LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

07/10/2022. 21:46:26

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Preocupaciones presupuestarias por el ladrillo, ¿ahora?

Coordinador de la revista Quincena Fiscal

Preocupaciones presupuestarias por el ladrillo, ¿ahora?

La crisis inmobiliaria tiende a dejar un montón de perlas fantásticas en la prensa todos los días, y no podemos resistirnos a seguir sacándole punta al tema.

Ahora resulta que todo el mundo, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos fundamentalmente, está preocupadísimo por el bajón de recaudación que se está produciendo como consecuencia del parón inmobiliario (específicamente por el crack del ladrillo, no por la crisis en general).

Es normal, el bocado fiscal que se le daba al pastel inmobiliario era realmente jugoso; y ya no lo es porque el sistema ha hecho crash, estrepitosamente.

¿Han escuchado Vdes. a algún responsable público en general, o tributario en particular, reflexionar sobre lo distorsionador que resultaba la super-sobre-imposición sobre inmuebles (y automóviles, diría yo también)?

¡¡No, verdad!! Cuando las tasas por licencias urbanísticas eran un auténtico impuesto municipal sobre las obras, nadie se escandalizaba demasiado por la perversión conceptual y de los principios de justicia; es más, para evitar líos con los tribunales, la LHL de 1988 se inventó el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras. Y todo ello, sin hablar del dichoso impuesto municipal sobre plusvalías que, como ya todos saben, no contempla la posibilidad de que existan minusvalías, ni va a devolver un duro a nadie. Y ya no mencionemos la rentabilidad directa por el propio proceso urbanístico.

¿Y qué me dicen de las Comunidades Autónomas? Ahora languidecen las cuentas públicas por que ya no se expolia al ciudadano-pardillo que al firmar una escritura pública de hipoteca cotizaba también… ¡cuánta riqueza, que demostración de poderío económico, menos mal que allí estaba papi-Estado para recaudar, redistribuir y hacer justicia!

¡¡Qué dolor de cabeza para los gestores de las cuentas públicas!! Los mismos que hace nada se ventilaban por ley cualquier exigencia de motivación en los acuerdos de comprobación de valores, convirtiendo en ley su práctica de valoraciones "a ojo" con coeficientes multiplicadores sobre el valor catastral.

Todos querían su parte del pastel inmobiliario, las administraciones las primeras y desde hace mucho… ¡Entre todos la mataron y ella sola se murió! Pero ojo, los culpables no han sido solo esos perversos especuladores salvajes.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.