LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

09/08/2022. 06:36:45

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

La esencia de nuestro despacho es la esencia de nosotros mismos

Despacho

Continuando con el post anterior titulado “Abogado, ¿qué quieres ser y cómo serlo?”, en el que establecíamos siete etapas para desarrollar que queremos ser y como conseguirlo, fijando un “Inicio” – donde estamos- y un “Fin” –donde queremos ir-, en el desarrollo de este post, vamos a profundizar un poco más, en toda planificación a llevar a cabo para el desarrollo de nuestro despacho, esta se sustanciaría sobre la base de nuestras características personales y profesiones – nuestras creencias, aptitudes, etc.-, por este motivo debemos establecer con buen criterio las mismas, ya que estas sustentaran lo que queremos que sea a medio/largo plazo nuestro despacho.

En este caso, utilizaré el Modelo del Marco de trabajo de las 7-S de MCKINSEY, que fue desarrollado por Robert Waterman, Tom Peters y Julian Philips cuando trabajaban en  McKinsey Group, este modelo a diferencia del anterior "Las Siete Etapas de la Planificación  de Jhonson y Scholes", es más completo y concreto, pero complementario del anterior, con este entramos con más en profundidad en aspectos más distintivos de lo que queremos que empiece a ser nuestro despacho, pasamos a estudiar nuestras aptitudes, nuestro estilo, nuestros valores,… estos nos ayudaran a marcar la estrategia a seguir, para que al final del camino, nuestro despacho tenga su propia esencia, identidad e imagen, seremos diferentes a los demás, y está será la clave de nuestro éxito, la "diferenciación".

Este modelo nos sugiere que la fuerza/bienestar de nuestro despacho, puede describirse a partir de estos siete elementos interrelacionados, estos siete elementos son los que se describen en a continuación;

Estructura; como estará compuesto nuestro despacho, tendremos socios, quien será el socio director, estaremos solos, dividiremos el despacho por áreas, tendremos varias sedes….

Sistemas; debemos de establecer sistemas-procesos de trabajo determinados con anterioridad, esto nos permitirá saber cómo actuar ante cualquier circunstancia, debemos tener establecidas rutinas de trabajo, procedimientos de atención al cliente, de minutación, procedimientos de contratación, de carrera de abogados jóvenes, de evaluación y control de nuestro trabajo, y de atención a los clientes.

Estilo; es la personalidad de nuestro despacho, debemos de identificar nuestra peculiaridad, nuestro propio estilo, nuestros métodos-sistemas de trabajo, no podemos ser iguales a los demás, en la diferenciación estará nuestra gran arma.

Personal; ¿cuántos empleados vamos a tener?, si no tenemos ninguno, establecer, sistemas* ya planificados de contratación o asociación con empleados o socios que tengan nuestro propio estilo*, este punto es muy importante debemos de dedicarle el tiempo que se merece, ya que de esta cuestión dependerá el éxito de nuestro despacho en el futuro -una mala asociación puede tirar por tierra todo nuestro esfuerzo-.

Aptitudes; las podemos definir como las habilidades que poseemos, las que deberán poseer nuestros empleados y socios, para que estás vayan en la misma dirección, y utilizando las mismas como un todo, con el mismo objetivo común.

Estrategia; la definimos en el post anterior, la estrategia no es otra cosa, que identificar las acciones que debemos llevar a cabo para alcanzar los objetivos, en definitiva es un plan detallado para distribuir los recursos con los que contamos, para al final alcanzar los objetivos que previamente hemos identificado. La estrategia irá en función de nuestra estructura, en base a nuestras aptitudes, a nuestro estilo, etc…

Valores compartidos; estos son el centro de interconexión del modelo de McKinsey, es lo que representa nuestro despacho, en lo que creemos, serán nuestra identidad diferenciadora al interrelacionar las seis anteriores.

Estos siete elementos se encuentran interrelacionados entre sí, unos dependen de los otros, y como venimos manifestando, estos elementos junto a las acciones a desarrollar, no son fijos, debemos de someterlos a un estricto control permanente. A su vez debemos de ser conscientes que cualquier cambio a realizar en cada uno de ellos puede afectar a otro debido a la interrelación a la que están sometidos, por este motivo debemos de analizarlo, identificarlo y adaptarlo, para maximizar el conjunto de todos ellos, en aras de conseguir el fin que nos hemos marcado -que queremos ser-.

Este modelo de gestión, nos obliga a conocernos a la perfección, ya que desde nuestro propio conocimiento, nuestras características personales y profesionales -Nuestra propia Marca personal-, iniciaremos la planificación y funcionamiento de nuestro despacho, y esto nos obliga a estar en constante evaluación y control, por todo esto y como expuse en el post anterior, es muy importante trazar nuestra propia hoja de ruta –Enlace a post de D. Oscar Fernandez León,, estableciendo y conociendo nuestro inicio y nuestro fin, "dónde estamos y dónde queremos ir", teniendo claro este concepto, nuestros objetivos estarán más cerca, si bien es cierto que el camino no es fácil, si establecemos los mecanismos adecuados, el camino será más liviano, dado que este estará debidamente planificado y controlado, y al final del camino encontraremos la Recompensa.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.