LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

02/12/2022. 10:13:55

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Maite Diez, Socia Directora de Baker & McKenzie

“Confío en que las mujeres ocupen los niveles más altos en el mundo de la abogacía”

Legal Today

"Muchas mujeres abandonan la carrera profesional en algunos momentos de su vida, donde se hace difícil compatibilizar la dedicación intensa a la profesión y a la familia" "España es uno de los países de Europa con menor productividad y sin embargo donde la jornada laboral es más larga" "La abogacía es precisamente uno de los sectores en los que es más complicado lograr un equilibrio razonable entre la vida personal y laboral" "Los Despachos colectivos de mayor tamaño hemos evolucionado en los últimos años hacía sistemas de organización donde se reconoce y recompensa la colaboración y el trabajo en equipo frente a los éxitos individuales" "El cliente no sólo espera que el abogado conozca la ley, sino también que conozca su sector, su negocio y su problemática" "Llevamos ya muchos años con una cierta ‘anglosajonización' en las formas y usos sobre todo en operaciones de M&A o de financiación"

Maite Diez, socia directora de la oficina de Madrid de Baker & McKenzie es abogada mercantilista y especialista de reconocido prestigio en el área del derecho de las telecomunicaciones. Dirige el Departamento de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información del despacho. Fue nombrada socia de Baker & McKenzie en 1996 y destaca, desde hace años, como una excelente negociadora técnica, y una trabajadora incansable con magníficos conocimientos del marco regulador. Por lo demás, ha conducido a su firma a una etapa de modernización y crecimiento sin precedentes.

Confío en que las mujeres ocupen los niveles más altos en el mundo de la abogacía”. Maite Diez, Socia Directora de Baker & McKenzie

¿La abogacía española precisa de una cruzada a favor de la conciliación de la vida personal con la laboral?  

El problema de los horarios en España transciende al sector de la abogacía. España es uno de los países de Europa con menor productividad y sin embargo donde la jornada laboral es más larga. En muchas empresas se prima las largas jornadas, frente a la consecución de objetivos y resultados. Deberíamos tender a adelantar los horarios de entrada, reducir los periodos de descanso durante la jornada y adelantar la hora de salida, así como a cambiar la cultura de las empresas en relación con los aspectos que se deben valorar en un profesional.

La abogacía es precisamente uno de los sectores en los que es más complicado lograr un equilibrio razonable entre la vida personal y laboral. La exigencia de inmediatez en el servicio por parte de los clientes es cada vez mayor y además hay operaciones donde las jornadas se alargan hasta bien entrada la noche, incluso fines de semana, durante muchos días. Sin embargo, aceptando que nunca la abogacía se puede convertir en una profesión sujeta a horario, los Despachos debemos avanzar hacia sistemas de organización que permitan unos horarios más racionales.

 

Usted afirmó en una entrevista que los abogados no somos fáciles de gestionar. Si es así, ¿el individualismo sigue siendo la norma de conducta entre los abogados españoles?

No cabe duda de que los abogados tenemos tendencia al individualismo; sin embargo, creo que, sobre todo en los Despachos colectivos de mayor tamaño, hemos evolucionado en los últimos años hacía sistemas de organización donde se reconoce y recompensa la colaboración y el trabajo en equipo frente a los éxitos individuales.  Para ello, es necesario que las fórmulas retributivas no solo de los asociados, sino también de los socios, reconozcan el valor que para la organización en su conjunto supone el generar trabajo para otros equipos, la contribución a las tareas de formación y gestión, etc.

 

¿Qué se siente ser una de las pocas mujeres en posiciones de liderazgo en el mundo de la abogacía española? ¿Hay machismo en la profesión? ¿Existe una especie de mobbing maternal en los despachos y empresas españolas?

Efectivamente, es un hecho que el mundo de la abogacía está mayoritariamente ocupado por hombres en los niveles más altos de las organizaciones. Sin embargo, en los últimos años las mujeres se están incorporando masivamente al ejercicio de la abogacía, incluso superando en número a los hombres en los procesos de selección de abogados junior, por lo que es previsible que esto cambie en un futuro próximo. Yo confío en que así sea. Lamentablemente, estamos viendo también que muchas mujeres abandonan la carrera profesional en algunos momentos de su vida, donde se hace difícil compatibilizar la dedicación intensa a la profesión y a la familia. También es cierto que, aunque en menor medida, estamos viendo este fenómeno entre los hombres. Por eso, es necesario que los Despachos busquemos fórmulas que nos permitan mantener en nuestras organizaciones a estos profesionales.

 

Las facultades de Derecho en España ¿preparan a los alumnos para los retos de la profesión? ¿Cómo atraer a los talentos para el despacho?

Es deseable que los programas de las universidades estén más enfocados hacía el ejercicio de la abogacía, aumentando la participación de los alumnos en todo el proceso docente. El alumno no debería asistir pasivamente como mero oyente, sino que debería intervenir activamente. De esta forma, se ayudaría al alumno a desarrollar habilidades que son muy necesarias para el ejercicio profesional, como la capacidad de identificar los problemas, buscar soluciones imaginativas, saber comunicar con precisión y claridad tanto por escrito como oralmente, etc.  El proceso iniciado con Bolonia podría ayudar a avanzar en esa dirección, aunque todavía es pronto para valorar si efectivamente va a tener los efectos positivos que muchos esperamos.

 

¿La crisis económica afectará a los despachos españoles? ¿Qué medidas han de tomarse para paliar sus efectos en el mundo de la abogacía?

Nadie niega que estamos ante una de las peores crisis económicas de la historia reciente y que sin duda está afectando a muchas empresas. Es por otra parte obvio que si la crisis está afectando a nuestros clientes, también nos va a afectar de una forma u otra a los Despachos. Factores que con mayor o menor intensidad están incidiendo en la actividad de los Despachos incluyen una disminución de las operaciones de M&A; el retraso o incluso terminación de operaciones en curso; reducción general de los costes legales por parte de las empresas; y retrasos en los pagos e incluso impagos en situaciones de insolvencia de los clientes. Por ello, es necesario tomar medidas para mitigar las posibles consecuencias negativas, mejorando los procesos de facturación y cobro de los clientes, haciendo un control de los gastos que no supongan inversión en desarrollo de las áreas de práctica y del negocio y sobre todo buscando activamente nuevas oportunidades de negocio. En este sentido, estamos experimentando un rápido crecimiento en el número e importancia de los asuntos prelitigiosos y litigiosos e incluso en operaciones de adquisición en el mercado energético o inmobiliario.

 

¿Cómo decidió convertirse en abogada de una gran firma? ¿Qué se necesita para liderar un equipo y mantener altos niveles de calidad?

La profesión de la abogacía es claramente vocacional. Para mantener altos niveles de calidad debes rodearte de personas a las que les guste su trabajo y estén dispuestas a mantener un alto nivel de dedicación. Se debe motivar al equipo, permitiéndole realizar un trabajo que satisfaga sus aspiraciones profesionales, con el nivel de autonomía necesario, reconociendo su esfuerzo y los buenos resultados. 

 

Se habla continuamente de un cambio de paradigma en el ejercicio de la profesión. En este sentido, ¿cómo considera usted que ha de ser el abogado del nuevo milenio?

Los abogados deben tener una altísima cualificación técnica y en eso no creo que haya cambiado nada respecto de hace unos años; pero además de tener unos conocimientos generales, deben también tener un alto grado de especialización en su área de práctica, que permita dar un servicio de calidad y rápido, que es lo que espera el cliente.  No obstante, la calidad técnica es necesaria, pero no suficiente. El cliente no sólo espera que el abogado conozca la ley, sino también que conozca su sector, su negocio y su problemática y que se adelante a sus problemas, evite que se produzcan o le dé soluciones prácticas. Además, se requieren una serie de habilidades sociales tales como la capacidad de escuchar y comunicar adecuadamente y en resumen la capacidad para mantener una relación de confianza y cercanía con nuestros clientes.

 

¿Cabe hablar de politización de la justicia? ¿Y de crisis judicial?

Se ha hablado mucho de la justicia en los últimos tiempos a la vista del colapso de algunos juzgados, que está produciendo retrasos en los procedimientos, en algunos casos con consecuencias dramáticas. Si queremos mejorar la justicia, es necesario invertir en la creación de nuevos juzgados y en la dotación de medios materiales y humanos.

 

¿Cómo afecta la globalización al derecho? Actualmente, ¿el derecho se escribe en inglés?

Aún cuando nunca debemos olvidar que en todo caso nos regimos por el derecho español, llevamos ya muchos años con una cierta "anglosajonización" en las formas y usos sobre todo en operaciones de M&A o de financiación, donde hemos adoptado los modelos de contratos y las formas de instrumentar las operaciones que nos vienen de países como Inglaterra y EE.UU.

 

¿Qué metas se ha planteado Baker & McKenzie a mediano plazo en el mercado nacional?  

Queremos mantener y consolidar nuestra posición como despacho de referencia tanto en operaciones transfronterizas como en operaciones puramente nacionales. En este sentido, nuestro objetivo es ser el asesor de confianza tanto de empresas multinacionales con presencia en España, como de las empresas globales españolas, acompañándolas no solo en su inversión en el extranjero, sino también en el mercado doméstico.

 

¿A qué retos tiene que enfrentarse la abogacía española?

Hay muchos temas que se podrían mencionar aquí. Uno de los que ahora es objeto de discusión en muchos foros ha surgido con ocasión de la trasposición al ordenamiento español de la Directiva de Servicios y la anunciada reforma del gobierno del marco normativo de los servicios profesionales y de los colegios profesionales. Precisamente, el informe de la Comisión Nacional de Competencia sobre los problemas de competencia en el ámbito de los servicios profesionales ha hecho que se abra un debate sobre las normas que regulan nuestra profesión en relación con el acceso y el ejercicio de la misma y el papel de los colegios de abogados.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.