LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

04/03/2024. 19:36:01

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Entrevista a Idoya Arteagabeitia González. Directora de Regulación Corporativa de Telefónica S.A. 

“El nuevo reto más directo es que la regulación confluya, que los operadores no convivamos con diferentes herramientas regulatorias”

Legal Today

Desde octubre de 2021 Idoya Arteagabeitia González es Directora de Regulación Corporativa de Telefónica S.A, cargo al que se incorporó desde el bufete de abogados Pinsent Masons, donde era socia en su oficina de Madrid como responsable del Área de Finanzas, Fintech y Banca. Antes de incorporarse a Telefónica, Idoya trabajó en el Servicio Jurídico de la Administración Española en varios puestos y fue Secretaria del Consejo del Instituto de Crédito Oficial (ICO), el Banco Público Español, y de sus filiales AxisPart, una gestora de fondos de capital riesgo y la Fundación ICO. Intervino como ponente en la mesa del sector TMT en el Congreso Aranzadi de Abogados in House, celebrado en la sede de ICADE los pasados 16 y 17 de noviembre. 

¿Cómo se trabaja con el resto de negocio desde la posición del abogado in house? 

En una empresa de telecomunicaciones incluida en un sector completamente regulado, la regulación es la propia empresa. Un cambio de regulación en sentido positivo o negativo impacta directamente en la cuenta de resultados y es crítico para plan estratégico de la compañía. Los abogados in house tienen que estar en el negocio desde el principio. No es lo mismo exactamente una legislación que aplique a algo que tú haces, que la regulación entendida como algo diferencial de tu sector frente a otro. Actualmente, las empresas over the top no están reguladas, pero en nuestro caso cada decisión estratégica o de negocio tiene que pasar por ver si la regulación a la que estás sometida te lo permite hacer o no. Tienes que ver por dónde va la estrategia y si el marco regulatorio te permite. 

En la mesa de TMT se trató el tema de la necesaria mejora en infraestructuras ¿Qué granito de arena aporta una empresa como Telefónica para cubrir el gap de la inversión que hace falta en España para esa mejora necesaria en las infraestructuras y que los usuarios puedan disfrutar en España de servicios que sí tiene por ejemplo los usuarios de Estados Unidos? 

La red no deja de ser una infraestructura, aunque sea digital y hay que invertir para desplegar, para llegar donde la red no llega, y en capacidad. En España tenemos suerte porque casi todo está desplegado en fibra, que te permite meter más datos que el cable o cobre como era antiguamente. España es uno de los países más aventajados en Europa por los conductos que hay para desplegar la fibra. 

Pero quien inyecta el contenido en la red, de manera gratuita, no tiene el aliciente de usar la red de manera eficiente, porque no lo paga. Una OTT toma la decisión de que los videos de 4K vayan a 6K por la calidad y es una decisión unilateral que no consultan. Desde las nuevas plataformas asumen que desde las compañías como la nuestra vamos a hacer inversiones necesarias para esa capacidad nueva que se requiere. 

Hasta ahora, cuando hacíamos las inversiones en capacidad y despliegue de red asumíamos que había un negocio futuro que nos iba a permitir monetizar esas inversiones que hacíamos unilateralmente. En la media en la que el tráfico crece de manera exponencial, y va a crecer más por la digitalización, el caso de negocio no sale. Cuando la UE se dota de los objetivos de 2030, que evidentemente tenemos que cumplir para no quedarnos atrás con respecto al resto de Europa, la UE asume que los operadores de telecomunicaciones vamos a seguir desplegando e invirtiendo en esa capacidad en redes. Pero, a las empresas que nos dedicamos a ello, no nos salen las cuentas. Eso se traduce en que habrá casos de negocio que no se puedan desarrollar, la calidad va a disminuir… no sabemos qué va a pasar, porque nunca ha pasado hasta ahora que una red tenga dificultades.  

Esto empieza a convertirse en algo no sostenible y hay que diseñar un modelo más global en el que todos los que estamos utilizando este activo, tanto los que ya lo tenemos como los que desarrollan negocios digitales, contribuyan a esta sostenibilidad. Las cifras hablan de un incremento estos años del 30 % de tráfico en red. Esto ha supuesto un incremento de negocio del 30 % también para las OTT. Pero, para los propietarios de las redes, las ganancias han ido decreciendo. Estamos en tarifa plana, no cobramos por consumo. 

Si el sistema falla al final, falla para todos. Bruselas ya está empezando a hablar de una contribución justa para todos los que nos beneficiamos de la red y ahora hay que ver como se materializa. 

¿Qué experiencias existen en otras latitudes respecto a este tema? 

Fuera del ámbito europeo, si nos fijamos en EE. UU., la gran diferencia estriba en las políticas de competencia.  En EE. UU. hay tres grandes operadoras de telecomunicaciones para todo el territorio americano. En España hay muchas más operadoras de telecomunicaciones. Si en España hubiera más volumen de negocio se podrían acometer estas inversiones. No es solo un problema del tráfico, sino de más cosas. Pero la conjunción de todo ello redunda en que el sector, tal y como lo conocemos actualmente, no es sostenible a futuro. La cuestión está también ahí, en la concentración del mercado. Por poner un ejemplo, en el caso de la liberalización de Renfe y Ave, con la entrada de Iryo. No hay negocio para los tres con tarifas baratas. No porque haya tres operadores hay más clientes. La UE pide una fusión transnacional para hacer un gigante europeo como es AT&T en EE. UU. Pero si no somos poderosos a nivel nacional, no podemos abordar una fusión transnacional porque no hay sinergias. El problema no es europeo, si no nacional. 

¿Qué nuevos retos tenéis que afrontar a corto plazo los operadores de telecomunicaciones? 

El nuevo reto más directo es que la regulación confluya, que los operadores no convivamos con diferentes herramientas regulatorias. El principal reto por tanto consiste en hablar de un sector digital más grande, donde la regulación es necesaria pero lo menos invasiva posible y que solucione problemas. La regulación europea intenta regular de manera preventiva, pero para solucionar un problema que no conoce. Vía regulación se intentan resolver problemas de mercado, pero el mercado se regula solo muchas veces. Tiene que haber una regulación más shoft, menos intrusiva que te permita armonizar, pero sin poner barreras al negocio. 

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.