LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

01/12/2022. 17:03:43

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Jesús Gascón Catalán, Director General de Tributos

“En la regulación del IVA inmobiliario no son previsibles grandes cambios”

Legal Today

"El momento económico es dificilísimo, lo que nos obliga a meditar todas las decisiones más que nunca y a tener muy claros los efectos prácticos de las medidas" "El sistema tributario se va a gestionar de forma eficaz con los menores costes de cumplimiento para el contribuyente y con el menor riesgo posible de errores e incumplimientos"

Miembro del Cuerpo Inspectores de Hacienda del Estado y de Interventores y Auditores del Estado. Ha sido Subdirector General de Verificación y Control Tributario y Coordinador de Área y Vocal Asesor del Departamento de Gestión Tributaria de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, departamento en donde además fue Subdirector General de Asistencia Jurídica y Coordinación Normativa. También ha sido Director Adjunto del Departamento de Organización, Planificación y Relaciones Institucionales, Secretario Técnico Permanente de la Comisión Mixta de Coordinación de la Gestión Tributaria y Director del Departamento de Gestión Tributaria en la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

En la regulación del IVA inmobiliario no son previsibles grandes cambios

¿Cómo definiría su trayectoria profesional?

Creo que he tenido suerte en mi trayectoria profesional. Comencé trabajando en la Intervención General de la Administración del Estado, lo que me permitió conocer la Administración por dentro y me ha sido muy útil desde entonces. Luego viví la creación de la Agencia Tributaria y en mis primeros años en ella me especialicé en el IVA y participé en la implantación de la reforma de 1993, que supuso la desaparición de las fronteras interiores en la Unión Europea y una nueva tributación de las operaciones intracomunitarias en dicho impuesto. Supongo que lo que hice en aquella época es lo que más se parece a lo que yo pensaba que era trabajar como fiscalista cuando preparaba oposiciones

Más adelanté empecé a asumir puestos de mayor responsabilidad. Como Subdirector de Asistencia Jurídica y Coordinación Normativa en el Departamento de Gestión rentabilicé jurídica (el IVA es un impuesto más económico que jurídico) y mi trabajo se centró en el diseño y la coordinación en la aplicación de los procedimientos tributarios. Después como Subdirector de Verificación y Control entré de lleno en el diseño de las campañas comprobación y en los nuevos sistemas de ayuda al contribuyente: envío de datos fiscales, borradores de declaración. Estuve siente intensos años, así que mucha gente me asocia más con ese puesto que con ningún otro.

En la Secretaria Técnica de la Comisión Mixta descubrí el mundo autonómico y la importancia de la coordinación entre Administraciones y profesionales. Además, dicho puesto tiene el rango de Dirección Adjunta del Departamento de Organización, Planificación y Relaciones Institucionales de la Agencia, lo que me llevó a participar en proyectos tan importantes como la coordinación del Plan de Prevención del Fraude Fiscal. 

Luego pase a ser Director del Departamento de Gestión Tributaria lo que me permitió completar casi 15 años prácticamente seguidos de trabajo en el área de gestión.

Y en el verano pasado dejé la Agencia Tributaria y fui nombrado Director General de Tributos.

En todos los puestos he estado a gusto y he tenido la suerte de trabajar con excelentes equipos, así que tengo buen recuerdo de todos ellos, no sabría con cual quedarme.

 

¿Qué ha supuesto para usted el nombramiento como Director General de Tributos?

La verdad es que siempre es una satisfacción que se acuerden de uno para puestos así. Me dio pena dejar la Agencia y el área de Gestión, pero la Dirección General de Tributos es una responsabilidad a la que no se puede decir que no por alguien al que le gusta la fiscalidad. Además, se trataba de sustituir a un amigo que se marchaba por voluntad propia. Su equipo es mi equipo y, como tenemos formas de ver la vida y la Administración muy parecidas, la transición ha sido relativamente fácil. 

En cualquier caso, el momento económico es dificilísimo, lo que nos obliga a meditar todas las decisiones más que nunca y a tener muy claros los efectos prácticos de las medidas. En este sentido, mi experiencia en el ámbito de gestión es una ayuda.

 

Recientemente la Fundación Coloquio Jurídico Europeo ha organizado unas jornadas sobre progresividad fiscal y otra sobre financiación local ¿Qué opinión le merecen sus actividades como foro de diálogo entre jueces, juristas de la Administración, profesores universitarios y registradores?

