LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

25/07/2024. 05:53:58

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

FERNANDO GIMÉNEZ-ALVEAR, GANADOR DEL X PREMIO JÓVENES JURISTAS MODALIDAD GRADUADOS

“El Premio Jóvenes Juristas pone en valor nuestra disciplina e incentiva en los jóvenes Abogados un compromiso constante con el estudio”

Legal Today

"En la Abogacía la experiencia es la mayor fuente de aprendizaje". "En un Despacho de Abogados uno tiene que aprender a desarrollar las habilidades propias de un buen Abogado como son, por ejemplo, el trabajo en equipo y el trato con el cliente". "No se juzga tu capacidad de preparación de un caso concreto, sino el dominio que los candidatos tienen de las distintas ramas del ordenamiento jurídico que son relevantes en el ámbito de la empresa".

Fernando Giménez-Alvear, Abogado de Clifford Chance, ha sido el ganador del X Premio Jóvenes Juristas modalidad profesionales menores de treinta años, convocado por la Fundación Garrigues, la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra, el Centro de Estudios Garrigues y la editorial jurídica Thomson Reuters Aranzadi. Con él hemos hablado acerca de cómo se preparó para el ejercicio, cómo fue el desarrollo del mismo y sus impresiones generales acerca de los jóvenes Abogados.

Fernando Giménez Alvear

¿En qué consistió las pruebas a las que tuvo que enfrentarse?

El Premio está organizado en tres fases. Una primera en la que 25 candidatos son seleccionados a partir de su curriculum vitae. Los 25 seleccionados tienen que realizar una prueba escrita consistente en la elaboración de un informe jurídico a partir de un supuesto práctico que comprende diversas materias relacionadas con el Derecho de la Empresa. Este informe se prepara en el Centro de Estudios Garrigues y únicamente puede consultarse los textos legislativos con los que los candidatos acudan a las pruebas. Los 10 candidatos que mejor puntuación obtengan en dicho informe deben defenderlo oralmente frente al Jurado, cuyos miembros pueden realizar aquellas preguntas que estimen convenientes en función de la exposición de los candidatos.

¿Cómo lo preparó?

Dado que el supuesto práctico abarca la mayor parte de las disciplinas del Derecho, es muy difícil realizar una preparación específicamente dirigida a la realización del mismo. En mi caso, en la fase escrita me limité a recopilar toda la legislación que creía me podía ser de utilidad durante la preparación del informe. En cambio, una vez fui convocado a la fase oral, repasé con más detenimiento todo lo que recordaba haber escrito en el informe y revisé los aspectos más controvertidos del caso planteado consultando doctrina y jurisprudencia.

¿Qué aspecto le pareció  más difícil a la hora de la preparación?

El carácter multidisciplinar del supuesto práctico hace prácticamente imposible plantearse una preparación específica. Quizá sea esta una de las características que hacen más interesante este Premio ya que no se juzga tu capacidad de preparación de un caso concreto, sino el dominio que los candidatos tienen de las distintas ramas del ordenamiento jurídico que son relevantes en el ámbito de la empresa.

¿Qué aportan convocatorias como éstas a la Abogacía?

El Premio Jóvenes Juristas pone en valor nuestra disciplina e incentiva en los jóvenes Abogados un compromiso constante con el estudio, elemento imprescindible en el ejercicio de cualquier profesión jurídica.

Usted trabaja en un Despacho internacional, Clifford Chance, ¿qué diferencias principales observa entre los Abogados españoles y los extranjeros?

A mi juicio las diferencias entre los Abogados de los distintos países son mínimas y casi siempre están referidas a la legislación aplicable y no al tipo de trabajo que se desempeña. Lo que más define a un tipo de Abogado de otro son los clientes. Es cierto que la profesión de la Abogacía está muy enfocada al mercado concreto en el que un Abogado presta sus servicios, pero también lo es que las necesidades de un cliente extranjero son prácticamente las mismas que las de un español.

¿Y entre los jóvenes y los de más edad?

La diferencia entre los jóvenes y los de más edad es precisamente la diferencia de edad. Aunque pueda parecer manido, en toda profesión, y aún más en la Abogacía, la experiencia es imprescindible. Un Abogado joven puede tener un conocimiento muy extenso de su especialidad o incluso grandes habilidades sociales, pero en cualquier caso carece de todo aquello que sólo te puede aportar la vida profesional como, por ejemplo, comprender las necesidades de tu cliente.

Respecto a la juventud y la veteranía, ¿qué mitos cree usted que habría que desterrar?

No creo que haya que desterrar ningún mito. Opino que todos tenemos mucho que aprender de los que llevan más años  y que en la Abogacía la experiencia es la mayor fuente de aprendizaje. Esto no quiere decir que los Abogados jóvenes no tengan que luchar para abrirse un hueco, pero no creo que exista ningún tipo de contradicción entre esto y reconocer que tenemos mucho que aprender de los más veteranos.

¿Cuál fue el contraste más grande que usted experimentó entre lo que contaban de la vida laboral en la universidad y la realidad del día a día en un Despacho?

Lo cierto es que no he experimentado grandes contrastes. Mi Universidad (ICADE) siempre ha estado muy en contacto con la realidad empresarial y de los Despachos, lo que hace que uno salga a la vida profesional bastante informado de lo que se va a encontrar. Gracias a los programas de prácticas, los foros de empresas y el contacto con socios de distintos Despachos que imparten clases en ICADE uno conoce en líneas generales en qué consiste el trabajo del día a día de un Abogado.

¿Qué cosas ni se enseñan ni se pueden enseñar en la Universidad y uno aprende en un Despacho quiera o no?

La Universidad y la vida profesional son fuentes de aprendizaje diferenciadas y así deben seguir siéndolo. En la facultad de Derecho uno debe adquirir conocimientos generales de las distintas ramas del ordenamiento y habilidades que le permitan desenvolverse mejor en todos los ámbitos de la vida. En cambio, en un Despacho de Abogados uno tiene que aprender a desarrollar las habilidades propias de un buen Abogado como son, por ejemplo, el trabajo en equipo y el trato con el cliente. 

¿Qué le diría usted a un joven que duda entre concursar o no el año que viene?

Que se anime a participar, que no se pierde nada por intentarlo y que en cualquier caso es una experiencia muy satisfactoria.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.