24 de Noviembre de 2017 | 06:46
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Los MOOC, presente ¿y futuro?

9 de Febrero de 2015

Tras el acrónimo MOOC, Massive Opening Online Courses, se encuentra la última revolución educativa, para unos, y moda efímera, para otros.

Diego Recio Velazquez
Responsable del Aula Aranzadi de la Universidad de Oviedo

Son cursos online y gratuitos, de carácter masivo (al eliminar la necesidad de asistencia a un aula, haciendo uso de internet para su difusión, su alcance se vuelve ilimitado) y abiertos (tanto los materiales utilizados, como los generados por el propio curso, están disponibles de forma libre y gratuita en la red para su reutilización).

Si bien su origen se remonta al año 2008, con el curso "Connectivism and Connective Knowledge", no es hasta 2012 cuando tiene lugar el verdadero auge de los MOOC, gracias a la creación de importantes plataformas educativas (como Coursera, Udacity y Edx) en las que se integran las más significativas instituciones universitarias a nivel mundial (Stanford, Yale, Harvard, MIT, Princeton).

En ellas, el alumno puede acceder a una amplísima oferta formativa, realizar el seguimiento de sus cursos y obtener el oportuno certificado de asistencia y superación, en su caso, de forma sencilla y amena; además, implementan un sistema de gamificación a través del cual premian al estudiante mediante el otorgamiento de insignias que se asociarán a su perfil de usuario al completar un determinado logro, con la intención de fidelizarlo y animarlo a continuar en su formación.

La idea principal que subyace en su base es la de difundir contenidos de valor, de forma global, democratizando el conocimiento y la Universidad. No obstante, existen diversos retos a los que este tipo de cursos deben hacer frente.

Entre ellos, su alto índice de abandono, que se relaciona por una parte con la masificación de cursos ofertados y la ausencia de control de calidad de los mismos. Al mismo tiempo, podemos observar cómo los MOOC están atrayendo a un sinfín de instituciones más interesadas en publicitarse que en difundir conocimiento.

Al dirigirse a una gran cantidad de alumnos, con diferencias muy dispares entre sí, es muy difícil conseguir un plan formativo que cubra las necesidades de todos ellos. Por eso, ante esta heterogeneidad del alumnado, sería necesario que cada uno de los MOOC se dirija a personas que presenten un perfil similar.  

Pese a la existencia de estos pequeños problemas, está claro que los MOOC han llegado para quedarse, y cuando superen los obstáculos, podrán desarrollar plenamente su potencial como la herramienta educativa del futuro.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
9 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Búsqueda en noticias
 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar