La Eutanasia

Sanidad

El debate de la eutanasia se ha vuelto a abrir con la proposición de reforma del Código Penal por el Parlamento de Cataluña, aprobada por el Congreso de los Diputados, con los votos en contra del PP y de UPN y la abstención de Ciudadanos.

Sanidad

Actualmente en España, la eutanasia se regula en el artículo 143.4 del Código Penal, que indica lo siguiente:

Artículo 143 CP

4. El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo.

Es decir, es necesario que exista una petición expresa e inequívoca del enfermo para causar su muerte; y el autor debe cooperar a su muerte con actos necesarios, o causarle directamente la muerte.  La pena prevista para este delito es la inferior en uno o dos grados a las señaladas para la cooperación al suicidio (prisión de dos a cinco años) o para la cooperación ejecutiva al suicidio (prisión de seis a diez años).

La propuesta de reforma propone modificar la redacción del artículo 143.4 del Código Penal, para así facilitar una muerte digna para aquellas personas que planteen la posibilidad de poner fin a su vida por decisión propia, como ocurre en otros países como Bélgica, Países Bajos, Suiza o Luxemburgo.

Cierto es que la tendencia es que cada vez más estados y países de cualquier parte del mundo regulen con distintas fórmulas el derecho sobre la propia vida y, por tanto, sobre la propia muerte, lo que creado un creciente interés en la opinión pública mundial en la regulación de la eutanasia.

La proposición también afirma que se debe velar porque los más vulnerables no puedan ser manipulados por otras personas. Por ello creen necesaria una ley de disposición sobre la propia vida que garantice la libre autonomía personal. Pero ¿cómo controlar si se está garantizando realmente la autonomía personal y no se está atendiendo a la voluntad de terceras personas?

Reducción del gasto y de cuidados paliativos

"Me da cierto miedo la eutanasia en manos del Estado", afirmaba el autor Rafel Argullol. Un miedo que se traduce en una medida de reducción del gasto en el proceso de morir. Y es que no hace mucho, el ministro japonés de finanzas, Taro Aso, incitó a los ancianos de su país a que "se dieran prisa" en morir. La razón no era otra que la económica: el estado invierte millones de yuanes en la manutención de una cuarta parte de la población que está por encima de los 60 años.

¿Es, por tanto, la eutanasia competidora de los cuidados paliativos? Porque desde un punto de vista puramente económico, quizás se podría pensar que es mucho más fácil recurrir al atajo de la muerte que adentrarse en un proceso de cuidados especializados y costosos.

Cabe destacar las impresiones de Rafael Mota, presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos: "cuando un enfermo ingresa en cuidados paliativos te dice que así no se puede vivir. Cuando lleva un tiempo bien tratado, deja de pedir la muerte. Quiere vivir".  ¿Es necesario entonces una mejora de los cuidados paliativos, para que todo el mundo tenga acceso a ellos, a fin de evitar el deseo de morir?

Libre elección

La proposición de ley ha coincidido con la imposición de la eutanasia al niño británico Alfie Evans, en contra de la voluntad de sus padres. Se trata de un caso que ha abierto los ojos a una parte importante de la opinión pública europea: ¿La eutanasia es una elección libre, como afirman sus defensores; o, por el contario, en la práctica puede ser legalmente impuesta?

En este contexto, la Asamblea del Consejo General de Colegio de Médicos ha lanzado un comunicado en el que se muestra en contra de la eutanasia, incidiendo en que su Código Deontológico se establece que "el médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente ni siquiera en caso de petición expresa por parte de ésta". De hecho a través del Observatorio de Atención al final de la Vida, los médicos ya habían expresado que su prioridad es extender los cuidados paliativos y el acceso universal y equitativo a los cuidados paliativos de calidad, pues el Observatorio asegura que 60.000 personas mueren cada año "con sufrimiento" por culpa de la falta de igualdad en los cuidados paliativos. ¿Habrá que plantearse entonces una mejora de los cuidados paliativos antes que modificar la regulación penal de la eutanasia?

En cualquier caso, la principal controversia gira en torno a la cuestión de si existe o no el derecho a disponer de la propia vida: un tema de ética y política criminal que no está privado de polémica.