LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

12/04/2024. 15:32:34

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El Rincón de Reuters

PREVIA -El PSOE aspira a regenerarse con un nuevo líder conocido

/Por Emma Pinedo/Reuters

MADRID (Reuters) – Poco más de dos meses después del peor descalabro electoral de su historia, el Partido Socialista elegirá este fin de semana un nuevo líder, que afrontará la ardua tarea de recomponer una formación prácticamente sin poder territorial y mermada a ojos de la opinión pública tras su gestión de la crisis económica.

Dos candidatos a secretario general del Partido Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba (a la izquiera) y Carme Chacón en una reunión del comité federal del partido en Madrid, el 8 de enero de 2012

Dos ex integrantes de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, el veterano Alfredo Pérez Rubalcaba, de 60 años y la dirigente catalana Carme Chacón, de 40 años, aspiran a tomar las riendas del PSOE, y convertirse en el cuarto secretario general socialista de la democracia, después de Felipe González, Joaquín Almunia y el propio Zapatero.

La decisión estará el sábado en manos de un total de 956 delegados con voz y voto – elegidos entre todos los militantes socialistas en congresos regionales – que se reúnen en Sevilla en el XXXVIII Congreso Federal, el máximo órgano del partido, bajo el lema "la respuesta socialista".

Prueba del debate interno existente es que la ponencia marco, el documento que se debatirá en el Congreso, y que trazará la línea política del PSOE en los próximos años, ha recibido prácticamente el doble de enmiendas que el texto de hace cuatro años y casi la mitad corresponden al capítulo sobre el modelo de partido.

"Hemos tenido 16.000 enmiendas. Este congreso no solo ha despertado interés porque es un congreso de cambio de secretario general y ejecutiva sino que también ha suscitado un gran debate de fondo en todos nuestros militantes", dijo recientemente Marcelino Iglesias, secretario de organización socialista, en una rueda de prensa presentando la cita de Sevilla.

Despojado prácticamente de todos sus feudos territoriales en las elecciones autonómicas de mayo y con una sangría de cuatro millones de votantes perdidos en las generales de noviembre, el PSOE tratará de renacer de sus cenizas, pero algunos analistas consideran que se ha precipitado.

"Creo que el congreso se ha equivocado en los tiempos. Lo importante de los congresos son las ideas, no las personas. La derrota en las generales está muy cerca", dijo a Reuters Iván Redondo, consultor político.

"No les ha dado tiempo a renovar las ideas. Son las mismas de la campaña electoral. Lo más coherente hubiera sido un congreso de unidad y transición en el que Rubalcaba y Chacón hubieran llevado una candidatura única", agregó el director de Redondo y Asociados, que hubiera optado por celebrar el cónclave a finales de año.

SIN SORPRESA

El PSOE nunca había llegado a una cita de estas características tan debilitado, aunque ha vivido algunos precedentes. En el año 2000, cuando Zapatero fue elegido secretario general, el partido estaba descabezado porque Joaquín Almunia abandonó la secretaría general tras perder las elecciones por mayoría absoluta del Partido Popular, y hubo que nombrar una gestora que se ocupara temporalmente de los asuntos de la formación.

Pero entonces mantenía a muchos de sus barones regionales, mientras que ahora incluso su último bastión histórico, Andalucía, podría caer en las elecciones del 25 de marzo ante un Partido Popular que arrolló a los socialistas en las urnas en noviembre pasado.

Esta vez, al contrario que cuando un desconocido Zapatero se impuso por un estrecho margen al favorito, el entonces presidente de Castilla-La Mancha José Bono, los analistas no creen en una sorpresa.

"No creo que vaya a haber un tapado, puede haber un equilibrio entre las dos candidaturas y que alguien pueda resolver el empate entre ambos", dijo a Reuters Julián Santamaría, politólogo de la de Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense.

Mientras Zapatero se ha mantenido al margen del debate, otros dirigentes del PSOE como el ex presidente González, que apoyó a Rubalcaba, o el ex ministro de Hacienda Josep Borrell, autor del ideario económico de Chacón, han mostrado abiertamente sus preferencias.

El presidente andaluz, José Antonio Griñán, cuya delegación es la más numerosa con 234 representantes, mantiene silencio, al igual que el dirigente madrileño Tomás Gómez. La delegación catalana, con 101 delegados, es la segunda más numerosa y se prevé que respalde mayoritariamente a Chacón, que se afiló al Partido Socialista de Catalunya con 16 años.

"No creo que vaya a haber un tercer candidato. No va a tener compromisarios para ganar. La campaña está muy polarizada. Es una quimera", coincidió Redondo.

No obstante, otros cuatro militantes del PSOE, aparte de Rubalcaba y Chacón, han formalizado la solicitud de avales y otros dos han manifestado su interés – todos ellos poco conocidos a nivel nacional.

Los aspirantes tienen de plazo hasta el sábado a las 11 de la mañana, según la agenda provisional del congreso, para postularse y presentar los avales, un 10% de los miembros del comité Federal o un 20% de los delegados que exigen los estatutos del PSOE.

RUBALCABA O CHACÓN

Rubalcaba y Chacón son los únicos precandidatos consolidados y han emprendido una campaña territorio por territorio para tratar de convencer a los delegados, muchos de los cuales no se han pronunciado aún sobre el sentido de su voto.

"Hay quien piensa que cualquiera de los dos (Rubalcaba o Chacón) son capaces de la renovación y otros que no. Para ser positivo, yo me uniría a la primera columna, aunque no impide que la tarea es tan complicada que va a poner a prueba todas sus energías durante bastantes años", dijo Santamaría.

Chacón, que ha tratado de distanciarse del legado de Zapatero encabezando la plataforma "Mucho PSOE por hacer", es considerada por algunos sectores la apuesta de futuro del Partido Socialista, mientras que Rubalcaba, que fue el candidato a las elecciones generales de noviembre, ministro con Felipe González y vicepresidente con Zapatero, es el presente del partido y un posible puente hacia la reconversión del PSOE.

"Apuesto por una transición pilotada por Rubalcaba y en dos años la renovación real del partido", pronosticó Redondo.

Pero la pelea por el liderazgo del PSOE podría además dejar cicatrices difíciles de curar, aunque los dos han repetido una y otra vez en público la admiración que sienten por el otro. No en vano los dos estuvieron a punto de enfrentarse el año pasado en unas primarias a la candidatura a la presidencia del Gobierno, antes de que Chacón diera un paso atrás y dejara vía libre a Rubalcaba.

La incógnita sobre el futuro del PSOE se despejará hacia las dos de la tarde del sábado, si se cumplen los horarios.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.