Es estupendo que existan foros para hablar con tranquilidad, casi entre amigos, de asuntos de gran relevancia. De otra forma, el día a día te absorbe y casi no hay ocasión de ver las cosas con cierto distanciamiento y compartir opiniones en un entorno relajado, pero no por eso menos cualificado y exigente. Estuve hace poco moderando una mesa redonda de lujo con Pascual Sala y Gaspar de la Peña sobre progresividad fiscal. La idea de lo que se entiende por un sistema fiscal progresivo ha cambiado mucho desde la aprobación de la Constitución y fue interesante contrastar opiniones sobre este cambio y las nuevas fórmulas que se utilizan para lograr que los tributos, y el sistema en su conjunto, sigan progresivos, más allá de las tarifas del IRPF y los impuestos patrimoniales. Cada uno tenemos un concepto diferente de lo que debe ser la progresividad y cuál ha de ser su intensidad, pero todos compartimos que el sistema tributario debe ser de alguna manera progresivo. Bueno, un magnífico foro. Y en otros debates en los que he participado como espectador los ponentes también han estado a un gran nivel. La iniciativa es un éxito y, en la medida en la que la agenda me lo permita, me convertiré en un asiduo de sus convocatorias

 

El Colegio de Registradores ha apostado por las nuevas tecnologías para facilitar a las oficinas liquidadoras la gestión de los tributos cedidos. ¿Cómo se ve, desde la Administración, el desarrollo de estas tecnologías por parte de los diferentes operadores jurídicos? 

Después de muchos años en la Agencia Tributaria no tengo ninguna duda de que las nuevas tecnologías no son una ayuda sino una necesidad. La gestión tributaria ha dado un salto gigantesco en los últimos años que hubiera sido imposible sin el esfuerzo de modernización que han afrontado los profesionales que participan y colaboran en la aplicación del sistema tributario y los Registradores han sido un ejemplo para todos. La existencia de estrategias compartidas, plasmadas en convenios de colaboración, constituyen una garantía para el ciudadano y para la propia Administración de que el sistema tributario se va a gestionar de forma eficaz con los menores costes de cumplimiento para el contribuyente y con el menor riesgo posible de errores e incumplimientos.

 

¿Qué opina del cierre registral para actos liquidados en una administración tributaria incompetente establecido por la nueva redacción de artículo 54 del Texto Refundido del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados?

El nuevo artículo 54 surge de una propuesta unánime que las Administraciones tributarias autonómica propusieron a la Administración del Estado. Esta propuesta ya se ha convertido en una realidad en la Ley 4/2008 para evitar ingresos en Administraciones no competentes y ahorrarnos los conflictos que originaban este tipo de ingresos cuando se producían. El papel del cierre registral es decisivo para solucionar este problema. Creo que cuando las Administraciones gestoras proponen una modificación normativa hay que ser receptivos y en este caso así se ha hecho

 

¿Ve viable una modificación normativa con la que la totalidad del IVA inmobiliario fuera gestionada por las Comunidades Autónomas? 

En la regulación del IVA no son previsibles grandes cambios, aunque tenemos que trasponer dos directivas en 2009 sobre las devoluciones a no establecidos y el lugar de realización de las prestaciones de servicios. Y en relación con el ámbito inmobiliario, además de cumplir con las reglas de armonización europeas, cualquier cambio debería ser fruto de un amplio consenso entre las CCAA y el Estado. Por ejemplo, ahora estamos hablando en el seno de la Comisión Mixta de la posible ampliación del concepto de rehabilitación, que constituye uno de los ejes básicos de la política de vivienda en España, pero cualquier modificación en su definición, en mi opinión, tiene que estar hablada previamente porque afecta tanto al IVA y como a TPO, es decir, a la financiación estatal y autonómica

 

¿Cómo ve la reforma de la tributación local?

Las negociaciones de los sistemas de financiación territorial son siempre complejas. Se trata de definir necesidades, recursos, criterios de reparto, nivelaciones, multitud de factores en definitiva. En el ámbito local, los tributos obligatorios y potestativos representan más de la mitad de los ingresos de los municipios, por tanto, cualquier cambio en su configuración debe hacerse con precaución y amplio consenso. Entiendo que en esta ocasión no se va a producir una gran reforma con supresión, creación o refundación de ninguno de los impuestos municipales, pero puede ser un buen momento para introducir ciertas mejoras técnicas en el diseño de alguno de ellos. En cualquier caso no son previsibles grandes cambios

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.