LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

05/07/2022. 21:18:32

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Biden asumirá la presidencia de EE.UU. en medio de profundas divisiones, pandemia furiosa

Reuters

WASHINGTON (Reuters) – El demócrata Joe Biden será juramentado como el 46o presidente de los Estados Unidos el miércoles, asumiendo el timón de un país acosado por profundas divisiones políticas y golpeado por una furiosa pandemia de coronavirus.

Biden, de 78 años, se convertirá en el presidente de Estados Unidos más antiguo de la historia en una ceremonia reducida en Washington que ha sido despojada en gran medida de su pompa y circunstancia habituales, debido tanto al coronavirus como a las preocupaciones de seguridad después del asalto del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos por partidarios del presidente saliente Donald Trump.

Con sólo un pequeño número de asistentes presentes, el demócrata tomará el juramento de su cargo ante el juez principal de los Estados Unidos John Roberts justo después del mediodía (1700 GMT), colocando su mano sobre una Biblia de reliquia que ha estado en la familia Biden durante más de un siglo.

Su compañera de fórmula, Kamala Harris, hija de inmigrantes de Jamaica e India, se convertirá en la primera persona negra, primera mujer y primera asiática americana en servir como vicepresidenta después de que ella sea juramentada por la jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos Sonia Sotomayor, la primera miembro latina de la corte.

La ceremonia se desarrollará frente a un Capitolio de Estados Unidos fuertemente fortificado, donde una turba de partidarios de Trump irrumpió en el edificio hace dos semanas, enfurecido por sus falsas afirmaciones de que la elección de noviembre fue robada con millones de votos fraudulentos. La violencia llevó a la Cámara de Representantes de Estados Unidos, controlada por los demócratas, a acusar a Trump la semana pasada por una segunda vez sin precedentes.

Miles de tropas de la Guardia Nacional fueron llamadas a la ciudad después del asedio, que dejó cinco personas muertas y obligó brevemente a los legisladores a esconderse. En lugar de una multitud de partidarios, el National Mall estará cubierto por casi 200.000 banderas y 56 pilares de luz destinados a representar a personas de estados y territorios de Estados Unidos.

Biden, que ha prometido «restaurar el alma de Estados Unidos», llamará a la unidad estadounidense en un momento de crisis en su discurso inaugural, según los asesores.

Perderá poco tiempo tratando de pasar página sobre la era Trump, dijeron los asesores, firmando una serie de 15 acciones ejecutivas en su primer día en el cargo en temas que van desde la pandemia a la economía y el cambio climático. Las órdenes incluirán la obligación de imponer máscaras sobre la propiedad federal, reincorporarse al acuerdo climático de París y poner fin a la prohibición de viajar de Trump a algunos países de mayoría musulmana.

En una señal temprana de su plan para llegar a través del pasillo político, Biden ha invitado a los principales líderes del Congreso, incluyendo al líder republicano de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy y el líder republicano del Senado Mitch McConnell, a unirse a él en la iglesia el miércoles por la mañana.

En una ruptura con más de un siglo y medio de tradición política, Trump planea salir de la Casa Blanca antes de la toma de posesión, declinando reunirse con su sucesor y afirmar la transferencia pacífica del poder.

Se espera que el vicepresidente Mike Pence, los expresidentes estadounidenses George W. Bush, Barack Obama y Bill Clinton, y McCarthy y McConnell asistan a la ceremonia de toma de posesión de Biden.

Trump, que se ha vuelto cada vez más aislado en los días menguantes de su mandato, todavía no ha concedido formalmente las elecciones del 3 de noviembre. Llevará a la luz un evento de despedida en la Base de la Fuerza Aérea Conjunta Andrews por la mañana, aunque no se espera que asistan los principales republicanos, incluyendo Pence.

HITOS SOMBRÍOS

Para Biden, que durante mucho tiempo albergaba ambiciones presidenciales, la toma de posesión es el cenit de una carrera de cinco décadas en el servicio público que incluyó más de tres décadas en el Senado de los Estados Unidos y dos mandatos como vicepresidente bajo el ex presidente Barack Obama.

Pero se enfrentará a un conjunto de crisis superpuestas que desafiarían incluso a alguien de su experiencia política.

El nuevo coronavirus alcanzó un par de hitos sombríos en el último día completo de Trump en el cargo el martes, alcanzando 400.000 muertes en Estados Unidos y 24 millones de infecciones, la más alta de cualquier país. Millones de estadounidenses están sin trabajo debido a las restricciones relacionadas con la pandemia.

Biden se ha prometido a llevar todo el peso del gobierno federal a la crisis, incluyendo un programa de pruebas y rastreo más robusto y una campaña masiva de vacunación. Su principal prioridad es un plan de $1,9 billones que mejoraría los beneficios sin empleo y proporcionaría pagos directos en efectivo a los hogares. Requerirá la aprobación de un Congreso profundamente dividido, donde los demócratas tendrán ventajas escasas tanto en la Cámara de Cámara como en el Senado.

Las acciones ejecutivas del miércoles, en cambio, están destinadas a avanzar en las prioridades de Biden sin necesidad de legislación.

El presidente establecerá una nueva oficina de la Casa Blanca coordinando la respuesta del coronavirus, revocará el permiso otorgado al polémico oleoducto Keystone XL y pondrá fin a la declaración de emergencia de Trump que ayudó a financiar un muro fronterizo de México, entre otras órdenes.

Jen Psaki, la secretaria de prensa entrante de la Casa Blanca, dijo que Biden planea órdenes ejecutivas adicionales en las próximas semanas, incluyendo la eliminación de las restricciones de Trump a las tropas transgénero y la reversión de una política que bloquea los fondos estadounidenses para programas extranjeros vinculados al aborto.

Aunque Biden ha establecido una ambiciosa agenda para sus primeros 100 días, incluyendo la entrega de 100 millones de vacunas COVID-19, el Senado podría ser consumido por el próximo juicio por impeachment de Trump, que avanzará a pesar de que ha dejado el cargo.

El juicio podría servir como una prueba temprana de la promesa de Biden de fomentar un renovado sentido de bipartidismo en Washington.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.