LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

17/04/2024. 14:44:43

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El Rincón de Reuters

Bildu: ¿una puerta hacia la paz que deja fuera a ETA?

Reuters

MADRID (Reuters) – La participación de la izquierda abertzale en las elecciones municipales del 22 de mayo podría abrir una ventana hacia la normalización política del País Vasco, donde hay tanto rechazo hacia la violencia de ETA como convicción de que el independentismo tiene cabida en la democracia, según analistas.

Una simpatizante de Bildu con propaganda electoral de la coalición el 7 de mayo en Bilbao.

La decisión del Tribunal Constitucional de permitir concurrir a las elecciones a la coalición Bildu, formada por Eusko Alkartasuna, Alternativa e independientes y que tiene entre sus principios el rechazo a la violencia etarra, ha sido recibida con un apoyo mayoritario en la sociedad vasca, que espera que el cese de atentados anunciado por ETA en enero sea definitivo.

"En los últimos años están ocurriendo cosas interesantes en la vía de la normalización política en el País Vasco y Navarra", dijo a Reuters Carlos Barrera, director del Master en Comunicación Política de la Universidad de Navarra.

"La sociedad vasca en los últimos años está un poco harta de los radicalismos. Tenemos los hechos históricos, al lado de factores que podrían ayudar a la normalización", agregó.

Después de 29 años en el poder, el Partido Nacionalista Vasco (PNV) tuvo que ceder en 2009 el Gobierno del País Vasco a una coalición formada por el Partido Socialista de Euskadi (PSE) y el Partido Popular (PP), con el consiguiente nombramiento de un 'lehendakari' no nacionalista por primera vez en la democracia.

Este período ha coincidido con un progresivo debilitamiento de ETA, que ha ido languideciendo afectada por las continuas desarticulaciones de su cúpula política y militar, las numerosas detenciones y la aparición de escisiones dentro de la misma banda, que han llevado al Gobierno a hablar del "principio del fin de ETA".

A ello se suma el histórico distanciamiento de la violencia que ha dado la izquierda abertzale y que ha llevado al 63 por ciento de los vascos a considerar adecuada su presencia en las urnas.

"Su presencia (de Bildu) es totalmente necesaria, porque, compartamos o no sus planteamientos es una realidad política", dijo Bixente Serrano, historiador y analista político en varios medios de comunicación vascos.

"Contribuirá a normalizar la vida política en el País Vasco (…) aunque cree tensiones. Normalidad no es falta de tensiones, sino saber encauzarlas dentro de un funcionamiento normal del sistema democrático", agregó Serrano, condenado por las autoridades franquistas como dirigente de ETA en los años 70 y amnistiado con la llegada de la democracia.

Las encuestas prevén que la coalición Bildu podría ser la cuarta fuerza política más votada en las próximas elecciones, apuntalada por un gran número de ciudadanos vascos que apuestan por un proceso político legal y por el rechazo a la violencia de ETA, que en su medio siglo de lucha armada por un estado independiente en el País Vasco y el sur de Francia ha causado más de 850 muertos.

"Pienso que es completamente imprescindible (la participación de Bildu) porque en un sistema verdaderamente democrático todas las opciones políticas deben ser legales y tener las mismas oportunidades de defender sus ideas. Los electores lo refrendarán luego con su voto o no", dijo Josu Olano, un profesor que reside en Vitoria.

EL DESAFIO PARA BILDU

Según un sondeo de Metroscopia para El País, la nueva coalición aunaría, con un 18,5 por ciento, el voto nacionalista de EA y ANV en los pasados comicios, situándose como segunda fuerza nacionalista por detrás del PNV, que se mantendría como el partido más votado con un 31,5 por ciento de los votos.

Con estos resultados, Bildu tendría acceso a numerosos ayuntamientos y sería clave en otros muchos.

"Ojalá este hecho pudiera tener esa misma aceptación social por parte de los no nacionalistas, que lleguen a aceptar a una fuerza política que defiende el nacionalismo siempre que juegue limpio, y entonces estaríamos en la vía de la normalización", sostuvo Barrera.

Sin embargo, la presencia de Bildu en las elecciones después de que el Tribunal Constitucional echara atrás un fallo previo del Tribunal Supremo que consideró que tenía vínculos con ETA, no ha sido del agrado de todos, fundamentalmente del Partido Popular, que ha lamentado la decisión calificándola como un paso atrás en la lucha contra el terrorismo, y un golpe para las víctimas.

"La legalización de Bildu me parece muy mal. Como buena jugadora de cartas no me gusta que me hagan trampas y esos juegan con un as escondido en la manga. Son gente que juega con segundas y que no respeta a los demás, que nos traerán problemas en el juego limpio", dijo Elena Rueda, una farmacéutica que reside en la localidad vizcaína de Getxo.

Las fuerzas políticas y la ciudadanía exigen ahora a Bildu que dé un paso más allá y pida a ETA su desaparición definitiva para demostrar que efectivamente ha entrado en la vía democrática.

"Mediante el ejercicio del poder no cabe otra, ahí se están jugando la credibilidad. Habrá que estar mirándolos con lupa, sobre todo a ese sector de la antigua Batasuna que están dentro de la coalición (…) no hay que dejar pasar ni una, se trata de una labor pedagógica para ver si cumplen con los mínimos democráticos", dijo Barrera.

CONSECUENCIAS PARA ETA

En enero de este año, ETA declaró un alto el fuego permanente y verificable, que ha sido desestimado por el Ejecutivo, que le exige el anuncio del fin de la violencia de forma irreversible. La última tregua de ETA acabó de forma trágica con la muerte de dos personas en un atentado en el aeropuerto madrileño de Barajas en diciembre de 2006.

Por otro lado, la violencia etarra ha dejado de ser el principal problema de los vascos, según el último Euskobarómetro de diciembre de 2010, según el cual las preocupaciones de los 2,17 millones de residentes en el País Vasco – la región más rica de España – se centran ahora en la situación económica y en el desempleo, del 11,61 por ciento en la comunidad, la mitad que en el resto del país.

Según ese mismo sondeo, tres de cada cuatro vascos mantienen la opinión casi unánime de que hoy en Euskadi se pueden defender todas las aspiraciones y objetivos políticos sin necesidad de recurrir a la violencia y se mantiene el rechazo frontal y mayoritario a ETA de la mayoría de la sociedad vasca (56 %).

Sobre si la presencia de la izquierda abertzale en la instituciones, siempre y cuando respete las reglas democráticas, será beneficioso o perjudicial para la banda armada, los analistas coindicen en que no saldrá fortalecida.

"No va a ser ETA la fortalecida, no desde luego los sectores de ETA que todavía puedan estar por seguir con su estrategia armada", afirmó Serrano.

"Para ETA la aparición de Bildu va a ser negativa en el sentido de que si sale bien, el sentido de realizar acciones violentas por parte de ETA se vería apartado (…) va a ser negativo para los que dentro de ETA están en la línea dura", concluyó por su parte Barrera.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.