LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

24/07/2024. 15:20:34

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El Rincón de Reuters

Vuelco en Cataluña con el triunfo de CiU y la debacle del PSC

Reuters

BARCELONA (Reuters) – Convergencia i Unió volverá al poder en Cataluña tras las elecciones autonómicas del domingo, en un vuelco electoral contundente que pone punto final a siete años de gobiernos tripartitos, supone una fuerte derrota para los socialistas y podría tener una influencia en la política nacional, a un año y medio de las próximas elecciones generales.

Artur Mas, líder de (CiU), celebra el resultado electoral, en Barcelona el 28 de noviembre de 2010.

Con el escrutinio prácticamente cerrado y una participación de casi el 60 por ciento – un cuatro por ciento más que en 2006 -, el partido nacionalista de centroderecha que dirige Artur Mas logró un salto importante hasta los 62 escaños, a seis de la mayoría absoluta en el Parlamento catalán y 14 más que hace cuatro años.

Esta cifra casi dobla la del Partido Socialista catalán, que perdió nueve escaños y se quedó en 28, lo que supone una de las mayores distancias entre los dos grandes partidos catalanes. El presidente de la Generalitat en funciones, José Montilla, que ya había anunciado que no repetiría como candidato, dijo en la noche electoral que también dejaría el liderazgo del partido en la región.

Ante unos simpatizantes enfervorizados que abarrotaban la sede electoral de CiU en el Hotel Majestic de la capital catalana, Mas – que se presentaba a las elecciones por tercera vez – hizo un llamamiento a la unidad.

"Pido una gran movilización de país, de todas las energías del país, necesitamos la ayuda de todos, de todo el pueblo de Cataluña, porque a Cataluña la tendremos que levantar entre todos", dijo, rodeado del histórico presidente catalán, Jordi Pujol, de quien fuera su delfín, y del número dos del partido, Josep Antoni Durán i Lleida.

La principal propuesta de Mas en esta campaña ha sido un pacto fiscal para Cataluña similar al concierto económico vasco – que permitiría a los catalanes gestionar sus impuestos -, presentándolo como proyecto que puede unir a todos los catalanes, a diferencia de un referéndum de autodeterminación, que ha dicho que dividiría a la sociedad.

CiU, que ha gobernado 23 de los 30 años de autonomía catalana, ha sabido aprovechar el descontento con la gestión del tripartito, plagada de polémicas y divisiones y marcada por el Estatuto de autonomía, algunos de cuyos elementos más simbólicos fueron anulados por el Tribunal Constitucional en su sentencia de este verano.

"El tripartito ha gestionado mal, era una mezcla antinatural", dijo a Reuters en el Hotel Majestic Jordi, de 21 años, que llevaba una bandera estelada al cuello y votó en unas autonómicas por primera vez.

"Mas es una persona honesta, preparada, con capacidad de liderar el proyecto y sacar a Cataluña del bache", agregó.

TRANQUILIZAR A LOS MERCADOS

España se encuentra inmersa en una crisis que mantiene estancada la economía y a uno de cada cinco españoles en el paro – una cifra que se sitúa en el 17,4 por ciento en Cataluña, una de las comunidades autónomas más ricas pero que cuenta con el déficit público regional más elevado.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que está tratando de convencer a los mercados de que España no necesitará un rescate de la UE y del FMI como el que han recibido Grecia e Irlanda, se ha garantizado aguantar hasta el final de la legislatura con el apoyo sobre todo del Partido Nacionalista Vasco, pero una CiU con fuerzas renovadas podría suponerle una segunda baza negociadora frente al PNV.

Sin embargo, sus reivindicaciones también podrían suponerle un dolor de cabeza. Zapatero ya dijo el viernes que la propuesta de Mas de un marco fiscal propio para Cataluña – que cuenta con 7,5 millones de habitantes – es "imposible".

Durán i Lleida quiso destacar que el gobierno de CiU será responsable.

"Creemos que vamos a trasladar confianza y seguridad a los mercados, nuestro gobierno va a ser serio y coherente y eso va a ser positivo para la economía en Cataluña y en España", declaró a Reuters en la exultante noche electoral de CiU en el céntrico hotel barcelonés.

Por su parte, los socialistas catalanes tendrán que emprender un proceso de renovación interna y de elección de nuevo líder que podría retrasarse hasta después de las elecciones municipales de mayo, en las que el peor escenario para ellos sería perder la alcaldía de Barcelona, en manos del PSC desde la reinstauración de la democracia.

SUBE EL PP, SE DIVIDE EL INDEPENDENTISMO

El primero que hizo una lectura nacional de los resultados fue el Partido Popular, que logró su mejor resultado en Cataluña con 18 escaños, cuatro más que en 2006. El PP encabeza los sondeos en España con entre ocho y 13 puntos sobre los socialistas.

"Se ha demostrado que el cambio en España empieza hoy con este resultado histórico del PP en Cataluña", dijo la líder del PP catalán, Alicia Sánchez- Camacho, que tuvo palabras de agradecimiento para el presidente de los "populares", Mariano Rajoy.

Peores caras se vieron en los otros dos socios del tripartito, Esquerra Republicana de Catalunya e Iniciativa per Catalunya-Verds – Esquerra Unida i Alternativa (ICV-EUA). ERC se hundió, perdiendo más de la mitad de sus escaños, de 21 a diez, mismo resultado de los ecologistas de izquierdas, que perdieron dos.

Tanto desde el PP como desde Esquerra se abrió la puerta a posibles negociaciones con CiU, aunque los nacionalistas moderados han dicho que tratarán de gobernar solos únicamente con apoyos puntuales.

El voto independentista se fue para la sorpresa de la noche, el partido del ex presidente del Barcelona Joan Laporta, Solidaritat Catalana per la Independencia (SI), que sacó algo más 100.000 votos y cuatro diputados.

Ciutadans, que consiguió representación parlamentaria por primera vez en las últimas elecciones autonómicas, mantuvo sus tres escaños, aunque con 3.000 votos y 0,12 por ciento más de apoyo que la formación de Laporta.

Tras la efervescencia electoral, Cataluña tendrá el lunes una segunda noche de pasión, con el clásico en el Camp Nou entre el Barcelona y el Real Madrid, segundo y primero en la Liga, respectivamente.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.