LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

05/02/2023. 10:57:31

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

¿Es legal que los cines y parques de atracciones te prohíban la entrada con comida adquirida en el exterior?

Graduado en derecho por la Universidad Rey Juan Carlos y titulado en el Doble Master de Abogacía + Experto en Compliance y Nuevas Tecnologías por la Universidad Camilo José Cela

INTRODUCCIÓN.

Las salas de cine y parques de atracciones, constituyen desde hace más de un siglo, una de las principales fuentes de ocio y diversión de la ciudadanía. Como no podría ser de otra manera, estos centros de ocio, cuentan con su propia normativa, a fin de mantener el buen uso de sus instalaciones. Sin embargo, parece una práctica generalizada, incluir una cláusula que, prohíbe el acceso a las salas de cine y parques de atracciones, en caso de traer comida o bebida del exterior no adquirida dentro del recinto o sus propias instalaciones.

Seguramente, a muchos de los lectores de este artículo, no les resultará extraño recordar, el típico cartel ubicado en diferentes cines de nuestro país, el cual señala que:

“En cumplimiento del Decreto 86/2013 del 1 de agosto, se informa que, al disponer de servicio de bar en este establecimiento, y estar dado de alta en el epígrafe 674.6 del impuesto de actividades económicas, no está permitida la entrada de alimentos o bebidas no adquiridas en el propio cine”.

Ahora bien. ¿Es lícito, que te prohíban el acceso con comida y bebidas compradas en el exterior del establecimiento? A continuación, abordaremos esta cuestión, aunque ya hemos de anticipar, que la respuesta a esta pregunta es negativa, es decir, es ilegal que te prohíban el acceso con comida o bebidas del exterior.

DE LA CLAUSULA ABUSIVA IMPUESTA POR CINES Y PARQUES DE ATRACCIONES.

En primer lugar, debemos señalar que, el Decreto al que hacen referencia muchas salas de cine en España para respaldar la prohibición de acceso a los consumidores y usuarios, con comida o bebidas del exterior, hace referencia a una normativa aprobada por el gobierno de la Comunidad Autónoma de Canarias, por lo que su efectividad, se limita únicamente al territorio de estas islas, no siendo aplicable al resto de España.

Frente a esto, algunos establecimientos de ocio, como el Parque Warner de Madrid, han creado su propia normativa, estableciendo en sus entradas, o en su propia página web, la prohibición de acceso al recinto con comida o bebidas del exterior, justificándolo en el siguiente motivo:

“Por motivos de convivencia, higiene y seguridad, no está permitida la entrada a Parque Warner con bebida o comida”.

Lo expuesto, constituye claramente un clausulado abusivo para el consumidor, y, por tanto, ilegal. Esto es así, porque el parque de atracciones, en ningún momento, justifica cual es el problema de seguridad que supone la entrada de comida del exterior en el recinto del parque de atracciones. En este caso, lo que debemos observar realmente aquí, es que lo que se prohíbe, no es comer dentro del recinto, sino que esa comida no sea adquirida en los propios establecimientos del parque de atracciones.

Por tanto, como consumidores y usuarios, para encontrar amparo ante esta situación de abuso perpetrada por salas de cines y parques de atracciones, deberemos remitirnos a lo señalado en los artículos segundo y tercero de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, traspuesta posteriormente, con idéntico texto, en el artículo 82 del Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, indicándose que:

Artículo 2

A efectos de la presente Directiva se entenderá por:

  1. «cláusulas abusivas»: las cláusulas de un contrato tal como quedan definidas en el artículo 3;

Artículo 3

1. Las cláusulas contractuales que no se hayan negociado individualmente se considerarán abusivas si, pese a las exigencias de la buena fe, causan en detrimento del consumidor un desequilibrio importante entre los derechos y obligaciones de las partes que se derivan del contrato.

