LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

04/10/2022. 11:22:57

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

La contabilidad de la empresa, ¿utilidad u obligación?

Desde el punto de vista de la asesoría fiscal y contable, me gustaría exponer mi punto de vista sobre la llevanza de la contabilidad, ya que muchas veces no tenemos muy claro para que sirve llevar una contabilidad adecuada al Código de Comercio.

Calculadora y gráficos

En la normativa fiscal del Impuesto sobre Sociedades, nos encontramos con el deber de llevar una contabilidad según marca el Código de Comercio, y  este en su artículo 25 especifica que "todo empresario debe llevar una contabilidad ordenada, adecuada a la actividad de su empresa que permita un seguimiento cronológico de todas sus operaciones".

Hasta ahí nos encontramos con las obligaciones de llevar una contabilidad, pero ¿realmente la contabilidad solo sirve para cumplir la legislación vigente?, mi opinión personal es que no, aunque depende un poco de la empresa, si la contabilidad se enfoca hacia el cumplimiento de las leyes o se lleva para controlar la empresa.

He de decir, que una contabilidad bien llevada, que refleje la realidad de la empresa, nos puede ayudar a tener un control milimétrico de la empresa, pues de la contabilidad podemos extraer muchos datos que nos pueden ayudar al control efectivo de la empresa, datos como la rotación del inventario, la media de días de cobro y pagos, la rentabilidad económica y financiera, el apalancamiento financiero, la liquidez y muchos más datos útiles para la gestión efectiva de la empresa, nos ayuda a identificar las carencias y los puntos fuertes de la empresa y con ella poder corregir los errores cometidos.

Sin embargo, para muchas empresas, la contabilidad es solo una obligación más que hay que cumplir, un impuesto que hay que pagar, pues o contratamos un contable o se encarga a la asesoría su llevanza, y claro, entonces la contabilidad nos resulta inútil, porque se hace simplemente para cubrir el expediente fiscal y la adecuamos a los resultados e imagen que queremos dar ante los órganos tributarios y mercantiles, una imagen que no cumple con la legislación, pues no da la imagen real de la empresa y los datos están maquillados a la imagen que queremos ofrecer tanto a la AEAT como a los proveedores y entidades financieras, que son al final las que van a hacer uso de los estados contables presentados en el Registro Mercantil.

Desde mi punto de vista como asesor, me decanto por la primera forma, por una contabilidad que se lleve correctamente y al día, mi consejo a los clientes es que si es posible contraten un contable que les de la información mensual de los ratios mínimos que debe conocer un empresario y si les es imposible, que lo aporten a la asesoría los datos mensualmente para que pueden confeccionar la contabilidad y pasar la información al gerente, para que tome su decisiones y correcciones necesarias para llevar a buen fin su empresa.

No me gusta que se vea la contabilidad como una tasa o impuesto más que hay que pagar para cumplir con las obligaciones tributarias, porque con ello se desvirtúan los objetivos de la contabilidad y no solo eso, sino que el trabajo que realizamos los asesores no sirve para asesorar, porque la información que nos llega es la que el cliente quiere ofrecer, y con ello poca información de utilidad podemos ofrecerles.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.