LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

01/12/2022. 18:19:46

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Julio Alonso, blogger demandado por la SGAE

El blogger demandado por la SGAE tiene la sensación de “estar en una lucha de David contra Goliat»

Legal Today

"Un blog es lo que es, no lo que una sentencia dictamine" "La SGAE no es una entidad inmaculada que se dedica a actividades benéficas"

Julio Alonso es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid. Hizo un MBA por la Rotterdam School of Management, que amplió en la Richard Ivey Business School at the University of Western Ontario, en Canadá. Ha vivido y trabajado en Italia, Brasil, Holanda, Francia, Reino Unido, Bélgica, Alemania, Dinamarca, Estados Unidos e India.

Julio Alonso demandado SGAE

Alonso fue fundador y Socio-Director de Intélica Venture Management -ahora parte de Roland Berger-, Socio de DiamondCluster International y consultor de Value Partners en Milán y Sao Paulo. Actualmente dedica todo su tiempo a Weblogs SL., una empresa de medios online de nuevo cuño en torno a una red de weblogs especializados, que buscan ser de interés tanto para los lectores como para los anunciantes, y asesoran a empresas sobre temas relacionados con los blogs. Hoy por hoy cuentan con más de veinticinco blogs especializados con un volumen de tráfico de casi ocho millones de usuarios únicos mensuales.

Pero por lo que su nombre saltó a los medios ha sido por una demanda de la SGAE por vulneración del derecho al honor. Julio Alonso transmitió a través de su blog personal -no a través de su empresa- el lanzamiento de un Google Bombing contra la SGAE; es decir, un método por el cual es posible colocar determinadas páginas de internet en los primeros resultados del ranking de búsqueda de Google utilizando un texto concreto.

Para ahondar en la información, Alonso puso un enlace en su blog hacia la web de la SGAE, con el título "ladrones". La Sociedad General de Autores se puso en contacto con el blogger para comunicarle su disconformidad con lo que salía en el blog, tras lo cual Julio Alonso ofreció a la entidad el ejercer su derecho a la réplica. Sin embargo, la réplica que la Sociedad quería ejercer fue considerada excesiva por el dueño del blog, así que todo quedó como estaba en su blog; aunque sí matizó cosas personalmente. La respuesta fue una demanda en el juzgado.
Alonso ha concedido una entrevista a Legal Today, que detallamos a continuación:

 

Ayer quedó visto para sentencia el juicio por la demanda que interpuso contra usted la Sociedad General de Autores. ¿Qué primera impresión tiene sobre cómo se ha desarrollado el juicio?

En un juicio como éste un aspecto clave es el nivel de comprensión y de familiaridad que tienen todos los intervinientes con fenómenos relativamente nuevos como son los blogs. No tuve la sensación de que en este caso fuera alta. Y me sorprendió la posición del ministerio fiscal a favor de la demanda, cuando la posición oficial y pública de la fiscalía de Madrid, que hasta dónde sé es un órgano jerárquico, es la contraria.

 

Siempre se ha dicho que la SGAE tiene unos modos de obrar de grupo de poder. ¿Se siente "vendido" o por el contrario en cada momento procesal ha visto que todos somos iguales ante la Ley?

Tengo claramente la sensación de estar en una lucha de David contra Goliat. Digamos que no tengo la sensación de estar en igualdad de condiciones.

 

Sobre todo a raíz de la demanda presentada por Telma Ortiz de medidas cautelares para la prensa se ha debatido mucho sobre los límites de lo noticiable. Lógicamente, aquí una de las cosas que se plantea es la diferenciación entre un medio de comunicación y un blog, que es más o menos un diario, o un prontuario de pensamientos. ¿Estima que a raíz de lo que decida el juzgado cambiará, o al menos se delimitará qué es un blog?

Un blog es lo que es, no lo que una sentencia dictamine. Sin embargo, una sentencia condenatoria tendría un importante efecto sobre los blogs. Si triunfa la tesis que pretende hacer al dueño de un blog responsable de lo que terceros digan en los comentarios de su blog, dejando a estos últimos totalmente impunes, la consecuencia directa es una gran inseguridad jurídica para los blogs, que llevará a muchos a cerrar sus blogs a comentarios por miedo y a otros a alojar sus blogs en proveedores que escapen al control del entorno jurídico español.

