20 de Octubre de 2019 | 01:44
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Un acuerdo de confidencialidad acerca posturas

Odyssey compartirá información referente al “Cisne Negro” con España

14 de Enero de 2008
Legal Today

La compañía cazatesoros Odyssey Marine Exploration Inc y el abogado que representa al Gobierno de España, James Goold, han llegado a un acuerdo de confidencialidad en el proceso en que enfrenta a ambas partes ante el Tribunal Federal de Tampa Florida. Según este convenio, firmado el martes 8 de enero de 2008 ante el juez Mark Pizzo, la compañía norteamericana deberá, en menos de dos semanas, señalar las coordenadas exactas del sitio donde hace aproximadamente ocho meses halló un pecio que España sospecha le pertenece.

Según lo pactado, la compañía Odyssey deberá, también, dar a conocer el nombre del barco y pruebas que indiquen el carácter de la carga encontrada.

España tiene gran interés sobre todo en uno de los tres hallazgos que hizo la compañía en el área, el denominado por los caza tesoros como "El Cisne Negro". El 18 de mayo de 2007, la empresa anunció que había encontrado 500.000 monedas de plata y oro, y desde entonces se ha mostrado reacia a cualquier tipo de control o aclaración. El secretismo con que fue llevado el tema e informaciones sobre maniobras de barcos de Odyssey cerca de aguas territoriales españolas, prendieron las alarmas del Gobierno.

Temiendo que el hallazgo constituyera un expolio al patrimonio nacional y ante la falta de claridad por parte de Odyssey, la Abogacía General del Estado contrató los servicios de Goold, para que representara los intereses nacionales ante el Tribunal Federal de Tampa, lugar donde se encuentra domiciliada la empresa norteamericana. La demanda sostiene que el tesoro pertenece a España si éste fue encontrado en sus aguas territoriales o si se trata de uno de sus barcos hundidos.

Una vez iniciada la causa, los abogados de Odyssey se resistieron a dar las coordenadas, con el argumento de que pondrían el hallazgo a merced de verdaderos piratas. Así lo afirmó en su momento, Allen von Spiegelfeld, abogado encargado de la defensa. Este escollo fue superado, gracias al acuerdo de mantener esta información en secreto. Según el cofundador de la compañía, Greg Stemm, la confidencialidad es lo mejor para ambas partes. También reconoció que ha sido difícil para los oficiales españoles determinar el interés de su gobierno en el hundimiento, debido al desconocimiento que tienen sobre lo hallado y su ubicación: "ahora podremos hablar de hechos", agregó.

Goold reconoció a los medios que, una vez que las autoridades españolas tengan acceso a la información del tesoro, se decidirá si se continúa con el proceso por recobrar las monedas de El Cisne Negro.

A pesar de avalar el acuerdo de confidencialidad, el juez Pizzo se mostró escéptico con respecto a la utilidad que puedan tener las coordenadas a la hora de determinar si España es la titular del tesoro, pues  "no había GPS´s en 1492", añadió.

Las partes se volverán a encontrar en marzo, momento en el cual se decidirá si el proceso continúa. También el juez deberá revisar la información que las partes han compartido y la que deberán compartir en el futuro. Las discusiones se llevarán a cabo a puerta cerrada.

 

  • Comparte esta noticia en linkedin

Búsqueda en noticias
 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar