LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

10/12/2022. 06:08:32

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El reparto de cargos del Congreso tropieza con la falta de pacto para gobernar

Reuters

MADRID (Reuters) – Las incógnitas que existen sobre la composición de la nueva Mesa del Congreso de los Diputados, a menos de 24 horas de su constitución, demuestran lo inmadura que está aún la negociación para elegir al próximo presidente del Gobierno español, más de tres semanas después de las elecciones.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (I), habla con el jefe de su Gabinete, Jorge Moragas, en el Congreso de los Diputados en Madrid, el 25 de agosto de 2015

La ausencia de un pacto sobre la reelección del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, o para la investidura del líder socialista, Pedro Sánchez, complican la posibilidad de que los principales partidos políticos cierren acuerdos también sobre el reparto de los cargos de la Cámara Baja.

ADVERTISING

La Mesa del Congreso es un órgano clave para gestionar la actividad legislativa y, ante un escenario de gran fragmentación política, adquirirá previsiblemente un mayor protagonismo. Su composición podría servir, además, para anticipar la formación del futuro Gobierno.

Hasta ahora, sólo el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), con 90 diputados, ha presentado un candidato para ocupar la presidencia del Congreso, mientras que el Partido Popular de Rajoy, con 123 escaños, esperará incluso hasta esta tarde para hacerlo tras una reunión de su junta directiva nacional.

Los resultados de los comicios del 20 de diciembre, con un Congreso muy fragmentado, están obligando a las formaciones a negociar cuestiones que hasta ahora estaban consideradas meros trámites, como por ejemplo la formación de la Mesa del Congreso o los propios grupos parlamentarios.

Los socialistas, decididos a rechazar una hipotética gran coalición que facilitaría la reelección de Rajoy, confían en que la falta de apoyos a cualquier candidato que presente el PP acabe colocando el miércoles al socialista vasco Patxi López como presidente del Congreso.

EXIGENCIAS DE PODEMOS

El nombre de López no es visto con malos ojos en Podemos, partido al que Sánchez quiere atraer para poder armar un gobierno alternativo a Rajoy, pero la pretensión de la formación antiausteridad, que suma 69 diputados, de crear cuatro grupos parlamentarios diferentes podrían complicar un acuerdo con el PSOE, que considera que esta pretensión desvirtúa el Congreso.

El partido de Pablo Iglesias exige que se reconozcan como grupos diferenciados a Podemos y a las candidaturas vinculadas a la formación que concurrieron en Galicia, Cataluña y Valencia. Los grupos tendrían más subvenciones, intervenciones de todos en los plenos y comisiones y mayor cupo para presentar iniciativas.

El reglamento estipula que los diputados que pertenezcan al mismo partido no pueden formar dos grupos parlamentarios, aunque la Mesa del Congreso tiene margen de maniobra para interpretar dicho documento, lo que demuestra la importancia que tendrá el órgano de gobierno de la Cámara en este escenario político lleno de incógnitas.

Ciudadanos (C's), cuarto partido con mayor representación en la Cámara con 40 escaños, quiere que la presidencia del Congreso la ocupe alguien de color político diferente al del jefe del Gobierno, para que se visualice la separación del poder ejecutivo del legislativo, lo que daría provisionalidad al cargo a la espera de conocer al futuro presidente del Ejecutivo.

El líder de C's, Albert Rivera, ha insistido en la necesidad de que haya un compromiso de todos los partidos para elegir al presidente de la Cámara, la tercera autoridad del Estado, y quiere que sea un estadista con mano izquierda para el diálogo.

Si finalmente se llega a la votación de la Mesa del Congreso sin acuerdos, el sistema de elección de sus 9 miembros -presidente, cuatro vicepresidentes y cuatro secretarios- llevaría previsiblemente a la pérdida del control de la Cámara por parte del PP.

El sistema de votación favorecería el nombramiento de Patxi López como presidente, y aseguraría en principio al PP una vicepresidencia y secretaría, otros dos cargos al PSOE, dos a Podemos y dos a Ciudadanos.

La nueva Mesa deberá decidir entre otros aspectos los límites legislativos de la Cámara con un Gobierno del PP en funciones, que podría ver dificultado su trabajo si está dominada por la oposición a Rajoy.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.