 

Parte de la demanda de la SGAE se basaba en las aportaciones de los lectores del blog, que no en anotaciones de usted. En los diarios digitales, en el apartado de comentarios siempre leemos cláusulas en las que más o menos con las mismas palabras todos aclaran que las opiniones ahí volcadas no han de coincidir necesariamente con la "línea editorial" del medio en cuestión. Ante las quejas de la SGAE, ¿no pensó usted en incluir advertencias similares?

El argumento de la acusación era que simplemente porque yo tengo la posibilidad técnica de eliminar o modificar un comentario soy responsable del mismo. Esto, además, aplicando la ley de prensa de los años 60, que en este caso estimo que es claramente improcedente. En un blog está muy claramente delimitada que parte del mismo es de autoría del propietario y cual de terceros. Es más, durante el juicio ni la SGAE ni la fiscalía han mostrado el más mínimo interés por obtener ningún dato que les permita identificar a los comentaristas autores de los comentarios que estiman injuriosos.

 

Contrariamente a lo que parecía, ayer el fiscal apoyó la demanda. ¿En qué base legal se apoyó este cambio de dirección?

Lo cierto es que el fiscal tampoco hizo una exposición extensa. Se limitó a asumir las tesis de la acusación. Esto es, que existía injuria y que yo, al tener los medios técnicos para retirar los comentarios, era responsable de la misma.

 

Si en lugar de la Ley de Prensa se le aplica, según ha argumentado su defensa, la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, ¿en que sentido cambiarían la calificación de los hechos?

La LSSI establece que los prestadores de servicios en Internet no son responsables de los contenidos creados por sus usuarios. Deben, eso sí, retirarlos si así lo indica la autoridad correspondiente. Que sería un juez, pero en ningún caso la SGAE.

 

En una sociedad de la información todo se relativiza, pero también se enfatiza y acelera. ¿En algún momento del proceso se ha sentido usted en una especie de "Show de Truman", donde el protagonista vivía, sin saberlo, en un escenario donde todo el mundo contemplaba su vida?

La verdad es que no me he parado mucho a pensar en eso. La sensación que tengo es que me ha tocado a mí simplemente porque el post de mi blog salía el primero en la búsqueda de ladrones de Google, y que, afortunadamente, tengo los medios y la intención para llevar adelante esta pelea. Si le hubiera tocado a un blogger de 18 años que vive con sus padres habría estado mucho más indefenso. Al final estoy defendiendo mi libertad de publicar y también la de muchos otros bloggers.

 

La SGAE se queja muchas veces de que recibe un trato discriminatorio por parte de la ciudadanía. ¿No cree que juicios como éste contribuyen aún más a esa imagen oportunista que se están labrando?

Efectivamente. La SGAE no es una entidad inmaculada que se dedica a actividades benéficas. Es una entidad, si no con ánimo de lucro, sí con ánimo de recaudación, que reparte esta entre muy pocas personas y que, por el afán de defender un modelo de negocio que la tecnología ha convertido en obsoleto se está poniendo poco a poco a toda la ciudadanía en contra por sus propios actos. En Internet es clarísimo. Pero también fuera de Internet con comportamientos como la recaudación de sus derechos en conciertos benéficos o en actuaciones de colegio.

 

Hemos sabido que trabajadores de la SGAE entraron de improviso a una boda para hacer pagar el canon de la música que sonaba a los novios y en un festival beneficio con las mismas intenciones. ¿Qué opinión el merece?

Que ese afán recaudatorio les va a llevar a que al final, la sociedad hastiada de su comportamiento, exija a los poderes públicos que ponga coto a sus actuaciones.

 

En Legal Today hemos informado de la creación de la EXGAE, una nueva asociación que busca ofrecer formas alternativas de gestionar la propiedad intelectual. ¿Tiene usted conocimiento de ello? ¿Qué opinión le merece?

Sí, lo conocía. Creo que el paso crucial se dará cuando los propios autores, o más bien el subconjunto de autores miembros de la SGAE (que son una minoría del total, yo también me considero autor), se den cuenta del gran daño a su imagen y a su modelo de negocio que la SGAE está produciendo y dejen de apoyarla.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.