LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

27/06/2022. 08:19:12

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Elecciones en Madrid: ganadores y perdedores. Cambios en la normativa fiscal

Legal Today
Voto en urna

 

La Cara

Elsa Ochoa Acereda

Asesor fiscal

Actualmente estamos inmersos en plena campaña electoral en la Comunidad de Madrid, la cual finalizará el próximo 4 de mayo, momento en el que los madrileños acudirán a las urnas a decidir el futuro de la Comunidad Autónoma durante los próximos cuatro años.

Una de las cuestiones clave en la campaña electoral utilizada para movilizar a los votantes por todos los partidos políticos que se presentan a las elecciones de la Asamblea de la Comunidad de Madrid son las medidas en el ámbito fiscal. Los partidos ofrecen ideas y cambios en materia fiscal e impositiva para conseguir recaudar más fondos para las arcas de la Comunidad de Madrid.

Tras un momento de crisis, en este caso derivado de una pandemia mundial que ha afectado a todas las Administraciones Públicas de España, el próximo gobierno de la Comunidad de Madrid se enfrentará al dilema de como recaudar fondos para cubrir las necesidades de todos los habitantes de la Comunidad.

Muchas de las propuestas políticas que actualmente están en el panorama electoral abogan por aumentar la carga fiscal de los ciudadanos con altos patrimonios, dejando atrás las políticas liberales de baja presión fiscal y atracción de capitales.

La principal propuesta para conseguir aumentar la recaudación de la Comunidad de Madrid es aumentar el tipo impositivo de la parte autonómica del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, esta subida del tipo impositivo solo se prevé para las rentas más altas, y he aquí el debate de si estas políticas no harán que las grandes fortunas de la Comunidad de Madrid decidan trasladar su residencia a otras Comunidades, o incluso a otros países que ofrezcan una menor carga fiscal.

Otro de los cambios propuestos más controvertido es la de eliminar la bonificación del 100% de la cuota del impuesto sobre el Patrimonio, así como la de eliminar la bonificación del 99% de la cuota del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones actualmente existente en la normativa fiscal de la Comunidad.

Con estas propuestas las arcas de la Comunidad de Madrid a priori se verán incrementadas, no obstante, ¿hasta cuándo durará este incremento de la recaudación?, ¿cuánto tardarán los grandes patrimonios en trasladar su residencia a otros territorios?, solo el futuro nos podrá dar una respuesta a estas cuestiones tan controvertidas.

Para concluir, lo que está claro es que el próximo 4 de mayo se decidirá en las urnas el futuro de casi 7 millones de habitantes de la Comunidad de Madrid, y se esperan cambios en materia fiscal que afectarán al futuro de todos los ciudadanos de la Comunidad.

 

La Cruz

James Berrio

Asesor fiscal

Cualquier proceso electoral acaba por encumbrar la figura de aquel candidato que ha recibido el mayor apoyo en las urnas o en el conjunto del arco parlamentario.

No obstante, en las elecciones a la Asamblea de la Comunidad de Madrid que se aproximan serán de igual relevancia las medidas vigentes o propuestas que acaben por ser denostadas, siendo una cuestión capital durante la campaña electoral para todos los partidos el enfoque del gasto público y la ayuda a los empresarios en la coyuntura actual de fuerte impacto económico por la pandemia mundial.

Al margen de consideraciones ideológicas, es evidente que cualquier resultado electoral posible conllevará o bien el cambio de paradigma en cuanto a la presión fiscal en la Comunidad de Madrid, o bien la reafirmación del sistema madrileño de liberalismo económico que tanto debate ha suscitado.

Durante los últimos años el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha promulgado leyes en el ámbito tributario que abogan por favorecer la libre circulación y la atracción de capitales, en lugar de aumentar la presión fiscal, mediante bonificaciones en los Impuestos cedidos a las Comunidades Autónomas como el Impuesto sobre el Patrimonio o el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, además de tener el tipo impositivo autonómico más reducido de cuantos son aplicados en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Paradójicamente, la recaudación fiscal en Madrid lejos de reducirse por la rebaja de la presión fiscal, incluso la ha fomentado. Esto ha abierto el debate no solo acerca del mejor método para fomentar la recaudación en este contexto de fuertes dificultades económicas, sino también acerca de la competencia existente entre las distintas Comunidades Autónomas, debate que se ha trasladado al ámbito nacional de la mano de los propios partidos políticos.

Por tanto, la controversia ya no se centra sólo en si una menor presión fiscal supone una mayor recaudación por el traslado a Madrid de residentes de otras Comunidades Autónomas, sino cuál es la lección que cabe extraer de esta migración fiscal y la estrategia a seguir por el resto de las Comunidades Autónomas, dentro de uno de los periodos de mayor estima general hacia el Estado del Bienestar.

En el caso de que se adopten medidas a favor del aumento de la presión fiscal surge la duda de cómo afectarán esos cambios en el corto o medio plazo y que impacto tendrá en los contribuyentes el agravamiento de la carga fiscal en el Impuesto sobre el Patrimonio, o si se incrementarán el número de las herencias yacentes al elevarse la cuota tributaria en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que muchos herederos no podrán soportar.

Así mismo se desconoce cómo afectaría un aumento de la carga fiscal a aquellos residentes en Madrid que pueden escoger su residencia y, de hecho, deciden establecerse donde mejor les convenga si, además, le sumamos el efecto de la extensión del teletrabajo.

De hecho, en la práctica, la mera amenaza del cambio de paradigma fiscal en Madrid ya está ocasionando que algunos contribuyentes madrileños vayan a dejar de serlo en un futuro inmediato y otros posibles contribuyentes ni siquiera lleguen a serlo ante la previsión de un futuro demasiado costoso como residentes en esta Comunidad.

En el caso de adoptarse medidas a favor del sistema madrileño actual de reducida presión fiscal, cabe plantearse cómo afectará esto al planteamiento político del resto de las Comunidades Autónomas que ven reducido su atractivo fiscal.

Así, las elecciones del próximo 4 de mayo son de gran interés desde el punto de vista de la política fiscal, siendo unas elecciones en las cuales los madrileños emitirán su veredicto en torno a una cuestión de largo recorrido ideológico y de la cual los partidos también se han dado eco en sus lemas de campaña. Pues es cierto que esta decisión va más allá de Madrid y las opciones en este punto son claras y opuestas: el intervencionismo como defensa del Estado de bienestar y la redistribución de la renta o el liberalismo como defensa del progreso económico y por ende, el aumento del ingreso tributario.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.