LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

03/12/2022. 10:41:03

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

España proclama rey a Felipe VI

Reuters

MADRID (Reuters) – El Parlamento proclamará el jueves a Felipe VI como nuevo rey de España en una ceremonia que pretende ser austera, acorde con los tiempos de crisis que vive el país.

El rey Juan Carlos y su hijo Felipe (D) se abrazan durante la ceremonia de la firma de la abdicación en el Palacio Real en Madrid, el 18 de junio de 2014

Felipe VI, de 46 años, se convierte en el nuevo jefe del Estado poco más de dos semanas después de la repentina abdicación de su padre Juan Carlos I, tras 39 años al frente de la jefatura del Estado.

El nuevo monarca hereda una corona salpicada por varios escándalos que han afectado a una institución que fue muy popular en el país, y entre llamamientos de varias formaciones de izquierdas a favor de la celebración de un referéndum que permita elegir entre monarquía y república.

Felipe VI prestará juramento en el Congreso de los Diputados en Madrid en una sesión a la que acudirán diputados y senadores, miembros de la familia real y de la reina consorte Letizia, pero en la que no estará el padre del nuevo rey.

Antes del acto en el Congreso, Juan Carlos de Borbón impondrá a su hijo el fajín de Capitán General de los tres Ejércitos en el Palacio de la Zarzuela.

Fuentes de la Casa Real justificaron la ausencia de don Juan Carlos asegurando que este no quiere restar protagonismo a la proclamación de su hijo.

El miércoles por la tarde tuvo lugar la ceremonia de sanción y promulgación de la ley orgánica sobre la sucesión, el último acto de Juan Carlos como rey.

Así, Felipe y Letizia se convirtieron automáticamente en reyes de España a las 00:00 horas del 19 de junio con la entrada en vigor de una ley cuyo trámite finalizó el martes en el Senado.

Está previsto que ambos lleguen a la sede del Parlamento sobre las 10:30 acompañados de sus hijas, Leonor, ya convertida en princesa de Asturias, y la infanta Sofía.

En las escalinatas que conducen a la puerta que sólo se abre en las grandes ocasiones serán recibidos por el presidente del Congreso, Jesús Posada, y el del Senado, Pío García Escudero, y con honores de los tres ejércitos.

Tras la ceremonia, los nuevos reyes y sus hijas harán un recorrido en un Rolls Royce cubierto hasta el Palacio Real.

Un total de 4.300 policías nacionales, más de 2.600 guardias civiles y 120 francotiradores han sido desplegados en la capital española para garantizar la seguridad durante los actos de proclamación de Felipe VI.

A su llegada al Palacio Real, los nuevos reyes, sus hijas y los monarcas salientes saludarán a la ciudadanía desde el balcón. Posteriormente, los reyes Felipe y Letizia celebrarán una recepción con unos 2.000 invitados, representantes de la sociedad civil y cultural, a los que saludarán uno por uno.

Más de mil periodistas procedentes de 24 países y en representación de 140 medios de comunicación están acreditados para cubrir unos eventos organizados con espíritu de austeridad y apremiados por la falta de tiempo.

"Queríamos que los actos de coronación tengan la solemnidad que requieren estos acontecimientos históricos con los criterios de austeridad que requieren estos tiempos", dijeron fuentes de la Casa Real.

Ningún dignatario extranjero acudirá a los actos de entronización de Felipe VI, ya que la Casa Real ha optado por seguir el modelo de Bélgica en 2013, cuando Alberto fue coronado rey tras la abdicación de su padre Alberto.

MOMENTO DELICADO

Felipe VI asume la corona en un momento delicado para la institución. Juan Carlos I, que había perdido popularidad, abdicó el 2 de junio en favor de su hijo asegurando que había llegado el momento de dar paso a una nueva generación.

A Juan Carlos I se le atribuye haber guiado a España hacia la transición tras la muerte de Francisco Franco en noviembre de 1975. Una de sus grandes bazas siempre fue su actuación en el fallido golpe de Estado del 23 de febrero de 1981.

La monarquía ha contado en sus décadas de reinado con un trato amable por parte de los medios de comunicación que algunos historiadores consideraban necesario para proteger a la joven y frágil democracia.

Ese trato, visto por los críticos como censura, llegó a su fin en 2012, a raíz de un viaje privado del Rey a Botsuana cuando el país estaba al borde de un rescate financiero y que sólo trascendió porque el monarca se rompió la cadera.

La imputación de su hija menor Cristina y de su marido Iñaki Urdangarin en un caso por el presunto desvío de fondos públicos a una fundación sin fines de lucro terminó de dañar la credibilidad de una institución a la que los ciudadanos cada vez ven como más lejana.

El 62 por ciento de los españoles estaría a favor de convocar un referéndum sobre la monarquía, según los datos de un sondeo de Metroscopia publicado este mes.

Ante una hipotética consulta, el 49 por ciento preferiría sin embargo una monarquía con Felipe VI, frente al 36 por ciento que optaría por una república presidida por una figura pública relevante, de acuerdo a la encuesta.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.