LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

18/04/2024. 15:27:39

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El Rincón de Reuters

PREVIA-La UE espera que la cumbre refuerce los lazos con EEUU

Reuters

LISBOA (Reuters) – El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y los dirigentes de la Unión Europea tratarán de mostrar que no están cada vez más alejados en la breve cumbre que mantendrán el sábado en Lisboa, peo es poco probable que consigan ocultar sus diferencias sobre estrategia económica.

Un periodista camina cerca del centro de prensa de la cumbre de la OTAN en Lisboa, el 18 de noviembre de 2010.

Está previsto que la reunión de Obama con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, dure dos horas, colocadas tras la cumbre de la OTAN en la capital portuguesa. No se espera que alcancen ninguna decisión importante.

Pero responsables europeos se han mostrado aliviados porque al menos habrá un encuentro, después de que el presidente estadounidense no acudiera a una cumbre prevista para mayo, y esperan que les dé garantías de que sigue prestando atención a Europa en un momento en el que está reforzando sus vínculos con economías emergentes como China o India.

Elizabeth Sherwood-Randall, experta del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, dijo esta semana: "Vemos una Europa fuerte como un socio fuerte de Estados Unidos para encarar todos los retos que afrontamos en Europa y en el mundo".

Se espera que Obama se haga eco de estas palabras para tranquilizar a dirigentes europeos como Durao Barroso, que ha mostrado su frustración por el alejamiento de ambas orillas del Atlántico.

"La relación transatlántica no está a la altura de su potencial. Creo que deberíamos hacer muchas más cosas juntos", declaró el portugués en una entrevista publicada en julio.

Los líderes de la UE están preocupados porque cualquier indicación de que Washington no esté haciendo caso a sus 27 estados miembros, con más de 500 millones de habitantes, perjudique su intento de ser un actor influyente en el mundo.

SUPERANDO LAS DIFERENCIAS

Las dos partes tienen mucho en común, pero también admiten que hay áreas en las que difieren. El tiempo para tratar las diferencias podría ser limitado si, como se espera, hablan sobre la crisis de la deuda en Irlanda y la posibilidad de que Dublín tenga que ser rescatado.

Los gobiernos europeos mostraron su alarma por la decisión de la Reserva Federal de inyectar 600.000 millones en la economía estadounidense, y sus planes de austeridad contrastan notablemente con la preferencia de Obama por estimular la expansión económica con más gasto gubernamental.

Europa también está preocupada por el alivio monetario estadounidense como modo de debilitar el dólar, y está en desacuerdo con Washington sobre cómo endurecer las normas financieras para evitar otra crisis económica mundial. Además, ha lamentado que Obama no presionara más a China sobre su divisa en la reciente cumbre del G-20 en Seúl.

"Tienes que pasar por todos los malentendidos antes de llegar a los acuerdos", dijo una fuente europea sobre las conversaciones.

Ambas partes quieren tratar cuestiones comerciales, con Europa pidiendo una mayor liberalización de Estados Unidos para impulsar el progreso de la ronda de Doha.

También divergen sobre si compartir datos de los pasajeros de las aerolíneas como parte de la cooperación mundial en seguridad; y en el cambio climático, del que se hablará para ayudar a coordinar sus puntos de vista antes de la cumbre sobre el clima en Cancún.

Las cuestiones en las que coinciden más son el desarrollo internacional, la lucha contra el ciberterrorismo y en los intentos de evitar que Irán fabrique bombas atómicas. Estos asuntos estarán en la agenda, al igual que las conversaciones de paz en Oriente Próximo.

Los delegados estadounidenses y europeos esperan aclarar cualquier confusión sobre quién encabeza la UE en la primera cumbre después de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, que creó el cargo de Van Rompuy' como presidente del Consejo Europeo, el órgano en el que están los estados.

El centro de estudios Brookings Institution dijo que la reunión será un éxito parcial, pero también "una decepción relativa".

"A pesar de varios factores favorables, sigue habiendo puntos de enfrentamiento entre EEUU y Europa, lo que hace que una agenda más ambiciosa siga estando fuera del alcance", afirmó.

"Pero esta agenda más ambiciosa es necesaria, si los socios transatlánticos quieren reforzar su posición en un mundo multipolar y asumir un mayor papel en establecer la agenda mundial – y las normas mundiales".

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.