LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

05/12/2022. 08:22:29

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Juan Pablo González, Secretario Permanente de la Cumbre Judicial Iberoamericana y Vocal del CGPJ

“Nuestro compromiso es afrontar nuevos retos”

"Nuestra actividad es muy intensa a través del Aula Iberoamericana, la Red Iberoamericana de Escuelas Judiciales y la donación de materiales formativos"  "La independencia judicial es el cimiento sobre el que debe construirse el resto del edificio judicial"

Juan Pablo González, Secretario Permanente de la Cumbre Judicial Iberoamericana y Vocal del Consejo General del Poder Judicial, nos desgrana su visión sobre las Cumbres Judiciales Iberoamericanas, su necesidad, sus logros y su futuro. Analiza, también, el papel que han desempeñado las cumbres en el fortalecimiento de la región y en la mejora de la calidad de la justicia, destacando los esfuerzos de los países iberoamericanos por lograr una mayor integración en el área judicial.

Juan Pablo González

¿Podemos hablar de un espacio Judicial Iberoamericano real o estamos, más bien, ante una utopía indicativa?

En el momento actual no puede hablarse en un sentido estricto de la existencia de un espacio judicial iberoamericano, pues no existen reglas comunes en materia de competencia, asistencia judicial, o reconocimiento de decisiones extranjeras.  Tampoco existen instituciones o tribunales supranacionales con jurisdicción sobre aspectos específicos de las decisiones de cada país. En definitiva, y a diferencia de lo que ocurre en la Unión Europea, no existe un marco legal común ni mecanismos supranacionales para la resolución de conflictos.

La pregunta es si los países iberoamericanos están dispuestos a ceder soberanía a un ente supranacional, si es posible configurar una comunidad iberoamericana con organismos supranacionales que actúen como factores aseguradores de la estabilidad y del manejo responsable de la democracia y de los derechos humanos. Lo que sí existe es un proceso de implantación gradual para el que contamos con potentes aliados derivados de la fuerte identidad cultural de la región, y también, una verdadera comunidad judicial iberoamericana creada a partir de todo un rico tejido de relaciones personales e institucionales a cuya consolidación ha contribuido de forma decisiva la Cumbre Judicial Iberoamericana.

 

¿Existen avances en la capacitación judicial latinoamericana o se trata, en suma, de un tema inconcluso?

En materia de formación se han producido avances importantes en los últimos años, gracias al esfuerzo del Consejo General del Poder Judicial y de la Cooperación Española en la implementación de numerosos programas. Nuestra actividad es muy intensa a través del Aula Iberoamericana, (que en los últimos 10 años ha venido otorgando becas a más de 1400 jueces iberoamericanos), la Red Iberoamericana de Escuelas Judiciales (que tiene por objeto fortalecer y mantener en permanente comunicación a las instancias responsables de la formación de nuestros jueces, y que al tiempo ofrece cursos virtuales), y la donación de materiales formativos.

 

¿Se extiende en Iberoamérica la politización de la justicia?

Consideramos que la independencia judicial es el cimiento sobre el que el debe construirse el resto del edificio judicial. Por eso aprobamos el Estatuto del Juez Iberoamericano y tratamos de divulgarlo como un documento de referencia y de identidad en nuestro ámbito geográfico y cultural. La politización y las injerencias en el funcionamiento de los Tribunales siguen siendo uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los sistemas judiciales de la Región. Persisten resistencias internas que derivan de situaciones de clientelismo y de compromisos espurios. De ahí el interés de la Cumbre de fortalecer la independencia judicial mejorando los sistemas de gobierno judicial y mediante la instalación de sistemas integrales y armónicos de carrera judicial, transparentes, basados en los principios de mérito, capacidad y responsabilidad.

 

¿Es posible afirmar que España protagoniza y dedica muchos recursos a las cumbres judiciales de Iberoamérica?

