LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

03/12/2022. 11:25:19

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Entrevista a Carlos Llorente, Socio de AMYA Abogados

«El Derecho de los transportes es un modelo de globalización jurídica»

Legal Today

Experto en Derecho mercantil internacional y en Derecho de los transportes y de la logística, Carlos Llorente es socio de AMYA Abogados, una de las firmas pioneras en la práctica del Derecho marítimo en nuestro país, fundada por José María Alcántara. No ha abandonado, sin embargo, (“y, si Dios quiere, no pienso hacerlo”) la dedicación académica que comenzó a desarrollar en la Universidad de Navarra, su alma mater. Por esta razón, no es difícil encontrarle impartiendo clases en los principales centros académicos de nuestro país, comenzado por los de Madrid —su ciudad natal y base principal de su actividad profesional— de cuya Universidad Carlos III es profesor desde hace algunos años. Nos recibe en su Despacho, situado en una bulliciosa y alegre zona de la capital, Arguelles.

¿Llama la atención que, dedicándose ustedes al Derecho marítimo, su despacho esté en plena tierra de secano?

En efecto. Y éste es un comentario que nos hace mucha gente, muy particularmente nuestros compañeros extranjeros, en cuyos países los grandes despachos maritimistas suelen tener su sede central en una ciudad portuaria (Hamburgo, Rotterdam, Nueva York, etc.). Lo cierto, sin embargo, es que en España las grandes prácticas maritimistas están en Madrid, si bien con honrosas y muy destacadas excepciones en Bilbao, Barcelona, Valencia, etc., que confirman la regla general. Hay que tener en cuenta, en cualquier caso, que en Madrid se encuentran las sedes de las principales compañías del sector y que aquí también se sitúan los centros del poder administrativo y político vinculados a este mundo. Por otro lado, nosotros contamos con una red de oficinas asociadas que nos permite dar un servicio rápido y directo a nuestros clientes en cualquier punto de España y del extranjero.

¿Cuál es la situación actual del sector de los servicios jurídicos en su área de especialización

Estamos en una época fascinante, sin duda, porque nos encontramos ante enormes retos, con las consiguientes incertidumbres. Hay varias causas que explican esta situación. Una tiene que ver con el inevitable recambio generacional que se está produciendo hoy en las grandes firmas maritimistas españolas, lo que nos sitúa ante rostros, conceptos y planteamientos distintos. Luego, por otro lado, estamos viviendo una vuelta a la configuración de las prácticas maritimistas como lo que los anglosajones llaman "niche firms" o "boutiques", es decir, firmas pequeñas y de gran especialización sectorial. Tengo la impresión de que las grandes firmas "full service" no son muy partidarias de tener prácticas marítimas propias, muy probablemente atendiendo a criterios de rentabilidad. También habría que destacar la transformación de la clásicas firmas maritimistas en despachos especializados en Derecho de los transportes, en general, en respuesta a la creciente e imparable integración de los medios de transporte en la cadena logística. Y, finalmente, la internacionalización. Aunque pueda parecer lo contrario, pues en el colegio aprendimos aquello de que España está rodeada de agua por todas partes menos por una, el sector marítimo español tiene un dimensión que no es muy grande, lo que nos obliga a los abogados del sector a buscar negocio fuera de nuestras fronteras y no sólo en el ámbito marítimo, sino en el aeronáutico, el ferroviario y, muy particularmente, en la carretera.

Y, por cierto,  ¿cómo llegó Usted a este sector?

La primera idea que se me viene a la cabeza es que llegué por casualidad, pero no es del todo así, la verdad. Es cierto que mi vinculación con el Derecho de los transportes se remonta a la época de elaboración de mi tesis doctoral, para la que elegí un tema propio de este sector, el de la reglamentación jurídica del transporte sucesivo. Y aquí sí que hubo un elemento de casualidad, porque el tema me lo propusieron cuando yo estaba analizando otras posibilidades. Pero, en realidad, creo que, providencialmente, la elección se ajustó mucho a mis aptitudes e intereses. Siempre me ha gustado el Derecho privado, y el mercantil en particular. Tengo desde niño, por otro lado, una vocación internacional muy marcada, y el Derecho de los transportes es -por encima de otros sectores- un Derecho naturalmente internacional. Y creo, finalmente, que mi personalidad, en la que hay notables trazos de bohemia y romanticismo, encaja muy bien en un sector dominado por la aventura marítima, el paso fulgurante de un tren por una estación, la añoranza de tierras lejanas … Como verá, una justificación que es muy literaria y muy cinematográfica, dos de mis grandes aficiones.

Hablando de aficiones, usted también colabora en proyectos de la llamada globalización jurídica ¿Cómo encaja su práctica profesional con esta otra orientación de su actividad intelectual?

Pues encaja maravillosamente. El Derecho de los transportes es un modelo -podría decirse incluso que es el modelo- más idóneo para entender las ventajas -y también las dificultades- de la globalización jurídica en el sector del Derecho mercantil internacional. Y lo es porque es un sector en el que el grado de uniformidad de su regulación ha llegado más lejos que en ningún otro; en el que, no obstante lo anterior, el recurso al derecho conflictual sigue siendo necesario, generando un "enfrentamiento" entre métodos que, a pesar de sus dificultades, produce consecuencias beneficiosas en la búsqueda de una regulación justa y eficiente del sector; y, es finalmente, un ámbito en el que el diálogo entre los sistemas de Derecho civil y de "common law" se produce con mucha fluidez y da pie para que una persona como yo, formada también en el mundo jurídico anglosajón, pueda encontrar continuamente retos profesionales e intelectuales a la medida.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.