan una multitud de leyes y reglas para alcanzar la armonía. En este sentido, ¿supone un retroceso la reforma legal actual en China? 

No exactamente. Una sociedad necesita regulaciones. El sentido práctico de los chinos exige una aplicación práctica de la ética y la filosofía. En este sentido, pienso que el orden social requiere unas pautas administrativas impuestas por el Estado y unos castigos que prevengan el caos. El desarrollo pacífico depende de un sistema legal eficaz que complemente la buena educación de los ciudadanos y sea aplicable a los sujetos que exceden las normas de comportamiento consensuadas.

Desde una perspectiva externa, China es un país no democrático con un sistema legal en construcción que aun no protege debidamente los intereses extranjeros. Si esta es la situación, entonces, ¿por qué tiene China una economía tan fuerte y por qué es receptora de tanta inversión extranjera?

Ante todo, China es una república democrática. El Partido Comunista y otros nueve partidos representan los intereses de todos los ciudadanos. El funcionamiento difiere de los sistemas occidentales en que el Congreso redacta las leyes, el Estado las administra y los Tribunales las regulan. Respecto a la inversión extranjera, gran parte del buen clima hoy en China es fruto de una política transparente que ha producido el crecimiento económico de mayor escala y estabilidad de la historia humana. Por otro lado, es cierto que el factor de mayor importancia para los inversores extranjeros es la rentabilidad. Existe hoy un marco legal bastante completo que regula y ampara la inversión extranjera. Por lo tanto, el inversor extranjero se encuentra ante una situación de alta rentabilidad, estabilidad política y una estructura legal envidiable que se adecua a las circunstancias actuales de globalización. 

¿Qué opinión tiene de la última Ley de Propiedad Privada?

Gracias a esta ley fundamental, se protege la propiedad del individuo, confirmando explícitamente de esta forma el papel importante de este concepto en el desarrollo socioeconómico de China. Tiene efectos muy favorables para las personas a todos los niveles- desde el promotor inmobiliario de Shanghai hasta el pequeño agricultor de provincias. También refuerza la idea de la responsabilidad personal que dicha libertad supone.

En el último Congreso del mes pasado, hubo un debate acerca de los jueces…

Sí. Algunos representantes querían incrementar el número de jueces para reducir su carga de trabajo y agilizar los procesos legales, mientras que otros insistían en no ampliar las plazas y mejorar las condiciones de trabajo. Al final, se optó por esta segunda opción. Se trata de una renovación generacional de esta agrupación de profesionales y de cambios sustanciales en su preparación académica y criterios de selección. Cabe esperar que esta medida esté en línea con el desarrollo socioeconómico que estamos viviendo en estos momentos. 

¿Qué consejos daría usted a los abogados extranjeros a la hora de trabajar en China?

Primero, que vengan a China a estudiar el derecho chino. Dada la actividad mayoritariamente comercial de los extranjeros en China, supongo que deberían centrar sus esfuerzos en el derecho comercial. Creo que es importante que realicen prácticas en los despachos chinos de prestigio para familiarizarse con la forma de trabajo que tenemos. Parece que el enfoque está en la inversión extranjera en China, pero no hay que perder de vista la creciente demanda de inversores chinos que están invirtiendo en el exterior -aquí hay un segmento atractivo para los abogados extranjeros-.

Respecto a las sucursales de los despachos extranjeros en China, por lo que sé, no es una actividad demasiado rentable. Supongo que la razón es que los directivos extranjeros llegan sin entender la situación actual en China y los abogados chinos que contratan seguramente no llenan sus expectativas. En general, los abogados chinos que trabajan en un despacho extranjero siempre serán empleados, mientras que los abogados en bufetes como Dacheng tienen la posibilidad de ascender y enriquecer su carrera profesional. En general, pienso que la mejor estrategia es asociarse con un bufete chino para acelerar su penetración en el mercado chino y afianzar los servicios que se prestan a los clientes extranjeros, además de gozar de una reducción sustancial en los gastos de implantación.     

¿Cómo va la internacionalización de Dacheng Law Firm?

Estamos en pleno proceso de generación de recursos para afrontar el mercado global. Hemos aplicado la fórmula de asociación y recursos compartidos con bufetes en el extranjero y tengo que decir que estamos teniendo éxito. Dacheng dispone de un equipo excepcional de internacionalización y estamos en situación de competir con las firmas multinacionales.

Nuestra experiencia de colaboración con extranjeros ha sido buena hasta ahora. Uno de nuestros socios es un bufete francés que ha desistido en su proyecto de actuación independiente en China y ha optado por asociarse con nosotros para ganar terreno y ahorrarse dinero. Es una fórmula ventajosa para el extranjero ya que generalmente por cuenta propia no es viable que disponga de expertos legales en todas las áreas de su actividad. Por ejemplo, si se encuentran con un intricado dilema de impuestos en una operación de un cliente, disponen de inmediato de todos los recursos del derecho tributario de Dacheng.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.