LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

05/12/2022. 11:53:31

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

ENTREVISTA- Podemos anima al cambio y ondea la bandera europea

Reuters

MADRID (Reuters) – El líder de Podemos, la joven formación que ha dinamitado el bipartidismo en España, cree que la UE debe tender la mano a iniciativas europeístas como la suya o la de Syriza y se presenta como el antídoto a alternativas de extrema derecha en un campo abonado para el cambio.

Pablo Iglesias, posa para una foto antes de una entrevista con Reuters en Madrid, el 6 de marzo de 2015

"Es muy importante tomar la mano que tendemos los que somos europeístas, los que estamos defendiendo la viabilidad del proyecto europeo", explicó en entrevista con Reuters Pablo Iglesias.

El profesor universitario argumenta que hay que abandonar unas políticas de austeridad que considera que han aumentado la desigualdad y llama la atención sobre la respuesta ciudadana: "Como esto siga, a lo mejor en un año quien se sienta en el Eurogrupo es Marine Le Pen".

"Que le pregunten a la señora Merkel si prefiere sentarse con Marine Le Pen o conmigo", contesta preguntado sobre si el partido que lidera, duramente criticado y considerado radical de izquierdas por la mayoría de la representación parlamentaria actual en el Congreso, es una alternativa mejor para la estabilidad que la del emergente Frente Nacional francés.

El secretario general de la formación, a la que los sondeos sitúan como segunda fuerza política del país tras el PP, aspira a capitalizar gran parte del descontento social tras seis años de crisis y recortes sociales y sueña con batir récords estrenando su representación en el parlamento nacional con una mayoría absoluta.

"Nuestro objetivo es ganar las elecciones generales", explica el eurodiputado de 36 años, que revolucionó el statu quo político en los últimos comicios europeos consiguiendo en su estreno 1,2 millones de votos.

"Somos muy prudentes con las encuestas (…) si en algo coinciden todas es en la cantidad de voto disponible que existe", argumenta.

Con un discurso populista, pero más moderado que en sus inicios y menos etéreo de lo que sugieren algunas informaciones, el profesor universitario de ciencias políticas defiende el carácter transversal de sus simpatizantes y apela sin dudarlo a la ilusión como elemento conciliador.

LA COALICIÓN DE LAS "VIEJAS ÉLITES"

Es consciente de las llamadas al miedo de las principales formaciones políticas de la joven democracia española y de las apelaciones a supuestos riesgos de su auge para la todavía incipiente recuperación económica nacional.

"Las elecciones generales van a enfrentar dos opciones, el miedo y la ilusión (…) El cambio político necesario pasa por vincularse con la ilusión y que el miedo, que es el voto que va a tratar de aglutinar el PP, es el voto de la continuidad de políticas que han fracasado (…) Somos conscientes de que se va a dar esa dicotomía y estamos encantados de ser la fuerza política de la ilusión".

En un horizonte repleto de citas electorales que culminarán a final de año con los comicios generales tras una legislatura con el conservador Partido Popular en mayoría absoluta, Iglesias ve ventajas para su formación en el hecho de que las opciones del bipartidismo que gestiona el país desde la democracia ofrezcan "lo mismo y casi lo mismo" e incluso considera que PP y PSOE podrían unirse para frenar su ascenso.

"Una mayoría absoluta nos permitiría aplicar nuestro programa de una manera muy cómoda. Además, tengo la impresión de que, si no fuera así, se podría reeditar en este país la gran coalición que ha gobernado en tantos otros países de Europa, entre el Partido Popular y el socialista".

LOS MÁRGENES DEL NEOLIBERALISMO

"Yo creo que es realista pensar que podemos tener un país mejor, más justo en los próximos cuatro años si ganamos las elecciones, sin pedir la luna, sin decir que se pueda dar la vuelta completamente al calcetín", explica tras calificar de fracaso las políticas del Gobierno del presidente Mariano Rajoy a la hora de corregir los que considera los tres principales desequilibrios de la crisis: el paro, la desigualdad y la deuda.

El gobierno, que ha realizado importantes reformas en los últimos años incluyendo la reestructuración de la banca, ha visto cómo el país abandonaba en 2014 una dura recesión en parte apoyado en unas políticas monetarias más expansivas. Pero el desempleo continúa afectando a casi 5,5 millones de ciudadanos que aún no notan en sus bolsillos la recuperación mientras la deuda pública ronda el 100 por ciento del PIB nacional tras aplicar las recetas de la disciplina fiscal.

"El margen es estrecho y nosotros somos conscientes, pero dentro de unos márgenes se pueden hacer cosas", explica.

Sus principales propuestas incluyen una reforma fiscal para equiparar la recaudación a la media europea, acercar los tipos nominales y efectivos de las grandes empresas, aplicar tributos más realistas a las grandes fortunas y perseguir el fraude fiscal; eliminar gastos "superfluos" en la Administración y al mismo tiempo incentivar la demanda interna a través del gasto público y ganar competitividad para generar empleo.

"Claro que habrá límites y habrá negociaciones muy difíciles, y habrá que interpretar los tratados europeos, y reunirse con otros líderes europeos y entender que a lo mejor los países del sur de Europa tenemos buenas razones para trabajar juntos".

En este sentido, quiso destacar el oxígeno conseguido por el nuevo gobierno griego a pesar de que el país representa un dos por ciento de la economía del bloque y contra los que auguraban una posible salida del euro y una quiebra del sistema.

"Han conseguido (Syriza) un enorme margen para empezar a aplicar su programa", explicó para añadir que España haría valer su peso específico como la cuarta economía de la zona.

"Con este país hay que hablar muy en serio y lo que estaríamos poniendo encima de la mesa es algo que no solamente interesa a los españoles: interesa a italianos, portugueses, polacos, griegos, irlandeses".

A última hora de la tarde del viernes, en unas modestas oficinas alquiladas en el centro de Madrid, sorprenden una actividad frenética y una juventud arrolladora entre los trabajadores de una formación nacida al calor de los movimientos ciudadanos y las redes sociales.

"El único sector que se ha señalado con un nivel de apoyos menor (a Podemos) es la gente más mayor", reconoce. "Seguramente porque el estilo de Podemos implica un estilo joven (…) en Podemos hay mucho futuro y poco pasado… si en algo tenemos que centrarnos es con las personas mayores para que se acerquen a nuestro proyecto".

Una tarea nada despreciable en un país con nueve millones de pensionistas y un presupuesto en jubilación de 132.000 millones de euros.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.