2. Se considerará que una cláusula no se ha negociado individualmente cuando haya sido redactada previamente y el consumidor no haya podido influir sobre su contenido, en particular en el caso de los contratos de adhesión.

Ahora bien, ¿podemos entender que, en el presente caso, nos hallamos ante un contrato de adhesión, y, por tanto, ante una cláusula abusiva, tal como relata esta Directiva?

La respuesta a esta cuestión debe ser afirmativa, y es que el contrato de adhesión se define como:

Aquél cuyo clausulado se redacta por una de las partes sin intervención de la otra, cuya libertad contractual queda limitada a manifestar o no la aceptación de sus estipulaciones, de adherirse o no al contrato”.

JURISPRUDENCIA, Y ANTECEDENTES SOBRE LA ABUSIVIDAD DE ESTAS CLÁUSULAS.

Podemos traer a colación, la Sentencia 82/2001 de 2 de octubre de 2001, del Tribunal Superior de Justicia de Castilla la Mancha, en la que se disputa si, la prohibición de introducir alimentos externos a los que se venden en las instalaciones de un cine, resulta lícito, o no, señalándose que:

“No es que se imponga a todos los consumidores la adquisición de los productos o bienes referentes a comidas o bebidas en el interior del local, pero es evidente que se restringe arbitrariamente su libre capacidad de elección en el caso de que deseen acceder a ese tipo de bienes y servicios, únicamente respecto a aquellos que se expenden en el interior del local y se limita su decisión de acceder al servicio principal que se presta relativo a la exhibición de películas en función de prestaciones accesorias no solicitadas previamente. (…) Resulta que, de manera indirecta pero inequívoca, se está imponiendo al consumidor que desee comer o beber, actividad permitida en la sala, el que lo sea respecto de servicios complementarios que en principio no ha solicitado pero que se ve forzado a solicitar de la propia empresa, causando ello un importante perjuicio que afecta también a las reglas de la buena fe y libre competencia.

La anterior argumentación, fue nuevamente utilizada en el Informe sobre el posible carácter ilegal y abusivo de la prohibición de acceso a las salas de cine con comidas y bebidas adquiridas en el exterior del establecimiento, elaborado por el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española de Consumo, seguridad alimentaria y nutrición, en febrero de 2017, concluyéndose en el informe que:

“Se considera que la práctica consistente en prohibir la introducción de comidas y bebidas adquiridas en el exterior de la sala de cine, estando permitido el consumo de esos mismos productos cuando son adquiridos en su interior, es ilegal, y tiene carácter abusivo, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 82, 86.7 y 89.4 del TRLGDCU”.

De igual manera, si nos remontamos al año 1998, podremos encontrar la consulta número 53, resuelta por la COMISIÓN DE COOPERACIÓN DE CONSUMO, del Ministerio de Consumo, la cual concluye que:

“De acuerdo con las anteriores consideraciones puede señalarse que la prohibición de introducir bebidas y alimentos del exterior, cuyas características no comportan ningún riesgo o problema objetivo y que en muchas ocasiones se venden en el propio establecimiento – en ocasiones a precios más elevados – pudiera constituir una cláusula abusiva, según la normativa de Defensa del consumidor y, concretamente, en virtud de lo dispuesto en su artículo 10.1.c) 3º, que entiende como tales aquellas cláusulas que perjudiquen, de manera desproporcionada o no equitativa, al consumidor, o comporten una posición de desequilibrio entre los derechos y obligaciones de las partes, en perjuicio de los consumidores y usuarios”

Como podemos ver, no solo los tribunales se han pronunciado al respecto de esta cuestión, sino numerosos organismos públicos, señalando la abusividad de este tipo de cláusulas. Por lo que, en caso de encontrarse en una situación así, el consumidor o usuario afectado, deberá solicitar la correspondiente hoja de reclamaciones, para posteriormente denunciar ante el órgano de consumo correspondiente, a fin de que se imponga al establecimiento en cuestión, la multa correspondiente.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.