LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

25/07/2024. 18:57:16

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

¿Y si la ficción ya fuera realidad?

Consultora legal de Servicios de Protección de Datos y Propiedad Industrial/Intelectual en Castroalonso

  • Las películas futuristas han dejado de serlo. Hemos empezado a convivir en una sociedad que creíamos imposible tan sólo hace unos pocos años. ¡El futuro ya es presente!
  • ¿Qué ocurre con los datos que se puedan captar del cerebro, pensamientos, ondas cerebrales o datos biológicos?

Sin entrar a valorar la calidad cinematográfica, ya que eso daría para otro artículo, se estrenó hace unos años, con no demasiado éxito, una película protagonizada por Bruce Willis titulada “Los Sustitutos”.

Si no la recuerdan, les haré un brevísimo resumen: se desarrolla en una sociedad futurista, donde las personas han dejado de interactuar, tan solo viven a través de sus sustitutos, esto es, unos robots manejados con dispositivos conectados a sus mentes. Esta neurotecnología que se creó con la intención de ayudar a quienes, por ejemplo, no pudieran caminar, permitiría al individuo, a través de su mente, realizar una infinidad de funciones con su Avatar. Increíble, ¿verdad?, y si les dijera que … ¡ya no!

La Cuarta Revolución Industrial ha traído a nuestra sociedad una infinidad de tecnologías, entre las cuales, encontramos: la Inteligencia Artificial (IA), Big Data, Realidad Aumentada, la Realidad Virtual, el Internet de las Cosas (IoT), y más recientemente hemos empezado a oír hablar sobre el Internet de los Cuerpos (IoB, internet of Bodies).

Y muchos nos preguntamos ¿qué es el IoB- o Internet de los Cuerpos?

Se refiere a todos aquellos dispositivos que permiten la interacción entre nuestro cerebro o actividad cerebral y un ordenador, esto supone que podemos utilizar nuestra mente para interrelacionarnos en diferentes planos, tanto virtuales como físicos. Para que esto sea posible se debe recoger, medir y tratar la actividad cerebral del individuo, y a través de diferentes softwares especializados para ello, se podrán ejecutar acciones.

Explicado así, parece que estamos hablando del comienzo de cualquier película de ficción, y más si consideramos que es una tecnología que ya está disponible en el mercado y que las primeras aplicaciones que se crearon lo hicieron con claros objetivos de mejorar la vida y el día a día de los usuarios, como puede ser, en los casos de individuos con problemas de movilidad. Hasta aquí, cualquier parecido con la ficción, es pura coincidencia.

¿Quieres leer el contenido completo y el resto de publicaciones de AJA 993?

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.