En términos cuantitativos los recursos empleados por España en la Cumbre Judicial de Iberoamérica no son significativos. Sí lo son la ilusión y el esfuerzo de los Jueces y Magistrados comprometidos con el proyecto. La Cumbre no cuenta con un presupuesto propio, pero sí con inversiones externas e internas. Son, por un lado, las Cortes y Consejos quienes sufragan los gastos de sus representantes y delegados. Por otro, el Consejo General del Poder Judicial en su condición de Secretaría Permanente, se encarga de la obtención de fondos y ayudas externas para posibilitar el desarrollo y ejecución de los proyectos. Tenemos la impresión de que hemos creados estructuras y productos de una gran potencialidad, pero que necesitan de un constante seguimiento y una creciente inversión.

 

La justicia integra Iberoamérica, ¿se trata de una integración efectiva o estamos ante una colaboración técnica?

Es incuestionable que todo proceso de integración económica y política necesita una base jurídica. En ese proceso gradual nos encontramos en el momento actual en una fase de colaboración y de concertación entre los responsables de los poderes judiciales de todos los países que integran la comunidad de Iberoamérica de Naciones. Nuestra prioridad ha sido materializar nuestros trabajos en acciones y productos concretos visibles, que favorezcan efectivamente el acercamiento y  la modernización de nuestros sistemas de justicia, contribuyendo al mismo tiempo a la creación de un verdadero espacio judicial. Hay mucho por hacer para lograr esos objetivos.

 

El aula Iberoamericana, el Iber ius, la Iber red, etc. son medidas concretas, qué duda cabe. Sin embargo, ¿han tenido una repercusión evidente en la calidad de la justicia latinoamericana?

Siempre hemos pretendido no limitarnos a mantener y realizar declaraciones de carácter solo programático, sino materializar nuestros trabajos en acciones que redundaran en un mejor funcionamiento de la justicia. Nuestros mejores logros han sido precisamente los que enfrentando ese reto han dado origen a realidades tangibles como las citadas. Pero es preciso seguir avanzando y garantizar la sostenibilidad de los proyectos y acciones en marcha, tales como la Red Iberius, o más recientemente, la Comisión Iberoamericana de Ética Judicial.

 

Se habla de un déficit cultural latinoamericano ¿Tiene algo que ver con la aplicación de viejas prácticas judiciales? ¿O es al revés?

Existen problemas muy importantes derivados del mantenimiento de sistemas organizativos obsoletos, basados en prácticas burocráticas o de la confusión de funciones jurisdiccionales y gubernativas. También existe un déficit en materia de establecimiento de una verdadera cultura de legalidad, basada en el respeto de la primacía del derecho que es condición necesaria para el establecimiento de un sistema que garantice la independencia judicial y la separación de los poderes.

 

¿Cuál es su balance de la última cumbre de Brasil? ¿Estamos en condiciones de mirar el futuro con esperanza?

El balance de la última Cumbre celebrada en Brasil es claramente positivo destacando por su relevancia la constitución de una Comisión conjunta de trabajo entre poderes judiciales europeos e iberoamericanos, la aprobación de la primera fase del Plan de Estadística Judicial que ha permitido el establecimiento de una herramienta estadística homogénea, haciendo de esta manera posible un mejor diseño y definición de políticas publicas judiciales así como el análisis y estudio comparativo de los diferentes sistemas o la aprobación de las llamadas reglas de Brasilia, sobre acceso a la justicia de las personas en condición de vulnerabilidad, desarrolladas con el apoyo del  proyecto de Eurosocial y con la contribución de todas las redes del sector Justicia Iberoamericana. También es justo reconocer el apoyo recibido de la Cumbre de Jefes de Estado de Gobierno con la presencia de su Secretario General en nuestra Asamblea de Brasilia.

Creo que estamos en condiciones de mirar el futuro con esperanza; por eso, desde la Secretaría Permanente estamos centrados en fortalecer lo ya creado y explotar sus inmensas potencialidades. Sin que ello no suponga afrontar nuevos retos, si bien haciéndolo de manera responsable. Ése es nuestro compromiso.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.