25 de Febrero de 2018 | 02:34
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Gestión del conocimiento

6 de Febrero de 2018

La importancia de la deontología para el abogado

  • La deontología es a todas luces necesaria en una profesión como la nuestra
  • Resulta fundamental disponer de una serie de reglas que fortalezcan esta vertiente humana de la profesión

Óscar Fernández León,
Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog


Si fueras el cliente de un abogado:

¿Te gustaría que tu abogado fuera contando a todo el mundo las confidencias que le hubieras hecho en su despacho?

¿Te gustaría que tu abogado defendiera también a la parte adversa?

¿Te gustaría que tu abogado te aconsejara presentar una demanda por el mero interés económico de cobrar una minuta de honorarios?

Y si fueras abogado:

¿Te gustaría que el abogado contrario hiciera uso en los tribunales de las comunicaciones que hubiera mantenido contigo en una negociación?

¿Te gustaría enterarte por el cliente que otro compañero lleva semanas llevando el caso que tú llevas?

La respuesta en todos los casos es, obviamente, negativa.

Sin embargo, este sencillo ejercicio reflexivo nos permite vislumbrar cuál podría ser un escenario en el que no existiera la deontología profesional o, en su caso, qué conductas podrían quedar exentas de reprobación, entendiendo a la deontología como un conjunto de reglas y principios que rigen determinadas conductas del profesional de carácter no técnico, ejercidas o vinculadas al ejercicio de la profesión  y a la pertenencia al grupo profesional.

La deontología es a todas luces necesaria en una profesión como la nuestra, extremo éste que por su obviedad no va a ser objeto de esta colaboración. No obstante, sí pretendemos realizar un repaso de algunas de las razones por las que es fundamental el conocimiento y la práctica de la deontología, y ello con ánimo de incentivar su conocimiento y realzar su indiscutible importancia.

Vayamos pues con ellas.

1ª.- Definir el comportamiento correcto del profesional con sus clientes y con otros profesionales.

A través de la deontología, y más concretamente de sus fuentes normativas, los comportamientos morales concretos que debe seguir el abogado quedan positivados, de forma que el profesional dispone de una imagen clara y precisa del patrimonio moral y ético que sustenta nuestra profesión en determinado momento y que le servirá, como posteriormente indicamos, de orientación.

2º.- La deontología humaniza la profesión.

La deontología contribuye a humanizar la profesión, pues a través de sus principios se dota a la misma de algo más que una serie de reglas técnicas que, arropadas por la búsqueda de la eficacia y la rentabilidad, convierten nuestra actividad en mero utilitarismo. Dada la dimensión humanista de la abogacía, resulta fundamental disponer de una serie de reglas que superando dicha concepción pragmática, fortalezcan esta vertiente humana de la profesión, lo que sin duda repercutirá en las interrelaciones diarias del abogado con los clientes y el resto de los operadores jurídicos.

3º.- Sirve de orientación y guía al abogado.

La existencia de todo un conjunto de principios y reglas que regulan el comportamiento del abogado servirá de orientación y guía al profesional en aquellas circunstancias en las que se planteen problemas en sus relaciones con clientes, con los compañeros o con los órganos judiciales.

4º.- Nos compromete con nuestra profesión y refuerza el colectivo.

Adoptar los principios de nuestra deontología nos servirá no solo para integrarnos plenamente en nuestro rol profesional de abogados, reivindicando así frente a la sociedad nuestro especial estatus, sino que nos hará sentirnos más comprometidos con nuestra profesión y con su misión, haciéndonos, de paso, estar más alerta ante cualquier desviación deontológica, nuestra o de terceros. Dicho compromiso contagiará sin duda al colectivo, que se verá reforzado.

5º.- Disuasivo y disciplinario.

A través de la vertiente disciplinaria de los códigos normativos se logra disuadir de incurrirse en comportamientos contrarios al deber ser del abogado y, en última instancia, a corregirlos a través de la correspondiente imposición de sanciones. Igualmente, de esta forma se logran acotar responsabilidades profesionales.

6º.- Contribuyen a la credibilidad y a la imagen pública de la profesión.

La razón de ser de los códigos deontológicos no es otra que hacer mejores profesionales para servir mejor a la sociedad; es decir, potenciar la función social de la abogacía, lo que contribuirá sin duda alguna a dar credibilidad e imagen positiva a nuestra profesión. En la medida en que seamos deontológicamente correctos, nosotros y nuestro colectivo se verán beneficiados.

7º.- Perseguir un constante perfeccionamiento en las tareas profesionales.

La capacidad técnica del abogado es un elemento primordial en el contexto deontológico, pues a todo abogado se exige responsabilidad y diligencia en su quehacer diario a fin de no perjudicar los intereses de sus clientes, siendo fundamental disponer de una técnica adecuada y una formación permanente para que aquella no se pierda.

8º.- Garantiza al cliente, y con ello a la sociedad, la prestación de un servicio basado en los pilares de la honestidad, probidad y confianza.

Efectivamente, dada su dimensión moral, la deontología contribuye a que la relación abogado cliente se materialice de acuerdo con las pautas y valores éticos sociales.

En conclusión, la deontología, esencial para el abogado y para el colectivo de la abogacía, cumple numerosas finalidades, todas eminentemente positivas, que favorecen la idea del abogado humano, responsable, honesto, diligente y eficaz que toda la sociedad demanda.

Si quieres disponer de toda la información y la opinión jurídica para estar al día, no pierdas
de vista a Actualidad Jurídica Aranzadi

 

Vote:
|| || || || |
Resultado:
2 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Una respuesta INTEGRAL a tus necesidades de información legal y de gestión de tu despacho.

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar