Herramientas para el texto

La Comisión Europea fija en un 27% el objetivo de las renovables obligatorio para la UE en su conjunto pero no para los estados miembros

27 de Enero de 2014
  • Para la Fundación Renovables, "renunciar al ahorro energético en una Unión que compra más del 50% de su energía al exterior es sencillamente suicida y sólo se entiende desde la óptica empresarial de mantener el beneficio de unas instalaciones energéticas obsoletas".

Decepción en el sector de las energías renovables al rechazar el Ejecutivo Europeo la propuesta del Parlamento de la UE de un objetivo más amplio de producción energética a base de eólica y fotovoltaica fundamentalmente “cediendo a la presión de los lobbies energéticos y de algunos países europeos”. Para la Comisión Europea, en cambio, la decisión de la semana pasada representa “unas ambiciones renovadas en materia de políticas de eficiencia energética, un nuevo sistema de gobernanza y una serie de nuevos indicadores para garantizar un sistema energético competitivo y seguro”. Se trata de un giro hacia criterios de mercado desde posiciones “verdes” que de todas maneras ya era bien conocido en el sector de las renovables.

Legal Today


Si en diciembre de 2008 la UE adoptó un conjunto de medidas cuyo objetivo fue reducir la contribución al calentamiento global y garantizar el abastecimiento energético, a partir de la primavera de 2013, sin embargo, fuentes de la Unión Europea han ido anunciando un cambio de rumbo en la política: "Hasta ahora nos hemos fijado solo en la lucha contra el cambio climático. No podemos dejarlo de lado, pero nuestra principal preocupación va a ser el mercado".

Tal y como ha comunicado el Ejecutivo comunitario, fundamentado en un análisis detallado de los precios y costes de la energía, el marco de la política energética 2030 garantizará una seguridad normativa a los inversores, así como un planteamiento coordinado entre los Estados miembros, lo que propiciará el desarrollo de nuevas tecnologías.

El objetivo de este marco es impulsar un avance continuo hacia una economía baja en carbono y un sistema energético competitivo y seguro que garantice una energía asequible para todos los consumidores, incremente el nivel de seguridad del suministro energético de la UE, reduzca nuestra actual dependencia de las importaciones de energía y cree nuevas oportunidades de crecimiento y empleo, todo ello teniendo en cuenta el posible impacto de los precios a más largo plazo.

La Comunicación en la que se define el marco de 2030 se debatirá al más alto nivel, particularmente en el Parlamento Europeo y el Consejo. Viene acompañada de una propuesta legislativa relativa a una reserva de estabilidad del mercado para el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE que se pondrá en marcha en 2021 y está destinada a mejorar su solidez. Un informe sobre los precios y los costes de la energía en Europa, publicado junto con la Comunicación, señala que el aumento de los precios de la energía puede atenuarse parcialmente si se garantizan unas políticas energéticas y climáticas rentables, unos mercados de la energía competitivos y una mayor eficiencia energética.

Energías renovables

Para la Comisión Europea, el objetivo vinculante a escala de la UE de al menos un 27 % de energías renovables en 2030 acarrea ventajas considerables en términos de la balanza comercial energética, la dependencia de fuentes de energía autóctonas, el empleo y el crecimiento.

Además, se necesita un objetivo en materia de energías renovables a nivel europeo para promover la continuidad de las inversiones en el sector. Sin embargo, dicho objetivo no se traducirá en objetivos nacionales por medio de la legislación de la UE, sino que se dejará a los Estados miembros flexibilidad para transformar su sistema energético de un modo que se adapte a las circunstancias y preferencias nacionales. Los objetivos de la UE en materia de recursos renovables se alcanzarán mediante el nuevo sistema de gobernanza basado en planes energéticos nacionales.

Desde el sector empresarial de las renovables, sin embargo, la decisión de la Comisión Europea es vista sin embargo como un fracaso y "una cesión a la presión de los lobbies energéticos y de algunos países europeos". Al ser sólo vinculante en general para la UE, no trasladándolo y distribuyéndolo a los Estados miembros, se elimina a nivel nacional un gran incentivo para las inversiones y la innovación como es la predictibilidad. Las renovables representaron ya en 2012 en la UE el 14,4% del mix y un objetivo del 27% no incentiva suficientemente la ineludible y oportuna para la UE y sobre todo para España, generalización de las renovables como única fuente energética sostenible.

Para la española Asociación de Productores de Energías Renovables, la decisión de la Comisión no guarda coherencia con la estrategia seguida hasta ahora. Según sus propios datos, marcar un objetivo obligatorio a la entera Unión Europea y no a los Estados miembros en cuanto a la cuota de renovables es tanto como renunciar al desarrollo de las energías limpias y al liderazgo que Europa tiene en este sector, que además registra inversiones crecientes en todo el mundo. Para la  Asociación de Productores de Energías Renovables, la decisión de la Comisión traerá graves consecuencias económicas para la Unión Europea, pues la dependencia energética seguirá debilitando nuestra economía, y medioambientales, porque dará pie a más entrada de combustibles fósiles.

 "El Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España, referido a 2012, demuestra con datos que las energías limpias son un gran negocio para España y también para Europa. El sector renovable registró en el citado año 114.000 empleos y con una aportación de 10.563 millones de euros representó el 1% del PIB español", ha declarado el presidente de APPA, José Miguel Villarig, quien matiza además que "la decisión de la Comisión supone tirar por la borda el ingente esfuerzo inversor llevado a cabo en Europa, tanto por el sector público como privado, y abandonar una posición de privilegio en el sector de las energías limpias, que es sostenible medioambiental y económicamente, según la Asociación".

Para la Fundación Renovables, la irrupción de las renovables a unos precios actualmente más competitivos que las energías fósiles, incluso sin considerar sus externalidades, "está provocando la movilización de los lobbies europeos de empresas eléctricas tradicionales para defender su negocio actual, hecho que ha influido notoriamente en la Comisión". Conforme a la óptica de la Fundación Renovables, "se propone así una desaceleración en la transformación del sistema energético que, a nuestro juicio, es completamente errónea puesto que aumentará la debilidad económica de la Unión por su altísima dependencia energética exterior en un momento en el que, a nivel mundial, las energías renovables son la opción más barata en un número creciente de aplicaciones". Termina razonando que "Renunciar al ahorro energético en una Unión que compra más del 50% de su energía al exterior es sencillamente suicida y solo se entiende desde la óptica empresarial de mantener el beneficio de unas instalaciones energéticas obsoletas". 

Vote:
|| || || || |
Resultado:
494 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

Búsqueda en noticias

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.