LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

23/07/2024. 20:51:17

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

La ficha del testigo, una herramienta clave para el interrogatorio

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog
Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla

En nuestro anterior post examinamos la ficha del testigo desde una perspectiva de la información del testigo que debemos disponer para abordar el interrogatorio, ya que, como indicamos, para adoptar la decisión de realizar el interrogatorio es fundamental que conozcamos al testigo, su testimonio y la coherencia de éste con el resto de la información fáctica y probatoria del caso.

Hoy, continuamos con la segunda parte de la ficha, centrada esta vez en la información vinculada a la planificación del interrogatorio propiamente dicho, información que parte de la determinación de los objetivos que pretendemos conseguir a través del interrogatorio.

De esta forma, no podremos avanzar en la ficha hasta que no hayamos tomado la decisión (¡tan importante!) de disponer de un objetivo clave y alcanzable para llevar a cabo el interrogatorio. Si no hay objetivo, no hay interrogatorio ni ficha que valga.

La ficha que sigue recoge, a modo de ejemplo, dos objetivos de un contrainterrogatorio.

A continuación siguen los temas, es decir, aquellos puntos esenciales y concretos de los hechos sobre los que girará el interrogatorio. Los temas se integran en los objetivos, es decir, puede haber tantos temas como deseemos, pero estarán relacionados con cada uno de los objetivos.

En la ficha que reproducimos, podemos observar tres temas relacionados con el objetivo segundo antes visto (desacreditar el testimonio).

A continuación, en cada tema incluiremos los hechos relevantes, las preguntas y las evidencias.

Los hechos relevantes son los hechos que queremos probar expresados mediante el mensaje fáctico que se pretende enviar al juez respecto de una prueba o de un tema en particular. Por lo tanto, cada objetivo y tema están compuestos por una o varios hechos relevantes.

Las preguntas equivalen a los puntos o aspectos sobre los que queremos preguntar para alcanzar nuestro objetivo. No deben estar determinadas en formato pregunta, bastando el tema básico a fin de ser transformado a pregunta durante el juicio y en función de las circunstancias concurrentes.

Finalmente, las evidencias constituyen pruebas de referencia que puedan servirnos para confrontar las respuestas del testigo y apoyar nuestras afirmaciones o para contradecirlas. Nos referimos con ello a cualquier prueba como declaraciones previas del acusado, la víctima, el propio testigo, pruebas documentales, etc.

Sigamos a continuación con el ejemplo, y veremos cómo se enlazan estos tres conceptos dentro del tema y objetivo.

Ni que decir tiene, que esta estructura se puede ir multiplicando incluyendo más temas dentro de cada objetivo y más hechos relevantes, preguntas y evidencias en cada tema.

En conclusión, la ficha del testigo, no sólo nos suministrará una valiosa información sobre el testigo, sino que, además, dispondremos de datos muy valiosos para, durante el interrogatorio, ir efectuando las preguntas que correspondan a cada objetivo, tema y hecho relevante, controlando de paso la cobertura probatoria de la que disponemos.

Esto no es improvisación, y todo lo más será improvisación preparada, pues he tenido ocasión de practicarlo (cambiando mi anterior proceder) y si bien al principio puede costar algo de trabajo, las preguntas vienen solas y, además, en un contexto en el que se consigue mantener el ritmo del interrogatorio.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

Blog

El Abogado Litigante

Te recomiendo

El abogado orientado por su estrategia debe presentar su caso ante el juez como el más creíble y fundamentado en derecho, es decir, a través de unas líneas de defensa solventes que comprenderán cómo plantear/realizar un interrogatorio y un contrainterrogatorio eficaz, presentar el resto de la prueba y exponer un alegato persuasivo.  Para lograr dicho objetivo, deberá servirse de las técnicas estratégicas de litigación, que comprenden los procesos de comunicación y argumentación seguidos por el abogado antes, durante y después del juicio y que se materializan especialmente a través de las técnicas de interrogatorio, argumentación y oratoria. Con estos y mediante el empleo de contenidos procesales, materiales y de diferentes técnicas (psicología forense, oratoria y otras disciplinas), conseguirá transmitir la necesaria credibilidad.

Partiendo de esta idea, El blog del abogado litigante está dirigido a los profesionales del derecho que pretendan mejorar y crecer en sus intervenciones procesales gracias a las técnicas de litigación que iremos compartiendo de forma periódica.